Opinión: En busca de nuevas fórmulas de mercado

Resulta bastante desalentador ser consciente de la situación que atraviesa el mercado, tanto de manga como de anime, en nuestro país. Es cierto que no es un tema nuevo,...

Resulta bastante desalentador ser consciente de la situación que atraviesa el mercado, tanto de manga como de anime, en nuestro país. Es cierto que no es un tema nuevo, se ha hablado sobre él mucho, demasiado incluso, en los últimos meses y en los últimos años. Está claro que no puede existir un mercado si no hay un público que responda; a nadie se le ocurre a estas alturas de la vida sacar un nuevo modelo de Discman, por mucho que nuestra industria discográfica se empeñe en intentar vendernos que el formato físico es mejor que el digital.

En el caso del manga y el anime no se trata de formato físico o digital, el asunto trasciende mucho más y no podemos justificar su decadente estado en que “es más cómodo ver/leer en un PC”, pues estaríamos basando nuestro argumento en una niñatada que podría ser válida en MCAnime, pero no aquí, ateniéndonos a la habitual criba del que se niega a consumir estos productos en formato físico.

Para realizar un estudio de mercado, tendríamos que partir de su gran premisa, que es el consumidor, a quien va dirigido ese mercado. Es inútil que Glénat busque vender sus últimas licencias entre un público joven, porque al público joven no le interesan esas series; el público joven no se va a gastar ni un solo euro en una obra histórica sobre samurais. Tampoco se va a dejar su paga en Peach porque salgan cuatro tetas y otras cuantas escenas subiditas de tono, porque si quiere ver hentai basta con que se acerque a Submanga o cualquier otra web de manga online para que el joven libere sus hormonas diarias.

Ya sabemos qué quiere un chaval de 13 años, y no es leer las vivencias de un putero en Japón. En ese sentido, en mano de cada editorial está ver qué puede interesar al consumidor, y dentro del consumidor, estudiar a su vez qué público puede llegar a tener. No creo que Glénat tenga dudas en este aspecto, ¿pero pueden llegar a serle rentables estas obras en un modelo editorial como el suyo?

Esta es la pregunta a la que podríamos llegar echando un vistazo a la evolución de la editorial en los últimos tiempos. Hemos pasado de la editorial shonen por excelencia a una editorial más madura y consolidada en títulos de índole más transgresora que los del resto de nuestro mercado.

¿Es esto malo? Para nada, todo lo contrario. De hecho, Glénat siempre ha sido una editorial con pretensiones más amplias que el resto, y en más de una ocasión se ha aventurado a traer cosas que pocas veces han terminado de calar. Sin embargo, la posibilidad de definirse como una editorial más adulta con vistas a un mercado joven basado en Gaijin, su propia línea de manga nacional, no suena nada mal.

Claro está, no puedes basar toda tu fortaleza en un solo franco, y si pasamos de basar toda nuestra promoción en Naruto, a una línea que funciona bien, aunque con reservas, estaríamos volviendo a caer en el mismo error, lo que les ha llevado precisamente a la situación actual. Efectivamente, lo de Gaijin es una gran idea, pero también es una forma bastante más barata de sacar manga que licenciando series de Japón. Algo parecido podríamos decir de su última gran licencia, Berserk, un colchón que bien es sabido, funcionará.

Las editoriales tienen muy poca confianza en el mercado. Es normal, no son buenos tiempos, de hecho, hace bastantes años que no lo son. Pero que el mercado esté estancado no significa que las editoriales también deban estarlo, y hay que mover ficha, apostar por nuevas ideas que levanten las ventas, que incentiven el mercado, y por consiguiente, a los compradores.

En este sentido Norma se lleva la palma. Han sabido jugar muy bien y a día de hoy se han consolidado como la gran preferida: series novedosas y demandadas, precios competitivos y ediciones simples pero atractivas. Una vez más, esto no termina de afrontar el problema, y desde Norma también lo saben. No es que regalar cajas para guardar los tomos sea un incentivo enorme para empezar una serie, pero ya es algo “gratis” que te están dando y que no hacen todas las editoriales. Una vez más, enfocar tu mercado es importante, y una vez más, Norma lo está haciendo a la perfección.

