El asesino de Akihabara, condenado a muerte

A través del diario Mainichi Shimbun nos llegan noticias relacionadas con un caso realmente estremecedor ocurrido en el barrio de Akihabara durante 2008. Un exempleado a tiempo parcial que...

A través del diario Mainichi Shimbun nos llegan noticias relacionadas con un caso realmente estremecedor ocurrido en el barrio de Akihabara durante 2008.

Un exempleado a tiempo parcial que admitió haber atropellado y apuñalado a varias personas en el distrito comercial de Akihabara, en Tokio, ha sido condenado hoy, jueves 24 de marzo de 2011, con la pena de muerte.

Tomohiro Kato, de 28 años de edad, atropelló el 8 de junio de 2008 a cinco peatones que caminaban tranquilamente por Akihabara, de los cuales tres murieron y dos resultaron heridos. No conforme con esto, se bajó de su vehículo y apuñaló hasta la muerte a cuatro transeúntes con un cuchillo. Además, acuchilló e hirió a otras ocho personas.

Es un acto cruel e inhumano. No es exagerado asegurar que todo Japón se estemeció al conocer la noticia, dijo el juez Hiroaki Murayama antes de dictar el fallo.

Murayama rechazó la demanda de la defensa, que argumentaba que el acusado era una persona mentalmente incompetente. El juez aseguró que esta era una persona en su sano juicio capaz de asumir el crimen que había cometido.

Antes de cometer el crimen, Kato, el acusado, publicó en un foro numerosos mensajes que avisaban de ello, afirmando que estas intenciones perseguidas se debían a su trabajo.

El tribunal ha llegado a la conclusión que Kato se enervó después que en los foros, el único lugar que le era sentimentalmente cercano, le reprocharan su actitud y reportaran sus mensajes a los administradores, sumado a la desaparición de su ropa de trabajo en el recinto donde trabajaba, que fue lo que exacerbó su cólera.

Kato quería decirle a la gente que lo dejaran de acosar por querer cometer un delito considerado grave, aseguró el tribunal, y agregó que la pérdida de su familia, amigos y su puesto de trabajo le infirió un fuerte sentimiento de soledad y aislamiento.

La fiscalía terminó de argumentar que el acusado era mentalmente competente, asegurando que él intentó tratar de defender su orgullo frente a los reproches de los otros internautas, marcando su acto de egoísta.

También afirmó que su situación de precariedad laboral, un complejo de inferioridad por su aspecto físico, y su falta de éxito en el amor también le llevaron a cometer ese crimen.

La defensa, buscando la indulgencia, sostenía que su “competencia mental” había disminuido en el momento del crimen, y que por ello perdió la memoria durante un instante.

Kato dijo a la corte al final del juicio: Es ahora cuando soy consciente del crimen que he cometido, no debería haberlo hecho, y lo lamento. Lo siento mucho por las víctimas y sus familiares, y por las personas heridas.

El incidente dio lugar a la revisión de la ley de control de armas de fuego para prohibir también la tenencia de armas blancas, y prohibieron el acceso de coches a la zona hasta el mes de enero.

Akihabara es un barrio popular entre los japoneses y los turistas por sus tiendas que venden productos electrónicos, anime y elementos de la cultura pop japonesa (manga).




Colección de artículos destacada

Colección de reseñas destacada