Hablamos con Mangaline

La verdad de la editorial en boca de Miguel Ángel Díaz

Miguel Ángel Díaz estuvo en el XVI Salón Internacional del Cómic de Granada y Deculture tuvo la ocasión de conocer cual es la situación actual de Mangaline Ediciones y sus planes de futuro, mediante algunas preguntas que Miguel Ángel respondió amablemente.

DC: ¿Podrías hacernos un resumen de la trayectoria de la editorial desde sus inicios hasta ahora?

MA: Mangaline nació en 1992 como un fanzine, que luego pasó a ser una librería para finalmente convertirse en una editorial. Su primera gran publicación fue Change Up y poco después Berserk.

Tiempo después llegó el problema con Otakuland. Mangaline en ese momento estaba formada por 4 socios, de los cuales 1 firma unos documentos cediendo la distribución de las publicaciones de Mangaline a Otakuland. Esa firma no es válida, puesto que la única firma válida es la del director, es decir, la mía.

Hay que aclarar que las editoriales japonesas no suelen negociar directamente con las editoriales occidentales, sino a través de compañías intermediarias. En este caso, la compañía intermediaria en cuestión no contrastó el documento con Mangaline, puesto que el que firmaba los documentos daba a entender que Otakuland y Mangaline formaban parte de la misma sociedad, cosa que no es cierta.

“Cuando intentamos contactar con la compañía intermediaria, ésta dijo que no sabían nada y que no volviésemos a llamar”

Cuando intentamos contactar con la compañía intermediaria, ésta dijo que no sabían nada y que no volviésemos a llamar. Dejamos pasar el tiempo, y un día llegó un fax de esa compañía en el que se avisaba de que se rescindían todos nuestros contratos editoriales. Hizo falta viajar hasta Japón para descubrir el pastel. Las editoriales japonesas no estaban al tanto de la situación de Mangaline, simplemente habían firmado unos documentos que confirmaban la cesión de las licencias de Mangaline a Otakuland. Además, la directiva de la compañía intermediaria no estaba al corriente del envío de tal fax, y finalmente, tras una reunión en la que se juntaron todas las partes implicadas, conseguimos arreglar la situación. El responsable en cuestión fue despedido.

A pesar de todo esto, la compañía intermediaria no asumió ningún tipo de responsabilidad, y tuvo que ser necesaria la ayuda y apoyo de las editoriales japonesas Akita Shoten, Hakusensha y Kadokawa, que nos ayudaron a proseguir nuestras publicaciones, aunque alguna se quedó por el camino a consecuencia del problema.

Tras recuperarnos de la situación y pasar algunos meses, no tardó demasiado en aparecer un nuevo problema. Habíamos lanzado el primer tomo de Clover, y una distribuidora española había importado el mismo número de una edición latina, la cual vendió en tiendas como si fuera la edición oficial en España, cuando eso no era cierto. Esto nos afectó en la venta de unos 7000 ejemplares, apróximadamente la cantidad de más que vendimos con el segundo número.

“A día de hoy, esa distribuidora nos sigue debiendo dinero por la venta de nuestros productos que no se nos ha pagado”

Esta situación acarreó que acabáramos enjuiciados con dicha distribuidora por los daños que nos habían ocasionado. Si bien llevábamos todas las de ganar, el abogado no se presentó, perdimos el juicio y tuvimos que llegar a un acuerdo con la distribuidora, lo cual la convertía en la poseedora de los derechos de distribución de nuestras licencias.

A día de hoy, esa distribuidora nos sigue debiendo dinero por la venta de nuestros productos que no se nos ha pagado, y que asciende a grandes cantidades sin las cuales nos es imposible retomar la publicación de nuestras series. Tenemos los materiales, lo que nos hace falta es el dinero para poder venderlos.

Ahora, tras publicar de forma esporádica algunos títulos durante estos años, y debatirse en un posterior periodo de reflexión entre si seguir o tirar la toalla, Mangaline vuelve con energías renovadas, para humildemente y de tú a tú, recuperar a la base de lectores que tenía antaño, con un nuevo proyecto.

DC: ¿A partir de cuando, volverá Mangaline a estar 100% operativa?

MA: Dentro de unas 2-3 semanas aproximadamente, Mangaline abrirá oficialmente su web, y pondrá al día al público de todo lo ocurrido hasta ahora. Por etapas se irá mostrando la evolución de la empresa con todo lo bueno y lo malo por lo que ha pasado, hasta llegar al momento actual, una nueva etapa de la empresa en la que habrá muchos cambios, una renovación muy profunda que producirá una sinergia entre lectores y editorial, donde habrá una gran libertad, y donde todo es posible.

“En esta nueva etapa Mangaline podrá definirse como la editorial abierta”

Una renovación de la que el manga formará parte, pero no exclusivamente, por lo que en esta nueva etapa Mangaline podrá definirse como la editorial abierta.

DC: ¿Cuál es el estado actual de las licencias que quedaron incompletas, como GTO, Yugo o Berserk? ¿Cuales son vuestros planes de publicación a ese respecto?

MA: La licencia de Berserk ha expirado. Luego están las series que hemos tenido que cancelar porque sus ventas eran muy pobres, y que ya comentamos en nuestro blog. Sobre GTO, Yugo y el resto de series, tenemos las licencias y tenemos los materiales, podrían lanzarse pero no hay dinero para iniciarlas.

DC: ¿Os queda algún asunto económico-judicial pendiente de resolver, tanto por vuestra parte como hacia a vosotros?

MA: Aún hay varios abiertos, que se espera poder ir resolviendo paulatinamente.

“Tenemos las licencias y tenemos los materiales, podrían lanzarse pero no hay dinero para iniciarlas”

DC: ¿Que vinculación (si existiese) hay entre Mangaline y ABFénix?

MA: ABFénix es la empresa distribuidora de un amigo que ha estado junto a mí durante mucho tiempo en Mangaline, en cuyo stand estoy ayudando personalmente en este salón. Pero no hay ninguna vinculación entre ambas.

DC: ¿En que situación se encuentra el sistema de Puntos Mangaline y en que afecta a los lectores que los estuvieran reuniendo?

MA: Los Puntos Mangaline no se han olvidado, queremos que la gente que aún los tiene pueda aprovecharlos, así que estamos pensando qué hacer al respecto. Esperamos poder dar pronto más detalles sobre ello.

A parte de las preguntas propiamente dichas, en la conversación con Miguel Ángel quedó claro que el concepto de esta nueva editorial es muy diferente del que conocemos. Cooperación, colaboración, donde el lector tendrá mucho peso en el futuro de la misma, y algo muy llamativo, donde ya no se adquirirán licencias, es decir, que habrá contacto mucho más directo y personal con los autores, y ya no se publicarán simultáneamente tantos mangas como hacen actualmente otras editoriales, si no que se estudiará cada proyecto uno a uno.

Resulta difícil imaginar las consecuencias directas que esto tendrá en las publicaciones, pero quien sabe ¿Creará esta filosofía una nueva tendencia en el mundo editorial? El tiempo dirá. Por ahora habrá que esperar a la apertura oficial de la web de Mangaline Ediciones y ver de qué trata todo esto.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.