Podrán gustarnos más o menos las series de moda, pero lo que está claro es que traer series punteras en Japón y que el público pide, es una buena forma de llevar una editorial. Los scanlations de Fairy Tail, Bakuman, Blue Exorcist y Black Butler seguirán estando ahí, pero ahora podrás leer tu shonen favorito a un ritmo más o menos similar al nipón, en un formato cómodo y manejable, y lo leerás como y donde quieras.

Algo similar pasa con Gaijin; dejando a un lado las causas que le hayan llevado a Glénat a apostar por este tipo de contenido, el concepto es que estás ofreciendo contenido inédito de calidad, y que si bien tienen por su contra que no son obras japonesas, por otro lado está que no puedes encontrarlas en internet. No se trata de revolucionar el mercado ni de demonizar los scanlations, sino de ofrecer alternativas reales y de forma eficiente.

Entre otras editoriales que poco a poco van estableciendo su modelo de mercado está Ivrea, que ha encontrado el gancho en el shojo y en un tipo de obras que están dirigidas a un público amplio a la par que interesado en sus obras, pues de nada sirve traer algún shonen de los varios que han sacado si no tiene un público interesado en comprarlo.

Si lo que queréis es en cambio, un ejemplo de un mal modelo de mercado, ahí tenéis a Planeta, que ha venido editando sin ton ni son obras con bastante poca salida en España. Da igual que las vendas a 5€ si no tienen público, porque por muy baratas que sean no te las va a comprar nadie.

Me hizo bastante gracia una tira de DAC, el dibujante que suele publicar tiras en Mision Tokyo, acerca de la última licencia de Planeta, Inazuma Eleven. La estrategia de la editorial se basa en editar los dos primeros tomos durante el Salón del Manga, a 8€ cada uno. Claro está, de ahí no pasan. Como bien comentaba DAC en su viñeta, basar toda la promoción de un título en su fecha de salida, en hacerlo con doble lanzamiento y anunciándolo en las páginas finales de otras series (lo cual resulta bastante irónico, estando la gran mayoría sus series paradas o con ventas que rozan lo absurdo) sigue sin solucionar nada.

Aquí llegamos a ese punto en el que la editorial tiene que echarle dos dedos de frente al asunto, pensar un poco donde se está metiendo y cómo se va a desenvolver una vez dentro. Y un sistema basado en licenciar los 4 primeros tomos de una serie y esperar a ver qué pasa, sinceramente, me parece de locos, aunque si la idea era tener unas ventas tan escachanbrosas, lo han hecho bastante bien.

Las editoriales se han arraigado en la venta en tiendas especializadas de títulos que promocionan mínimamente por internet. Ya no hay revistas (está Dibus, pero un par de páginas tampoco ayudan) que sirvan para promocionar un poco más los títulos, que era de lo poco “exterior” a las editoriales que favorecía en ventas y propagaba el boca a boca. Poco o nada queda de estas características, ahora todo está en internet, lo cual no sería malo si la promoción en internet fuera buena, pero es que quitando a Selecta Vision (y es anime, que no manga) pocas editoriales han gastado lo más mínimo en promocionar sus títulos directamente.

Las reseñas o artículos sobre mangas ayudan, claro, son las nuevas reviews que antes leías en revistas, pero esto no es el mercado de los vídeojuegos, donde las críticas influyen en buena medida en las ventas. El mercado del manga, en España, no se puede equiparar al del videojuego, y por tanto, las opiniones que se vierten en internet no condicionan tanto sus ventas. Prueba de ello son las ventas de Naruto en nuestro país, a su vez una de las series peor tratadas en la red.

Hablando con el director de Mangaline, tuve la oportunidad de tratar el tema de la venta en grandes superficies. Y es que no sé si lo sabréis, pero Mangaline fue de las pioneras en intentarlo con resultados bastante decentes, que sin embargo resultaron ser bastante nefastos para Glénat, terminando por retirar la venta de manga en Alcampo, la cadena de supermercados con los que se había llegado al acuerdo.

