Las mozas de Arcana Heart 3: Zenia Valov – 13/23

Y ya tenemos a la decimotercera fémina dispuesta a repartir mamporros en Arcana Heart 3, que sale a la venta en Europa de la mano de Zen United el...

Y ya tenemos a la decimotercera fémina dispuesta a repartir mamporros en Arcana Heart 3, que sale a la venta en Europa de la mano de Zen United el 30 de junio de 2011, tanto para PlayStation 3 como Xbox 360.

En esta ocasión tenemos a una hija de la madre Rusia: Zenia Valov, que destaca por su apariencia molona y su carácter templado. Sin embargo, su estilo de lucha es feroz y brutal. Zenia es un personaje que golpea muy de cerca, con sus puños, e incluso puede mantener cargando algún ataque para realizar daño extra al oponente. Un personaje cuyo control resultará bastante versátil a los veteranos en los videojuegos de lucha.

Zenia Valov es una astuta chica que apenas se inmuta ante el menor peligro. De niña vivía en un orfanato de Moscú, y fue a esa edad cuando perdió la memoria. Ahora trabaja como una Especialista del Espíritu por cuenta propia y viaja por todo el mundo para ganarse la vida. Sólo tiene un punto débil, las galletitas. Tanto su edad como fecha de nacimiento son desconocidas, pesa 55 kilos, mide 1m 74cm y sus medidas son 80-57-84.

Las imágenes que acompañan a los vídeos, ambos situados tras el salto, muestran los siguientes ataques:

  • Final Razdelenie —mientras Conquering Vihr’ permanece activo—
  • Conquering Vihr’
  • Golden Edinorog
  • Raging Dark Shkval

httpvh://www.youtube.com/watch?v=4Ia2xP7mhtc
httpvh://www.youtube.com/watch?v=RMnZ2Zrg3rM

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




  • Fritz_von_Papen

    Es rusa, tiene un gran guantelete metálico y da ostias como panes. Me gusta!

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.