Crónica Expomanga 2011

El pasado fin de semana se celebro en Madrid la décima edición de Expomanga, cuyo cambio mas significativo ha sido el traslado al más grande y mejor iluminado Palacio...

El pasado fin de semana se celebró en Madrid la décima edición de Expomanga, cuyo cambio más significativo ha sido el traslado desde el irregular Pabellón de la Pipa, al más grande y mejor iluminado Palacio de Cristal, situado sólo a unos pocos metros del anteriormente citado.

Como en años anteriores, en esta entrada podréis leer todo lo acontecido en el evento, sus puntos fuertes, y también las cosas a mejorar, así como un breve resumen de lo visto a nivel de público, y lo no directamente dependiente de la organización del evento. Todo ello tras el salto.

En primer lugar, quisiera felicitar a los organizadores por la decisión de trasladar el evento al nuevo recinto, pues ya el año anterior el Pabellón de la Pipa se quedó pequeño para Expomanga. Por primera vez el evento ha rozado los 30.000 asistentes, algo que se ha notado, pues en un recinto mucho mayor la concentración de personas debería ser menos apreciable con igual asistencia, y sin embargo, el sábado hubo momentos de gran aforo, mientras que la cola para adquirir entradas sobre el mediodía se extendía hasta la parada de metro de Lago según comentaron algunos asistentes, aproximadamente 500 metros, por lo que una única taquilla disponible se mostró insuficiente. El domingo la afluencia de público fue moderada, mientras que el viernes el recinto estuvo prácticamente desierto.

En determinados momentos habia que esperar hasta hora y media para acceder al WC

Otro gran problema de colas, inexistente en La Pipa, fueron las colas de los baños, que perfectamente alcanzaban una longitud de medio recinto en ciertos momentos, con tiempos de espera de más de una hora. El recinto cuenta con otros servicios en el piso superior, pero dicha planta (y la cero) estaban cerrada al público, permitiéndose únicamente el acceso a la planta inferior, que es donde se han celebrado todas las actividades del evento.
Tratándose sin embargo de un recinto de área regular, los fanzines y asociaciones han dejado de estar relegados a “el caño”, teniendo ahora un lugar mucho más amplio y accesible para los visitantes, lo cual probablemente haya sido del agrado tanto de organizadores de actividades, como de los que a ellas asisten, evitando así el habitual “embudo” en el acceso a la cola del pabellón de la pipa.

Un detalle que considero un gran acierto, es la colocación de dos escenarios independientes y situados en emplazamientos prácticamente opuestos. El de mayores dimensiones ha sido reservado para las actividades que mas atención generan, como por ejemplo el concurso de cosplay, mientras que en el escenario secundario se han realizado todas aquellas actividades que apenas generan atención, como los concursos de preguntas, el para-para, etc, que de este modo no mantienen ocupado el escenario principal, con los problemas de acumulación de retrasos entre actividades que eso siempre acarrea. Aunque pueda parecer que esto “margina” a quienes realizan tales actividades, en realidad supone un beneficio para ellos, pues cualquiera que tuviese en otras ediciones alguna actividad tras el concurso de cosplay podía olvidarse de realizarla a la hora planificada, teniendo en cuenta que estos concursos siempre se alargan mas de lo esperado.

En este sentido Expomanga se posiciona probablemente como el evento que más actividades tiene, sin lugar a dudas. Desde partidas de rol, torneos de MTG y otros juegos de cartas y talleres a concursos organizados por asociaciones. Si bien estas no dependen directamente de la organización del evento, el proporcionar un espacio y un tiempo para ellas ya es algo a tener en cuenta positivamente.

El precio de acceso al recinto se mantiene, y sigue siendo de los más bajos comparado con el resto de eventos mayoritarios. Sin embargo se nota con fuerza la pérdida de poder adquisitivo de los asistentes, y muchas tiendas comentaron con resignación las malas ventas que habían tenido. No pretendo entrar en debate en esta ocasión sobre el material disponible y sus precios, pero la tendencia del público es evidente que cada vez se encamina más hacia el ocio y menos hacia el consumo. Cada vez más personas pagan para acceder a los eventos por lucir su cosplay, participar en el concurso, o simplemente verlo y quedar un día con amigos de otras ciudades, pasando a un segundo plano la visión de estos eventos como “ferias de muestras” donde pagas fuera para luego gastar más dentro en las tiendas. Supongo que las ventas de merchandising por Internet, sumado al menor poder adquisitivo de las familias españolas hace que los asistentes se lo piensen mucho antes de comprar una figura o una camiseta. Este año ha sido muy raro ver a personas con bolsas cargadas de compras, algo que años atrás era lo habitual.

Cambiando de tercio, otro de los puntos a favor de Expomanga, como ya se comentó anteriormente es la entrega de premios en metálico a los participantes del concurso de cosplay. Algo exclusivo de este evento pero realmente bien apreciado por la comunidad cosplayer, que lleva tiempo pidiendo algo así en lugar del habitual lote de productos en exceso de stock, cedido por diversas entidades. Teniendo en cuenta que los participantes están dando un espectáculo, y que cada vez más personas acuden únicamente a los eventos por el cosplay (ya sean fotógrafos profesionales, o meros aficionados que gustan de ver el concurso), lo cual genera beneficios con la venta de entradas, el recompensar el trabajo con un premio útil y apropiado crea una buena imagen del evento en el colectivo, además de crear efecto llamada entre personas interesadas por el premio, incentivando la competitividad, lo que resulta en trajes más espectaculares, y por consiguiente un mayor numero de personas interesadas en verlo, beneficiando todo ello en última instancia a los organizadores. Desde luego 300€ es mucho más atractivo que un Fax (?), o el tomo 3 y 7 de alguna serie desconocida y descatalogada.