¿El problema? Lo de siempre: se hacen las cosas mal. Aunque me lo recalcó Miguel A. Díaz, yo ya había tenido la oportunidad de comprobarlo en su día. Mientras el catálogo de Mangaline estaba bien expuesto, con la mayoría de sus números y una oferta importante de series, por contra la situación en cuanto a Glénat era paupérrima, con los cuatro shonen de turno a base de tomos sueltos a punta pala. Tratar de vender Campeones (Oliver y Benji) con calzador es una mala idea, y no creo que haga ni siquiera falta explicar el por qué.

Ahora es frecuente encontrar en Carrefour o Media Markt un pequeño apartado con tomos. Nuevamente, la regularidad deja mucho que desear, así como la escasez y poca variedad de series que hay. Sería injusto no nombrar a Fnac, pero el concepto parte de la propia tienda, y no de las editoriales.

En cualquier caso, se está desaprovechando una vía de venta mucho más amplia que las tiendas especializadas, y es una verdadera lástima, porque si las cosas se hicieran bien y hubiera un poquito más de interés por parte de las editoriales, las cosas podrían funcionar mucho mejor.

Parece que se limiten a observar qué tal venden sus series entre los lugares de siempre y entre los compradores de siempre, cuando existe mucho más mercado ahí fuera.
Y no es solo eso, la situación es general. En Francia también tienen fansubs y scanlations, y mirad qué bien les va. ¿El problema es la población española? Puede que tengamos parte de culpa, como buenos borregos que somos, pero si le echáramos más huevos poco a poco nos iríamos abriendo camino. Está claro que no es fácil levantar las ventas de la noche a la mañana, pero con un poco de iniciativa y nuevas fórmulas no suena tan disparatado.

No sirve de nada achacar el problema a nuestra economía, al sueldo medio español o al poco nivel adquisitivo de los estudiantes, la formula funciona en otros países con precios similares o incluso más altos que los nuestros. Tampoco se trata de caer en la comparación con otros países, cada lugar es un mundo, al igual que su mercado y sus compradores, pero no podemos pensar que nuestro sistema está ahí y es intocable; Norma y su evolución en los últimos años es prueba de ello.

Internet está muy bien, pero no podemos olvidarnos de donde está realmente el verdadero consumidor, ese que ve como no puede hacer frente a los precios, ese que no da a basto para comprar tanta serie, ese que quiere llevar al día sus series con Japón, ese que tiene que coger dos transportes diferentes para acercarse a comprar; en definitiva, ese que va a comprar tus series, a leerlas y a exhibirlas orgulloso en su estantería.

El consumidor está ahí, y ya no se va a comprar un Discman, pero puede que sí compre manga. En la mano de las editoriales está llegar a él y ofrecerle un producto atractivo que llegue a comprar, cosa que pocas veces se hace, basando un proceso muy complejo en el mayor o menor gancho que pueda tener una serie.




  • Yo creo que lo primero es acabar con la mentalidad de la sociedad. Conozco a muchos amigos, que me han dicho que no les gusta el cómic (en general) y yo les tengo que responder “Estas seguro/a?? Es un mercado muy amplio, con obras de todo tipo y que lo que a mi no me pueda gustar a ti sí.” Yo no pido que se tengan que leer La espada del inmortal o un comic de Batman. Pero Calvin & Hobbes le gusta a todo el mundo, Arrugas es un slice of life que te llega y Monster te gusta sí o sí porque engancha.

    Hablo al margen también de las cosas que podrían hacer las editoriales por intentar llegar a ese público virgen que podría acabar encantado descubriendo un nuevo mundo.

  • Me a gustado mucho tu articulo, y dices verdades como catedrales: me acuerdo de ir al Alcampo a ver una película y encontrar algún tomo perdido en las estanterías o la gran evolución de Norma y que Planeta vive en un universo paralelo que nadie comprende ( xD )….pero una cosa voy a decir: me acabo de gastar 25 e en amazon en mangas que NUNCA llegaran a España. Sé que tengo unos gustos algo “peculiares” (por llamarlo de manera delicada xDD), pero existe un público seudo-adulto (eso dice mi carnet joven xDDDD) al cual las editoriales los mantienen en un limbo, y si alguna reedición les va bien (por dios, que mi colección de Berserk tiene más colores que una carta pantone xDD) o saquen alguna licencia que se pueda encajar….”pa” ellos ya hacen su agosto.
    Entiendo sus estudios de mercado, y en la crisis que estamos inmersos hay que ir por el camino seguro, pero a este paso el C2 de inglés, me lo saco en “un abrir y cerrar de ojos” xDDDDDDDDDDDDDDDDD

    PD: “y no es leer las vivencias de un putero en Japón.” Epic Win xDDDD

  • Las editoriales tienen su parte de mea culpa y eso es innegable. Tan solo hay que ver como han cambiado las editoriales en 5 años. La mejora de Norma creo que comenzó desde que pegaron el pelotazo Full Metal Alchemist. Y miralos ahora, publicando material de la Shonen Jump, que les tenían vetados Glenat y Planeta.

