Análisis: ClaDun x2

El 7 de septiembre de 2011 fue la fecha escogida por Nippon Ichi Software of America para el lanzamiento en el PSN europeo de uno de sus videojuegos más...

El 7 de septiembre de 2011 fue la fecha escogida por Nippon Ichi Software of America para el lanzamiento en el PSN europeo de uno de sus videojuegos más recientes: ClaDun X2. Exclusivo para PSP, este Dungeon Crawler desarrollado por System Prisma trae recuerdos de los juegos de la vieja escuela, debido especialmente a sus apartados visual y sonoro, de corte retro.

Secuela de ClaDun: This is an RPG, el nuevo título hereda casi todas las bondades y defectos del primero, aunque sacrifica la historia para dar énfasis a la acción. Además, posee un mayor número de profesiones y de círculos mágicos —con los que formar un equipo de batalla—.

ClaDun x2 comienza con la opción de crear un personaje, ya sea desde cero o eligiendo de entre varias plantillas disponibles. Acto seguido, el jugador deberá elegir una profesión, cada una con sus ventajas y desventajas, sus atributos, sus armas y sus habilidades únicas. Una vez terminado este proceso, veremos cómo el protagonista se adentra en el mundo de Arcanus Cella, el cual, según dicen, no tiene salida. Todo aquel que se atreva a pisar este mundo, jamás podrá regresar a casa. La “buena” noticia es que el resto de los días pueden emplearse explorando mazmorras, derrotando enemigos, subiendo de nivel, renaciendo, y recogiendo todo el botín posible, ya que se dice que uno puede escapar de este encierro eterno superando todas las mazmorras escondidas en Arcanus Cella.

Una historia sencilla que a lo largo del juego se muestra a cuentagotas y, como ya se ha comentado, toma un papel muy secundario para darle protagonismo a la acción. El jugador irá aprendiendo nuevos detalles sobre la historia mientras avanza en la partida y charla con los NPC. En ocasiones tendremos unas charlas aderezadas con un toque de humor negro, pero la narrativa nunca será una clara protagonista.

Aprovechando su apartado gráfico de 16-bits, System Prisma permite personalizarlo casi todo en este juego, salvo los escenarios, los artefactos y los enemigos. Tanto el protagonista como los acompañantes pueden ser diseñados, pixel a pixel, por el jugador, así como las armas que estos lleven y el resto del equipo —escudo, traje—. También se puede asignar un estereotipo de personalidad a los personajes y establecer lazos afectivos entre unos y otros. La música también se puede personalizar, pudiendo crear melodías que sonarán en las mazmorras. Otra opción es la de poder ver el texto pixelado o difuminado, así como escuchar la banda sonora normal o su versión de 16-bits. Todas estas opciones, pese a ser algo estético que no llega a afectar a la jugabilidad, le da un toque personal.

Cuando estamos creando un personaje, ya sea el protagonista o uno de los secundarios, se nos dará a elegir un total de siete profesiones diferentes: guerrero, mago, santo, guardián, guardabosques, comerciante, y espadachín-mago. Más adelante, se desbloquearán otras tres clases: Dragón —caballero—, ninja y chamán. Es importante crear un número abundante de compañeros —durante las primeras horas de juego con 3 o 4 bastará—, ya que estos formarán parte del equipo tras ser colocados en un círculo mágico —magic circle—.

Las batallas son en tiempo real, y dentro de una mazmorra el personaje protagonista puede atacar, defenderse, saltar, deslizarse tumbado por el suelo y usar magia o técnicas especiales, según la profesión. El jugador maneja a un solo personaje, el resto, pese a que forman parte del equipo, son personajes de apoyo. Progresivamente, el nivel de dificultad de las mazmorras irá aumentando. Hay ocasiones que la curva de dificultad se empina tanto hacia arriba, que nos veremos obligados a visitar ran-geons o tri-geons, mazmorras aleatorias con su propio sistema de exploración y con gran número de niveles que nos permiten subir rápidamente nuestros atributos y obtener mejor equipamiento. También es vital ir alternando de personaje durante la partida para poder mantener un equipo robusto. Por lo general, en la última planta o nivel de cada mazmorra, espera un enemigo de considerable tamaño, e incluso algunas poseen una segunda criatura de mayor poder que permanece oculta.

Los círculos mágicos son la clave para salir victorioso de una mazmorra y poder subir adecuadamente de nivel. Cada círculo mágico muestra un mapa con el protagonista en la parte central, el cual se encuentra rodeado de varios círculos enlazados a distintas celdas. En estos círculos se van colocando los personajes secundarios, quienes protegerán con su vida al personaje principal durante la travesía a lo largo de las mazmorras y le otorgarán distintos bonos de estado, como incremento de ataque, magia, maná, experiencia, defensa… Estos bonos se consiguen colocando accesorios, conocidos como artefactos, en las celdas compatibles, las cuales van enlazadas a un personaje. Una vez muerto en batalla un personaje secundario, el protagonista deja de recibir todos los bonos que este le proporcionaba. Cada profesión tiene su propio listado de círculos mágicos.

Por último, cabe mencionar los puntos de fama. Estos se adquieren rompiendo los distintos récords de tiempo que hay en cada nivel de cada mazmorra. Los puntos de fama sirven para ir desbloqueando distintas opciones extra.

En resumen, ClaDun x2 no ofrece una historia realmente profunda, más bien parece un simple adorno, pero en cambio ofrece un dungeon crawler con infinidad de posibilidades, niveles y personalización. A un precio de 19.99€, el jugador podrá superar tranquilamente las 50 horas de juego, por lo que la inversión está más que justificada. Eso sí, quizás a los que hayan jugado al primer título, ClaDun: This is an RPG!, les sepa un poco a más de lo mismo.


Título: ClaDun x2
Plataforma: PSN —PSP—
Desarrolla: System Prisma
Distribuye: NISA
Título en inglés
Precio: 19,99€

NISA


NISA es una subsidiaria de Nippon Ichi Software que brinda a occidente numerosos videojuegos RPG, como Disgaea o la franquicia Atelier.





Colección de artículos destacada

Colección de reseñas destacada