Mi visión de Expomanga este año ha sido muy positiva, manteniendo la línea ascendente que el evento lleva trazando estos últimos años, donde edición tras edición ha mejorado de forma lenta pero constante, siendo el único evento que puede presumir de esto actualmente. Sigue teniendo cosas a mejorar que comentaré a continuación, pero sin lugar a dudas, y como el 2º evento por asistencia centrado en el manganime de España, la asistencia al mismo es recomendada. Si te lo pasas bien en el Salón del Manga o en cualquier Japan Weekend, te lo pasarás bien en Expomanga, sin lugar a dudas.

¿Qué mejoraría de Expomanga 2011 de cara a su próxima edición?

Bueno, en primer lugar… las colas del baño. Según tengo entendido el segundo piso cuenta también con servicios, por lo que abrir esa zona, aun cuando solo sea para dar acceso a los servicios, podría ser una buena opción para evitar la saturación vista este año. No sé si es posible o si los propietarios del recinto cobrarían la planta entera solo para dar acceso a los baños, pero desde luego es algo a estudiar, y a fin de cuentas, todo es negociable.

Asimismo, la puerta trasera del recinto (la situada junto al escenario de cosplay) podría abrirse para permitir la entrada /salida de personas, lo cual solo requiere un par de personas, y evitaría los cuellos de botella que se vieron en las escaleras de bajada a planta el sábado. El tener abiertas esas puertas crearía ademas una corriente de aire que ayudaría a paliar el molesto calor (y olor…) de dentro del recinto. Aprovecho para recordar a todos los autodenominados “otakus”, que darse una ducha a primera hora de la mañana antes de ir al recinto nunca esta de más… El jabón y el agua por fortuna cuestan poco, pero se agradecen mucho, y desde luego es infinitamente más efectivo para ligar darse una ducha que llevar un cartel regalando abrazos o buscando novia mientras se huele a “Eau de Otaku”. Probadlo y si no funciona os devuelvo el dinero. :P

Por otra parte, y si bien Expomanga 2011 ha destacado por el gran número de autores autóctonos invitados, se echa en falta la existencia de algún invitado internacional, tal como Sho-u Tajima hace unos años, o que parte de los beneficios del evento se dediquen a invitar a algún artista reconocido en japón, tal y como Selecta Vision hizo hace tres años con JAM Project en Barcelona. En este sentido los eventos españoles están todavía a años-luz del Japan Expo de París, donde año tras año se encuentran autores de prestigio internacional.

Un detalle totalmente secundario, pero que tal vez la organización quiera tener en cuenta para próximas ediciones, es el montaje en alguna zona no utilizada de un cambiador para los cosplayers, o la sustitución de las escaleras de acceso al escenario por una rampa. No son detalles importantes porque a fin de cuentas solo mejoran la experiencia de una parte muy específica de los asistentes, pero si se habla de posibles mejores, hay que comentarlo también.
Una zona más amplia para comer, y sobre todo más oferta es algo que sí que sería de agradecer para la próxima edición. En este sentido creo que utilizar otra planta de forma parcial como zona de descanso / comedor sería mucho más práctico y cómodo para los asistentes que la limitada área asignada este año para mesas, también con colas enormes para poder comprar comida.

En esta edición de Expomanga ya no se ha visto a los plastas del megáfono del año pasado, ni a demasiado friki causando problemas. Solamente lo típico: algún inconsciente que se pone a organizar “combates” en medio de zonas de paso o cerca de los stands en lugar de en zonas aisladas, espontáneos que se ponen a bailar Break Dance, y cosas así. Ha sido un alivio para asistentes y expositores que el megáfono del mal de aquel grupo de frikis haya pasado a mejor vida, por que lo pesados que fueron el año pasado gritando chorradas e intentando llamar la atención no sé ni como cuantificarlo.

Tampoco me explico cómo puede seguir existiendo la patética moda de los cartelitos regalando abrazos, o peor, buscando novia o pidiendo sexo (siguiendo ese camino morirás virgen, chaval). Me pregunto si realmente funcionará (que lo dudo, pero siempre para un roto hubo un descosido), pero en general, y para la mayoría de los asistentes, ir como un completo desesperado buscando el roce genera mas animadversión que ninguna otra cosa. Incluso el televisivo friki-Narutard conocido como Tury se dejo ver por el evento, portando uno de los citados carteles, presupongo que con resultados limitados en sus propósitos.

A nivel general veo que sigue faltando concienciación entre el aficionado en la forma de vivir el manganime, y que hay mucha gente que tiene la imperiosa necesidad de pegarse una etiqueta en la frente, y “demostrar” lo friki y otaku que es, básicamente haciendo el ganso, en lugar de ser uno mismo y comportarse como las personas adultas que presumiblemente son. Esto va por todos aquellos que cuando son entrevistados por cadenas de televisión hacen el ganso, aun sabiendo de que sus declaraciones serán manipuladas para crear escarnio, dejándonos a todos a la altura de unos descerebrados con problemas mentales. Lo más curioso de todo es que estas mismas personas luego montan follón en foros quejándose de la manipulación de los medios, cuando ellos mismos han puesto la carnaza en bandeja haciendo el ridículo con actos que van más allá del metafrikismo. Nunca esta de más recordar que esto es una afición de la que se puede disfrutar sin la necesidad de tener que etiquetarse, pegar gritos en el evento o revolcarse por el suelo para demostrar lo friki que se es, molestando al resto, ni llevar carteles por los eventos buscando compañía.

¿Cuál ha sido vuestra experiencia en Expomanga 2011, sus puntos fuertes, y qué mejoraríais vosotros?




Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.