    Pero si realmente hay que cambiar algo (además de lo expuesto) es la mentalidad de la sociedad. Hablando con amigos mios se han atrevido a decirme “No me gusta el cómic.” en general, no solo el manga, el cómic en su más amplio término. Lo siento, no me lo creo. Así cómo a todo el mundo le gusta la música, los libros o el cine, el cómic como medio de entretenimiento y cultural es tan amplio que siempre hay algo que le puede gustar a alguien. No pido que me lean La espada del Inmortal o cualquier cosa de Batman, pero no me creo que nadie sea incapaz de esbozar una sonrisa al leer Calvin & Hobbes, no me creo que nadie sea capaz de sentir varias emociones al leer Arrugas y no me creo que la gente no se emocione leyendo Monster y solo por citar unos cuantos ejemplos de títulos que pueden llegar al un público todavía virgen en estas lides. Vivimos en una sociedad que te miran mal cuando lees algo con dibujos en las páginas (cosas que en Japón, Francia o USA es bastante normal). Pero para lograr eso, volvemos al tema de que las editoriales no se esfuerzan en llegar a ellos y con ello la sociedad no cambiará su modo de ver los cómics. Es la pescadilla que se muerde la cola.

  • Novita

    Francia…es otro lugar

  • Yo creo que otro “problema” es que las compañías apuestan siempre que pueden a lo más seguro. Debido a eso y si le sumamos la actual crisis, nos da como resultado unas empresas que pueden acabar no licenciando lo que todos deseásemos.

    Ya sé que es lógico, pero seguro que más de uno querría que aquí en España saliesen las novelas de To Aru Majutsu no Index en lugar de las nuevas licencias de Norma (por citar un ejemplo). De todas formas, no es tanto un problema económico para ellas como una pequeña “decepción” para el consumidor (lo pongo entre comillas porque esa decepción puede convertirse en alegría si, pasados los años, la licencian o algo).

    No sé si se habrá entendido lo que he querido decir, pero bueno, doy mi opinión xD

  • MaxPower

    Yo lo que no entiendo es que si en el artículo defiendes que Glénat intenta ir mas allá del niño de 13 años que no tiene dinero y se baja su ración de hentai de internet, porque leches no le subió el precio unitario del tomo y dejo una calidad de papel si no igual, algo superior a la mierda que nos está dando, porque este papel esta bien para 4 euros pero no para casi 8, preferiría pagar 9 y tener un papel similar a Norma que el actual pero bueno, menos mal que el publico al que se dirige y el que paga es el que les interesa. Yo no se a que juega esta editorial en España.

    • Facíl mira por ejemplo el caso de Panini con un par de series a las que le subieron el precio manteniendo la misma calidad muchos dijeron que no les compensaba seguir comprándola y sin embargo Glenat ha bajado la calidad del papel manteniendo precios, es más creo que no ha bajado en ventas, cosa confirmada por los datos de ventas que dieron hace tiempo, es más el papel si es algo más malo del que usaban antes, pero podrían haber usado uno peor como el que usaba planeta para sus ediciones de 5 euros, eso sí si llegan a usar ese más les hubiese valido bajar precios

