Shigeru Mizuki: “La central nuclear de Fukushima ya daba miedo hace 32 años”

Uno de los grandes maestros del manga de horror, Shigeru Mizuki —Kitaro— ya alertaba allá por 1979 de lo que podría ocurrir en la central nuclear de Fukushima. Fue...

Uno de los grandes maestros del manga de horror, Shigeru MizukiKitaro— ya alertaba allá por 1979 de lo que podría ocurrir en la central nuclear de Fukushima.

Fue hace 32 años, en la Asahi Graph, revista que hoy en día no se publica, cuando Mizuki mostraba, a través de ilustraciones, a unos trabajadores luchando en el interior de la central nuclear de Fukushima para contener una fuga de material radioactivo provocada por una deficiente gestión de la planta.

Ahora estas ilustraciones han sido publicadas por primera vez en un libro titulado Fukushima Genpatsu no YamiLa oscuridad de la central nuclear de Fukishuma—, que puede encontrarse desde el 19 de agosto en tiendas.

Las ilustraciones pudieron verse por primera vez en los números del 26 de octubre y 2 de noviembre de 1979 en las páginas interiores de la Asahi Graph. Este lanzamiento tuvo lugar el mismo año que el accidente de Three Mile Island ocurrido en Estados Unidos. Por aquel entonces, la colección de imágenes fueron tituladas Paipu no Mori no Horosha.

Los dibujos de Mizuki se acompañan con textos escritos por Kunio Horie, un autor desvinculado del género de la ficción que, haciéndose pasar por un trabajador subcontratado, logró infiltrarse en la central de Fukushima, logrando ver de primera mano lo que allí ocurría. Horie también tiene publicado un libro titulado Genpatsu Jipushi, basado en  sus experiencias dentro de la central.

Antes de comenzar a trabajar en las viñetas, Mizuki visitó la planta de Fukushima junto a Horie para ver cómo era por fuera. Inspirándose en lo que Horie le contaba, el mangaka dio rienda suelta a su imaginación para recrear los escenarios del interior de la planta.

Una de sus ilustraciones muestra a trabajadores que, con palas, intentan quitar con el lodo que se ha acumulado en el fondo de uno de los tanques, para introducirlo después en cubos.

A través de estas detalladas viñetas sobre la vida en el interior de una planta nuclear se respira tensión y un ambiente sofocante.

Lo que dibujé hace 32 años cayó en el olvido, pero las centrales nucleares dan miedo”. Comenta el maestro Mizuki.

Fuente: Asahi