Impresiones: Kokuriko-zaka Kara, de Studio Ghibli

Miyazaki, padre e hijo, nos invitan a un nostálgico viaje hacia tiempos y valores pasados.

Kokuriko-zaka Karaコクリコ坂からDesde la colina de las amapolas / From Up on Poppy Hill— es la más reciente producción de Studio Ghibli que ha sido estrenada en cines nipones el 16 de julio de 2011. Dirigida por Goro Miyazaki, hijo de Hayao Miyazaki, nos adentra en una década donde se valoraban cosas y se vivían experiencias que hoy en día se han perdido por completo.

Como en cada película de Ghibli, los parecidos con la obra original son muy escasos, de hecho el filme se ambienta en los años 60, concretamente en 1963, mientras que el manga original se ambienta en la década de los 80. Este no es el único cambio, veremos cómo la protagonista ve cambiado su apellido, de Komatsuzaki a Matsuzaki, mientras otros personajes ven cambiado su nombre, sexo y ocupación, como por ejemplo la doctora Miki Hokuto, que en el manga original es el veterinario Kitami Hokuto. El nombre de la madre de Umi también se cambia, al igual que su profesión, pasando a llamarse Ryoko Matsuzaki, que pasa a ser profesora, mientras que en el manga es fotógrafa.

Gracias a Takashi Kondo, del diario Yomiuri, os traemos las impresiones sobre el filme, unas impresiones muy acertadas, ya que se centran en observar y apreciar todos aquellos mensajes que el estudio deposita en este filme, al igual que hace en todas sus producciones, para que poco vayan calando en nuestro corazón.

Cabe recordar que el texto que se muestra a continuación  podría contener spoilers, pero un servidor recomienda a todo el mundo leerlas para que sepan valorar la pequeña joya que llegará en unos años a tierras españolas. Personalmente, en algunos puntos de la lectura de estas impresiones me ha traído recuerdos de varias películas clásicas de Isao Takahata, en especial La tumba de las luciérnagas, aunque Kokuriko-zaka Kara no es ni mucho menos tan trágica ni fatalista. Logra captar un momento de la historia de Japón para desarrollar en ella una historia.

Ambientada en 1963, Kokuriko-zaka Kara nos acerca los recuerdos de antaño más preciados

La última apuesta de Studio Ghibli rebosa de aquellos recuerdos o experiencias que muchos hemos perdido en la actualidad. En primer lugar destaca la escena donde Umi, la protagonista, comienza el día ataviándose con un delantal propio de aquella época para preparar el desayuno. La joven estudiante prepara el arroz en una olla tradicional, el cual deposita después sobre un recipiente de madera. Su hermana menor, su hermano y los residentes de la pensión donde ella trabaja se sientan alrededor de la mesa para tomar el arroz que la chica acaba de preparar. Estas comidas grupales eran el pan de cada día durante aquella época en Japón, cuando toda la familia vivía junta.

La escuela a la que Umi asiste también transmite una sensación de recuerdos pasados. Las escenas cotidianas presentan numerosos elementos que llaman a la nostalgia, como aquel uniforme blanco de estilo marinero que las chicas usaban, los uniformes de corte militar, chaquetas de cuello rígido, aquellos gorros escolares para chicos o los periódicos mimeografiados que podían encontrarse en la escuela.

Escenas que retratan tiempos pasados, más serios pero a la vez más dulces. La película en todo momento transmite nostalgia al espectador, haciéndole anhelar aquella época y despertando su deseo de vivir esa sencillez.

Entre los personajes secundarios se encuentran los peculiares miembros de los clubes de filosofía y astronomía, quienes se reúnen en la Quartier Latin, una vieja casa de madera que toman como base.

La relación de amor entre Umi y Shun, miembro del equipo de producción de periódicos de la escuela, también contribuye a despertar un aura de nostalgia. Mientras ambos se montan en una bicicleta, Umi se apoya sobre la espalda de Shun o se come una croqueta que este le ha comprado. Se aprecia claramente que ambos disfrutan estando el uno con el otro y cada pequeño detalle que ambos tienen entre sí desprende una inocencia joven y fresca.

Ver esta película traerá recuerdos del 63 —un año antes de los Juegos Olímpicos de Tokio— a los más adultos, época en la que Japón comienza el boom económico. Mientras se observa la película, muchos se sentirán reconfortados mientras se dejan atrapar por el sentimentalismo.

Pero esta no se limita a ser una película empalagosa y embadurnada por una capa de nostalgia. Según la historia se desarrolla, el público observa cómo Umi y Shun luchan para mantener los recuerdos que van desapareciendo mientras intentan recuperar los ya perdidos.

La historia se desarrolla en torno a dos recuerdos importantes para la pareja: las memorias culturales en la Quartier Latin y los recuerdos que dan pistas sobre el nacimiento de Umi y Shun.

