Subtítulos en Inglés en los BDs Japoneses

Últimamente no son pocos los animes que junto al anuncio de su lanzamiento (o relanzamiento) en BD, se da un detalle algo más curioso: la inclusión de subtítulos en...

Últimamente no son pocos los animes que junto al anuncio de su lanzamiento (o relanzamiento) en BD, se da un detalle algo más curioso: la inclusión de subtítulos en inglés. De vez en cuando aparecía ya alguna serie o película que los incluía, pero últimamente son cada vez más y más los casos de series con “inglés por defecto”.

Entre los últimos BDs anunciados, tenemos por ejemplos los de Rurouni Kenshin, que va a ser relanzada en BD tanto lo que es la serie original, como las OVAs posteriores. Por otra parte, otro relanzamiento como es el caso de Ghost Hound, la serie de sucesos paranormales que produjo Production I.G. hace ya unos años, también incluirá los subtítulos en inglés entre las opciones de los tres discos que tendrá su BD Box.

Pero no, aunque haya puesto dos ejemplos recientemente anunciados y ambos sean de series antiguas, Tiger & Bunny, la serie de Héroes de Sunrise que actualmente se encuentra en emisión en Japón también será lanzada al mercado físico con sus correspondientes subtítulos en la lengua “universal“. Redline, película de carreras y acción de Madhouse, también llegará al mercado japonés el próximo 10 de agosto, y, cómo no, con subtítulos en inglés tanto para la película como para la amplia variedad de extras que incluirá. Y podría poner algunos ejemplos recientes más.

El mercado del manga y el anime japonés necesita expandirse urgentemente, y esto no es una opinión propia, es la opinión de muchos estudios, directores, mangakas y demás responsables de la industria como ya hemos podido leer en entrevistas varias a lo largo del último año. Pese a los grandes avances que han acaecido de un tiempo a esta parte en el tema de licencias de anime, más concretamente hablando de Estados Unidos y el hecho de que se licencie casi todo antes de salir para su emisión vía webs de streaming, el negocio no está saliendo como los japoneses esperaban. Si bien es cierto que este tipo de webs parece funcionar bastante bien y obtienen beneficios, los japoneses se fijan más en la falta de control que hay sobre ese material en internet, haciendo responsables a las empresas licenciatarias y escurriendo ellos el bulto sobre el cómo es posible que los episodios originales lleguen a la red.

Con el manga la cosa tampoco pinta bien internacionalmente, y no es que haya una “crisis” o un gran declive, pero el mercado de lectores está cada vez más estancado. El por qué ya lo sabemos: la facilidad para encontrar manga online para leer, los precios de las editoriales, la tardanza para licenciar las obras, lo poco que se arriesga la gente a comprar algo que no conoce de antemano… Muchísimos aspectos que en cada caso tendrían que revisarse por separado, y es que no afectan igual por ejemplo a One Piece que a ese shojo desconocido que no conocen más que las fans de su autora. En Estados Unidos han sufrido hace nada el cierre de Tokyopop, editorial que llevaba publicando manga en aquellas tierras desde hace… mucho tiempo. Aunque este cierre no es algo que venga de improviso, puesto que la editorial ya llevaba un tiempo sufriendo problemas de liquidez y de todo tipo. El mercado americano sigue teniendo alternativas, pero perder una de las clásicas es algo que siempre hace daño al mercado, especialmente porque ahora serán menos las licencias que les lleguen.

En Europa la cosa no está mejor, y aunque el mercado español es, sin duda, el más hastiado y cerrado, otros como el de Francia cumplen bastante bien sus expectativas, tal vez porque han sabido jugar mejor sus cartas a lo largo del tiempo, pero eso no es tema de discusión aquí.

En cualquier caso, los japoneses necesitan que sus productos de entretenimiento lleguen a más partes del mundo, y si hay algo por lo que siempre han sido famosos en temas de negociaciones es por sus grandes exigencias a la hora de otorgar una licencia. Ellos preferirían poder trabajar directamente con el mercado extranjero antes que depender de intermediarios, y no hay más que ver los intentos que van haciendo las empresas por introducirse en el mercado americano o europeo como buenamente pueden. Tal vez esta, esperamos que costumbre, de incluir los subtítulos en inglés en las ediciones físicas sea un intento de ganar más dinero con las obras intentando llegar al público occidental. ¿Para qué ceder una licencia de explotación a una empresa extranjera cuando puedes venderles el mismo producto que vendes en tu país? Sería lógico, ganarían ellos el dinero directamente y si consiguen establecer unos sistemas de distribución decentes para occidente, puede funcionar muy bien, porque seamos sinceros, conseguir cosas de Japón ahora mismo no es algo precisamente fácil en algunos casos, que no es que sea tan complicado, pero desde luego mucho menos “al alcance” de cualquiera como puede serlo ir a cualquier centro comercial y coger algo de un estante en exposición.

Un mercado internacional controlado parcialmente por los mismos japoneses tendría sus beneficios y sus pegas. Como beneficio, el rápido acceso a cualquier serie tan pronto es lanzada al mercado, que nos olvidamos de extras y demás que muchas veces no quieren lanzar en occidente obligando a las editoras a lanzar versiones “capadas” de las originales, que nos aseguramos de que la calidad es justo la que tiene que ser… pero como principal pega tenemos la de siempre: el dinero. El anime en Japón sale bastante más caro que en occidente, donde encontrar ediciones a precio reducido o packs de series completas por un bajo precio es algo habitual. Los japoneses no son tan afines a esas “ofertas”, al menos no las empresas como tal. En tiendas y cadenas dedicadas al asunto claro que se hacen ofertas, pero en occidente no tenemos acceso a ellas y nos tenemos que conformar con los medios “generales”, con lo que ahí perderíamos bastante. Igualmente, aunque el mercado japonés pudiera salir ganando en parte por todo esto, la pérdida de accesibilidad implicaría que se generarían menos fans “nuevos”, a no ser que sencillamente esperen que los fansubs y las descargas ilegales sigan siendo el motor que genere nuevos fans… ya que no consiguen hacer nada contra ellos, por lo menos los aprovechan (aunque en el fondo sabemos que esto es complicado porque tienen un odio visceral a los que “piratean” sus trabajos, al menos de cara al público).

De todos modos hablamos de un mercado algo escaso, puesto que lo único que ofrecerían serían subtítulos en inglés, no en ningún otro idioma, y luego siempre hay gente que prefiere el doblaje, aunque a día de hoy sería interesante encontrar alguna estadística sobre la relación subtítulos/doblaje en cuanto a preferencias de los fans en general.

Sea esto o no intento de acercar el mercado japonés a occidente directamente, estoy seguro de que habrá gente que celebre el poder conseguir alguna de sus series favoritas directamente desde Japón y en un idioma accesible. ¿Qué opináis vosotros?




  • Firenz

    Hombre si no fuera engrish de puta madre, si es en inglés “del bueno” considero un gran avance. Así mucha más gente empezará a importar los BDs de japón y se darán cuenta que es un mercado lucrativo.

  • Kei00

    Muy buena iniciativa, a ver si tiene éxito y se extiende al Francés y Español. :3