Glénat continúa ‘Takemitsu Zamurái’

Hace poco más de una semana, Joan Navarro hablaba sobre la situación que vivía un manga de la talla de Takemitsu Zamurái, obra de Issei Eifuku y Taiyou Matsumoto,...

Hace poco más de una semana, Joan Navarro hablaba sobre la situación que vivía un manga de la talla de Takemitsu Zamurái, obra de Issei Eifuku y Taiyou Matsumoto, en España. También ofrecía datos de lo “bien” que vendió el primer tomo, pero lo mal que lo hicieron los otros tomos publicados. En ese momento se habló de aplazamiento, y en ningún momento de cancelación.

Ahora, nuevamente en su blog personal, Navarro comenta que, empujados por los ánimos de los lectores, Glénat ha logrado un acuerdo con la editorial Shogakukan para continuar esta atípica obra. Eso sí, de momento no hay fechas establecidas para el próximo volumen, el número #04 de un total de #08.

Si os mostrábais reacios a haceros con la obra por su posible cancelación, ya no tenéis nada que temer. Glénat la finalizará sin problemas. Como consumidor de este manga solo puedo mostrar mi enorme gratitud hacia Glénat España.

Un humilde barrio de trabajadores de Edo está perplejo por la llegada de un nuevo vecino. Sôichirô Senô es un rônin -un samurái sin señor- por demás extraño. En lugar de la tradicional katana de acero lleva una de bambú, y dedica sus días a vagar por las calles y contemplar la naturaleza.

¿Quién es Sôichirô Senô?, se pregunta todo el barrio, mientras sus días se complican por la llegada de un joven aristócrata con tendencias violentas y una serie de asesinatos de prostitutas que la policía no logra controlar. Sólo Kankichi, un niño que pronto se convierte en el mejor amigo del curioso samurái, sabe algo más. Él es el único que puede ver el demonio que Sôichirô Senô lleva dentro.

Gracias a Azuleto por el aviso.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.