Los estudiantes que tienen la Quartier Latin como base se posicionan en contra de la escuela, que trata de derribar la vieja casa, mientras que la joven pareja comienza a rescatar el recuerdo de sus padres, que murieron durante la guerra, con la duda de si podrían ser hermanastros.

La película retrata la lucha y el sufrimiento de ambos, quienes temen olvidar a sus padres perdidos, algo desgarrador y doloroso para el espectador. Es por ello que las palabras que más tarde despertarán el recuerdo de sus padres conmoverá por completo al público.

Además de los valores que la sociedad actual ha perdido, este filme nos muestra a personas que miran hacia arriba frente a la adversidad. Izar la bandera en memoria de un padre difunto; la Quartier Latin, desde donde se observa un amplio cielo; y la pensión, que se ubica en lo alto de la colina. Vivir en un entorno como este implica que los personajes miren hacia arriba con frecuencia, un mensaje, que aunque no se muestra abiertamente, nos dice “camina hacia delante con la cabeza bien alta”.

En 1963, Hayao Miyazaki tenía 22 años, y la influencia de aquella década se aprecia en el guión de la película. Su hijo, Goro, no había nacido aún a principios de los años 60, y es el director. La unión de padre e hijo ha dado como resultado un maravilloso filme de animación titulado Kokuriko-zaka Kara, una obra necesaria para los tiempos que corren.

Por: Takashi Kondo
Diario Yomiuri

En Deculture.es hemos escogido estas impresiones porque nos parecen, de las publicadas hasta el momento, la más acertada y la que más coincide con la opinión del público. A pesar de que no ha recibido —fuente del enlace: Generación Ghibli— las recaudaciones esperadas durante su primera semana de su emisión en cines —que no dejan de ser buenas—, en Coco podemos ver que un 93% de los votantes la consideran una buena película que merece la pena ver.

El 48% de ellos ha llegado a llorar de emoción. Un 21% la considera una película conmovedora y un 17% la encuentra asombrosa. El 14% restante se mantuvo ansiosa por ver qué iba ocurriendo a lo largo de la película. Muchas de las opiniones aquí vertidas coinciden en la nostalgia que sentían mientras veían el filme, algunas de ellas incluso destacan lo conmovedor de los protagonistas y su historia. También hay palabras para Goro, muchos coinciden en que, como director, ha ganado muchos puntos tras el patinazo con Cuentos de Terramar.




  • chibisake

    Quiero hacer una pequeña aclaración en el tema de las banderas. Además de lo que comenta el señor Kondo, estas banderas de señales se usan en el mar para transmitir mensajes.

    En concreto, las banderas de la pensión son U (Uniforme) y W (Whisky). Por separado tienen significados distintos, pero juntas significan “te deseo un buen viaje“.

  • pandacutus

    no es por nada, pero Goro Miyazaki, deberia formar o fndar SU PROPIO ESTUDIO, y nocolgarse tan descaradamente de la fama de su padre, que con cuentos de terramar, ha sido un rotundo fracaso, ademas de desagradar y decepcionar a cantidad de fans de estudio GHIBLI(incluido su servidor)

    • El flame contra Cuentos de Terramar fue hace 5 años.

      • chibisake

        Pero has de reconocer que era un flame muy justificado xD Ahora parece que la cosa ha ido mucho mejor, Pandacutus dale una oportunidad a esta nueva película cuando sea posible, seguro que esta vez no te defrauda!!!

        • La película no cumplió ni estuvo a la altura, pero de ahí a querer seguir dándole vueltas a estas alturas… xD

  • Miguel Ángel

    Creo que en el blog de Generación Ghibli están siendo muy pesimistas. Tengo entendido que en la web de Nausicaä.net y he leído comentarios en páginas en inglés y la película está siendo muy bien valorada. No dramatizan sobre su tercera posición en la taquilla japonesa y tampoco están diciendo que sea un fracaso. Al contrario, valoran la remontada de Miyazaki hijo ha hecho y la consideran mejor película que “Arrietty y el mundo de los diminutos”. Espero que pronto empiece a circular por el mundo y se pueda ver la gran calidad de esta película.

  • Pingback: Extenso tráiler de Kokuriko-zaka Kara, de Studio Ghibli » Deculture.es — Anime, manga y videojuegos()

  • Pingback: Hayao Miyazaki trabaja en una autobiografía » Deculture.es — Anime, manga y videojuegos()

  • carlos

    En mi caso espero con muchas ancias esta pelicula, arriety no me decepciono y viniendo del studio ghibli no puede tener desperdicio.

  • Pingback: ¿Qué pasa con 'Kokuriko-zaka Kara' y Studio Ghibli en España?()

Colección de artículos destacada

Colección de reseñas destacada