  • Lo que has comentado de la venta en grandes superficies me ha recordado un pos del blog de binilla en el que decía que se ha encontrado muchos mangas en mal estado, porque suelen poner sillones para leer y demás, yo por suerte cuando he ido a alguno no he tenido la mala suerte de encontrarme ninguno así, y creo que es debido a lo que comentas pocos tomos y poca variedad, y si yo también pienso que podrían aprovechar más ese mercado.
    Sobre los que solo consumen scanlations poco se puede hacer ya que esos solo buscan el gratis total e incluso cuanto antes salga mejor, aunque eso la verdad da para hablar en otro post.
    Sobre los sueldos si importa yo me gasto un tanto de mi sueldo en manga al mes y si fuese más alto quizás podria hacer que ese tanto subiese y comprar más manga, otra cosa es lo de los estudiantes que ahí si se cumple lo que has comentado.
    por cierto a muchos el internet les ha salvado ya que sino no podrían comprarse tanto manga como se compran p.ej librerias especializadas solo las sueles encontrar en capitales de provincia y publos muy grandes cercano al número de habitantes que pueda tener la capital, como resultado uno que no viva en la capital o en uno de esos pueblos tiene que moverse dejándose por el camino casi lo que valen los gastos de envío o más

  • etsaibat

    seria interesante saber tambien como les ha ido a los de Glenat con las ventas de manga a 3, 4 y 5 euros. por mi parte les he comprado todo lo que han sacado, desde say hello to black jack hasta lo que estan sacando a dia de hoy.
    en epocas en que los jovenes no pueden pedirle mas paga a sus padres, que bastante se sacrifican ya, hay que diversificar el dinero, y tal vez las editoriales deban poner un poco de su parte.
    si, en internet hay mucho gratis, pero nuestra aficion, y la del comic en general, es en gran medida completista, y nos gusta tener los tomos en sus estanterias, ordenaditos y apilados, rompiendonos la cabeza para conseguir meter en el minimo de espacio el maximo de colecciones….y eso con discos duros no es tan bonito

    • Railindae

      Ciertamente el público español tiene algo especial respcto a los demás y es que somos unos coleccionistas, por eso exigimos también una calidad cuando compramos, precisamente para poder diversificar todo ese dinero. Ya que no todos disponemos de ingresos propios. El apilar, ordenar y demás, por ejemplo, en italia dan 3 opciones diferentes, siendo que la opción deluxe es la normal nuestra y lo venden más caro. Pero te dan la opción de comprar un manga a 3 euros mas o menos con una baja calidad de papel. Ahí también debemos preguntarnos qué es lo que queremos y qué estamos dispuestos a pagar. Yo prefiero gastarme 20 euros(aprox.) en tres series, que porque me cueste 5 euros los tomos a los dos años estén hechos pedazos.

  • Angel

    joder es que tambien uno se animaria a comprar si bajaran un poco de precio, en Francia hay muchos titulos que no los han traducido en español que en mi caso son varios los que me gustan mucho como Hajime no Ippo, Rosario x Vampire, vamos no me he puesto a buscar titulo por titulos pero de que hay mas traducidos lo hay y encima te cuestan como 4 euros el tomo, aca te vale el doble =/

    • Probablemente si tuviesemos el mismo nº de aficionados que allí otro gallo nos cantaría con los precios, también la calidad del papel de allí es inferior a la de aquí, que aunque parezca que no eso también influye en el precio

      • Pero es que en Francia no se reduce solo al manga. Series completas de anime en su lanzamiento por 20€. Y aquí Selecta no hace mas que sacar re-ediciones del material que tiene publicado, Saint Seiya y Evangelion es a lo máximo que veremos en novedad. ¿Cuanto hace que no saca una licencia de algo realmente novedoso?
        Eso por no hablar de cuanto te cuesta la broma.

        • Railindae

          Y aún así, Selecta te intenta poner precios más o menos asequibles. Pero partimos de un problema base en cuanto al manga, aquí está visto como una moda, no está completamente asentado. Eso no pasa por ejemplo en Cómic americano, aquí tenemos prácticamente todo lo principal que sale en USA de DC por decir alguno y los precios al cambio a dólares es el mismo. Eso se explica que haya un mercado. En ese sentido, al negocio del manga todavía le quedan unos años antes de asentarse y poder ir más allá de una moda. Norma lo está intentando, ahora nos falta tener dos o tres más como Norma.

        • chibisake

          Yo discrepo y mucho en que Norma esté intentando ir más allá de una moda, porque lo que precisamente hace es licenciar más y más series de moda y de sus autores de éxito, aprovechando que estas series dan pasta (cosa lógica desde el lado del empresario), pero hay que tener en cuenta que todo aficionado al shonen acaba madurando, y este en su etapa joven o adulta, se acaba encontrando con que apenas tiene material con el que disfrutar.

