Análisis: Puddle

Analizamos Puddle, un videojuego disponible en PSN y XBLA donde nuestro protagonista será un pequeño charco líquido.

La desarrolladora Neko Entertainment y la distribuidora Konami nos traen Puddle, un videojuego de puzles y plataformas donde nuestros protagonistas serán todo tipo de sustancias líquidas que tendrán que hacer frente a varios entornos hostiles ambientados en laboratorios, cloacas, la madre naturaleza y otros niveles. Un juego muy intuitivo cuyo concepto se capta nada más comenzar la partida, y con niveles que supondrán todo un reto a los jugadores.

Puddle nació como un proyecto basado en las físicas realizado por seis estudiantes. Finalmente, acabó resultando ganador en su categoría en el Festival Independiente de Juegos GDC 2010, captando la atención de Konami, quien lo distribuye en las plataformas digitales Xbox Live Arcade de Xbox 360 y PlayStation Network de PlayStation 3.

La mecánica de juego de Puddle es realmente fácil de comprender, tan solo con jugar los primeros segundos de juego uno capta su esencia y el objetivo de cada nivel. Nuestro protagonista será una cantidad determinada de líquido, aunque no lo manejaremos a él, sino al escenario, el cual inclinaremos hacia un lado a otro para que el fluído discurra hasta la meta. Tendremos ante nosotros todo tipo de líquidos, desde café hasta aguas residuales o abono, cada uno con sus propias características. Incluso llegaremos a transportar sustancias líquidas que prenden fácilmente con el calor, se ralentizan con el frío o que explotan tras un fuerte impacto, por lo que deberemos no solo ser habilidosos, sino también prudentes. Junto a estas características únicas de cada tipo de fluído, también deberemos trabajar con la fricción y la inercia, perfectamente implementadas en el juego.

La idea de cada nivel en Puddle es la de llevar al curioso protagonista desde un punto A hasta un punto B, aunque para poder completar con éxito el nivel se nos exigirá mantener a salvo cierto volumen del líquido.

Al tener el entorno bajo control, este cobra gran importancia dentro del juego. Puede, bien servirnos de ayuda para hacer llegar el líquido hasta su destino de la manera más rápida posible, o bien ser la trampa más “mortífera” para nuestro protagonista. No en vano, muchas veces tendremos que repetir el nivel tras ver cómo el líquido se esfuma al verterse sobre una trampa colocada en un sitio estratégico. Incluso habrá veces que nosotros mismos seamos nuestro propio enemigo, al inclinar demasiado el terreno y provocar que algunas gotas se queden atrás y se pierdan, y haciendo justo lo contrario podríamos hacer que el líquido no pudiera hacer frente a un determinado salto.

La versión para PlayStation 3 incluye la opción de usar los controles del mando o incluso usar PlayStation Move.

Los niveles son bidimensionales, con un diseño sencillo pero visualmente bonito, e incluso podrán desbloquearse otros diseños bastante curiosos. Podremos viajar a través de tuberías, laboratorios, plantas, e incluso el propio cuerpo humano. Que tanto el concepto del juego como su diseño sean sencillos y fáciles de entender no significa que el nivel de dificultad del juego en  lo sea, de hecho tiene una dificultad media que va en aumento conforme avanzamos a través de distintos niveles. Son precisamente las últimas fases las que se convierten en un desafío, y jugarás con ventaja si la física y la química son lo tuyo. Habrá que prestar mucha atención a las físicas, la velocidad, la gravedad e incluso las propiedades del líquido.

En varias ocasiones tendremos que estar reiniciando una y otra vez el nivel, dada la dificultad de este pese a que la mayoría se completan rápido con la destreza adecuada. Esto no debería ser una pega para los amantes de este género de juegos, pero lo que sí que puede llegar a ser molesto son los tiempos de carga, que aunque no son prolongados, se hacen notar.

Si algún nivel se te resiste, el juego te permite darle a la opción de “llorar”, lo que hará que saltes directamente al siguiente. Existe un número limitado de “lloros”.

Conforme se supere cada nivel, se dará una calificación basada en la velocidad con la que este haya sido completado y la cantidad de líquido restante. Se nos darán las siguientes valoraciones, de mayor a menor: Au, Ag o Cu, es decir, oro, plata y cobre. Ganando medallas de oro permitirá desbloquear objetos en el modo Laboratorio del juego, donde podrás experimentar con varios líquidos y objetos.

Conclusión

Puddle es un juego muy interesante donde, inclinando cada uno de los niveles hacia un lado u otro, deberemos desplazar cierta cantidad de líquido hasta llegar a la “meta”. Nos las veremos con distintos tipos de líquidos, cada uno con sus propias características, y en los niveles, de corta duración, tendremos que hacer frente a numerosas trampas. Las físicas, la fricción y otros elementos clave del juego están implementados de manera perfecta. Niveles desafiantes. Como puntos negativos tenemos lo breves que son los niveles y el juego en general, y los tiempos de carga, pero es un título bastante interesante. Estaría bien que en un futuro pudiéramos ver este título en consolas como Nintendo 3DS y PS Vita, ya que son plataformas ideales para este tipo de juegos.

Ficha

Título: Puddle
Plataforma: PSN —PlayStation 3—, XBLA —Xbox 360—.
Desarrolla: Neko Entertainment
Distribuye: Konami
Título en castellano
Precio: 9.99€ / 800 Microsoft Points
Web Oficial




Colección de artículos destacada

Colección de reseñas destacada