Posible fin de las malas adaptaciones americanas del manga y el anime

A través del diario Asahi he dado con una más que interesante noticia. Una compañía llamada All Nippon Entertainment Works, respaldada por el gobierno, velaría por las licencias japonesas del...

A través del diario Asahi he dado con una más que interesante noticia. Una compañía llamada All Nippon Entertainment Works, respaldada por el gobierno, velaría por las licencias japonesas del anime, juguetes, manga y otros para venderlas a productoras americanas. Pero su trabajo no acabaría aquí, sino que velará porque un porcentaje de los beneficios de estas adaptaciones regresen a Japón, y no sólo eso, sino que guiarán a las productoras de Hollywood para realizar un buen guión y escoger al director y actores adecuados. De llevarse a cabo de manera efectiva, podría ser una muy buena noticia para quienes disfruten de las adaptaciones a imagen real cargadas de efectos especiales.

A continuación podéis echar un vistazo al texto traducido:

Una nueva compañía respaldada por el gobierno japonés está en trámites para comprar los derechos de manga, anime, juguetes y otros productos para vendérselo después a productoras de Hollywood.

All Nippon Entertainment Works Co., que ha recibido 6 mil millones de yenes por parte de Innovation Network Corp. of Japanempresa financiada al 90% por el gobierno japonés—, iniciará la adquisición de los derechos a lo largo de este mes. Invertirán 3 mil millones de yenes para, en tres años, adquirir los derechos de 10 productos y que estos sean adaptados como películas de imagen real.

Hollywood ha adaptado numerosas películas y series animadas y de imagen real japonesas. Como ejemplo Los siete magníficos, de 1960, un remake de Los siete samuráis de Akira Kurosawa; ¿Bailamos?, de 2004, adaptación de la japonesa Shall We Dance?, y obras que conoceréis mejor como Godzilla, The Ring, Transformers y Dragon Ball Evolution, entre otras.

All Nippon Entertainment Works, fundada a finales del pasado mes, tiene como propósito garantizar que los beneficios económicos de estos nuevos remakes comiencen a fluir hacia Japón.

En el pasado, los japoneses en posesión de los derechos de las obras vendían sus intereses a productoras de occidente y, cuando estas películas se convertían en un éxito, no siempre recibían parte de las ganancias recaudadas.

Otro de los objetivos de All Nippon Entertainment Works es, además de ceder los derechos, guiar a las productoras norteamericanas sobre el guión y la selección de directores y actores.

La película americana de Transformers, la cual ha podido recaudar unos 2 billones de yenes, incluyendo ventas por merchandising, está inspirada en los juguetes producidos por la compañía japonesa Takara Tomy. Sin embargo, los derechos de producción de la película en Norteamérica fueron otorgados a la americana Hasbro Inc.

Los beneficios que Hasbro ha podido tener con las ventas de merchandising por esta película ascienden a 600 millones de dólares en el año fiscal 2009. Takara Tomy sólo recaudó 15 mil millones de yenes.

Keita Sato, vicepresidente de Takara Tomy comenta: “En aquellos tiempos no teníamos los conocimientos suficientes como para hacer uan película inspirada en el juguete. No podíamos arriesgarnos a invertir en la película”.

Takara Tomy, que ahora tiene como objetivo realizar una película inspirada en Gatchaman, planea asociarse con All Nippon Entertainment Works y con Mitsubishi Corp. 

Las exportaciones por parte de la industria cultural de Japón, promovidas por el gobierno y los organismos de comercios bajo la marca “Cool Japan”, han servido para recaudar unos 4.5 billones de yenes en 2009.

El gobierno quiere aumentar esa cifra a 17 billones de yenes en 2020, y puede que All Nippon Entertainment Works juegue un papel clave.

Estados Unidos está falto de nuevas ideas, y en Japón hay obras ampliamente conocidas y originales. Japón tiene la mayor reserva de este contenido en todo el mundo“, comenta Tetsuya Fujimura, presidente de la compañía Filosophia, con sede en Tokio, quien se encuentra promocionando el manga Golgo 13, Pluto y otros para su adaptación a la imagen real en los Estados Unidos.

Texto original de Harunori Maroyama, periodista del diario Asahi.

La labor de All Nippon Entertainment Works podría ser vital para lograr adaptaciones más coherentes y respetuosas hacia la obra original, y con un guión y director de calidad. No obstante, habrá que ver resultados primero antes de decir nada, no vaya a ser que esta compañía, por lo único que esté velando realmente, sea por los bolsillos de la industria japonesa.




  • Kohii

    Jaja. Qué hipocresía es esta. Los productores japoneses fueron los mismos que jodieron el primer doblaje de One Piece cuando le quitaron a 4Kids los derechos de elegir a los actores.
    Ahora, ¿quieres velar por los bienes de su industría y ver que Hollywood haga buen trabajo? Pero en realidad, casi TODAS las películas live-action basadas en manga y anime han sido malas. Las adaptaciones americanas y las japonesas. Sin ir muy lejos, veamos la película de Gantz. Fue decente… si es que no has leído el manga original. Le quitaron toda la corrupcion moral y fanservice que tiene el manga. Vampire Girl vs. Frankenstein Girl? Mediocre.

    En fin, si All Nippon Entertainment se va a preocupar por algo, será para que no vuelvan a ocurrir fiascos como lo que paso con 4Kids y los ingresos que les estaban ocultando a las compañías japonesas. O que compañías ineptas como Tokyopop se esfuercen más en hacer traducciones decentes y no cambien sus títulos por otros más estupidos (“Karin” a “Chibi Vampire”, o “Working!” a “Wagnaria!”)