          Manu, por curiosidad más que nada, me gustaría ver algún ejemplo de serie completa (que sea novedad en el país) que salga a 20 euros, en serio, porque en Francia el anime de lanzamiento suelo verlo bastante caro (creo que días atrás puse el ejemplo de Summer Wars, película con libreto y 2 discos, a 50 euros).

          Luego el tema del cómic americano (¿por qué se excluye al europeo? XD) que dice rai, sí, tienen más o menos los mismos precios aquí que allí (y a la larga sale mucho más caro que el manga) pero es porque los materiales son los mismos. Sin embargo, en Japón el papel que tienes es reciclado, aquí, han sido los propios usuarios quienes, a golpe de queja, justificada o no, han hecho que tengamos las mejores ediciones manga en todo el mundo, y esas cosas se pagan. Lo gracioso es que ahora se quejen por los precios, cuando es lo que el público ha estado demandando. Si la gente hubiera comprado los manga de Planeta a 5-6 euros con calidad UK-USA (calidad de papel mayor a la japonesa y precios aproximados) en lugar de quejarse, otro gallo cantaría ahora mismo.

          Y por mucho blanco que se pida, el papel acaba amarilleando tarde o temprano.

        • Selecta pone esos precios en su stand para reventarlos y comerse a la competencia en los salones. Pero vete a comprar las mismas ediciones a la FNAC. Que me parece bien, que hagan lo que quieran, pero no es el precio que han marcado originalmente y claro, así no se puede competir.

          Sobre lo de Francia, realmente no se que series licencian y que no, me lo comentaron unos amigos que fueron a la Japan Expo, se quedaron alucinando pepinillos.
          Pero vaya, que da igual, aquí no vamos a ver nuevas series en mucho tiempo. Solo podemos rezar a que Luk traiga algo para que lo emitan en algún canal (de verdad quiero que logren colar Reborn).

        • chibisake

          Seguramente los precios de la Japan Expo se debieran a los mismos motivos que expones con el Salón del Manga xD

          No obstante, revisando el otro día vi buenos precios en ALGUNA QUE OTRA serie, pero en plan “pack ultraeconómico de una serie con 2342342 ediciones previas vendidas”.

          Lo último que comentas, sin embargo, es bien cierto, aunque este año, con lo de Ghibli y con Colorful, no me puedo quejar. El problema es que aquí muy poca gente consume el anime que te hace pasar por caja, salvo con los 3 clásicos: DB, SS y EVA.

  • shin

    Voy a dejar mi opinión.

    No me creo a los de mangaline. Nunca me los he creido, no lo haré ahora. Dudo que vendiesen bien. Y luego, eso de que estaban bien expuestos sus tomos y los de glénat no? No tiene ninguna lógica. Los de los grandes almacenes llegan, lo colocan todo en las estanterías, y no separan a ver qué es de una editorial u otra. Y lo digo con conocimiento: en Alcampo de Granada, trajeron tomos de Glénat, Mangaline, Planeta. Todo era un caos. Mezclado todo con libros infantiles, tomos sueltos (te podías encontrar tomos 22, 23 y 24 de City Hunter, y nada más de esta serie), etc.

    Luego, en Carrefour Planet, al menos en Granada, hay un apartado MUY considerable de manga. Muchísimos tomos, algunas series completas. De todas las editoriales. No me parece precisamente pequeño, la verdad. Eso sí: lo trajeron todo, incluyendo últimos tomos recién salidos del horno de editoriales como Norma (como el último bakuman), pero ya está abandonado. ¿La razón? Dudo que venda. Y mucho.

    La diferencia con Francia, es que allí SIEMPRE ha ido bien. Es el país donde existe mayor cultura comiquera, y ahí está la diferencia. Estoy convencido que la situación actual les ha afectado, pero en España, no nos engañemos, NUNCA ha ido bien. Si incluso series como Naruto eran duplicadas o triplicadas en venta en Francia… Se vendía lo suficiente como para editar series completas, pero muchos no se quieren enterar de que en España en definitiva han sido 4 gatos los que han comprado.