Análisis: ‘Ninja Gaiden 3’

Análisis de Ninja Gaiden 3, la nueva obra del Team Ninja que ofrece una historia más elaborada y una acción de lo más intensa.

En 2010, el joven Yosuke Hayashi, presidente del aclamado Team Ninja, desvelaba que Ninja Gaiden 3 supondría un nuevo reinicio de la saga a nivel global. Ya ocurrió tras pasar de la generación de los 8 bits a los 16 bits, y de los 16 bits a las 3D. Ahora, tras la marcha de Tomonobu Itagaki, creador de los dos anteriores Ninja Gaiden para Xbox y Xbox 360, el equipo de desarrollo japonés decidió tomar un nuevo rumbo con tal de respetar al autor y sus creaciones, por lo que se adentró en el desarrollo de una nueva entrada en la franquicia que poseyera un nuevo espíritu pero que mantuviera la esencia de los anteriores trabajos. La misión del Team Ninja: ponernos en la piel del asesino, presenciar las consecuencias de sus actos y desenmascarar sus sentimientos y motivaciones.

Acercamiento a los orígenes

Terroristas toman el control de la ciudad de Londres y mantienen preso al Primer Ministro como rehén. Solo piden una cosa: la presencia de Ryu Hayabusa. El ninja se dirige al encuentro con el líder de estos terroristas, un alquimista que se hace llamar el Regente de la Máscara, quien aprovecha para batirse en duelo con el protagonista. Al final de la batalla, el Regente desaparece no sin antes invocar El Peso de la Muerte, una maldición de origen eslavo, sobre Hayabusa y su espada del dragón.

Si en Ninja Gaiden 2 para la Nintendo de 8 bit la espada del dragón sirvió para salvar la vida de Irene, en esta entrega hará que el ninja sienta en sus propias carnes el dolor y sufrimiento de todas aquellas vidas a las que ha puesto fin, mientras se dirige en busca de este terrorista que amenaza con poner fin al mundo tal y como lo conocemos hoy en día. Hayabusa solo tiene siete días para evitar la destrucción de la Tierra, los mismos días que el Dios cristiano tardó en crearlo.

Como podéis comprobar, la historia tiene un sabor a la vieja escuela: terroristas en busca del héroe, político secuestrado y el destino del mundo en manos de una sola persona. Una historia la mar de noventera que se debe ni más ni menos que al guionista Masato Kato, quien trabajó en los dos primeros Ninja Gaiden de la Nintendo de 8 bit. También trabajó en el guión de Chrono Trigger y Final Fantasy VII, entre otros grandes títulos.

Los fieles seguidores de la franquicia desde la época de los 8 bit han de prestar atención desde el comienzo hasta el final del juego, ya que se incluyen numerosos guiños a varios de los títulos de la franquicia.

En Ninja Gaiden 3, la historia está más trabajada y tiene más peso sobre el juego que en los dos anteriores títulos, donde figuraba como un ligeroa compañante, y si bien contaremos con momentos realmente interesantes gracias a que trata varios temas a la vez, hay otros muy flojos que se desarrollan con tal rapidez que no se llega a explicar coherentemente lo que ocurre y el jugador. Lo mismo ocurre con algún personaje concreto, que se presentan de manera impactante ante el jugador para luego acabar desapareciendo al poco tiempo. En resumen, el desarrollo y nivel de la historia es aceptable, mejor que en las anteriores entregas, pero quizás lo más importante es que en ningún momento pone en compromiso a la acción, uno de los pilares de la franquicia.

¡Cómo pasa el tiempo! ¿Verdad, Hayabusa?

A lo largo de la aventura seremos testigos del tormento de Hayabusa, tanto en las cinemáticas como en la parte jugable, aunque lo cierto es que el juego no siempre consigue conectar con el jugador para transmitirle el tormento que el ninja está viviendo. En algunos momentos nos veremos forzados a arrebatarle la vida a algún enemigo que implora por su vida —o bien le exige a Hayabusa que acabe con ella—, una secuencia bañada de sangre que nos transmite al detalle lo que ha de afrontar el protagonista. En este tipo de secuencias interactivas, o QTE, nos aparecerán los habituales mensajes donde se nos indica los botones a pulsar en cada momento, los cuales siempre pueden desactivarse desde el menú de opciones de juego.

Lo que Ninja Gaiden 3 ofrece

Ninja Gaiden 3 supone un nuevo cambio de género en la franquicia, esta vez saca un pie del género hack ’n slash para ponerlo dentro de lo que llamaríamos slash ’em up, es decir, una mezcla de este género con el beat ’em up para adquirir un sabor arcade aplicado a las actuales tecnologías.

Este cambio ha supuesto que algunos elementos característicos de anteriores juegos se simplifiquen en busca de nuevo público y que otros se hayan trabajado mucho más para ofrecer una experiencia gratificante a los fans. Por ejemplo, puntos de control permisivos, Hayabusa cuenta con un arsenal más reducido de armas, estando a su disposición hasta tres espadas, los shuriken, el arco, la guadaña y las garras —estas dos últimas disponibles por DLC—, las cuales no se pueden subir de nivel, un solo ninpo y ausencia de objetos de curación, así como la tienda de Muramasa.

A favor, batallas más intensas, una cámara mucho más pulida que beneficia a la inmersión del jugador en la acción, 60 fps estables, una IA enemiga mejorada, y subida de nivel y mejora de habilidades en el modo Sombras del Mundo, que permite jugar a misiones en modo un jugador o cooperativo online y el modo Batalla de Clanes, donde hasta ocho jugadores se verán envueltos en una refriega en busca de la sangre del clan rival. Otro elemento que se conserva y que es de importancia para los jugadores más experimentados es el Cine Ninja, que permite grabar en vídeo los movimientos y combos ejecutados en cada nivel.

Dos botones serán necesarios para realizar ataques —uno para ataques débiles y rápidos y otro para ataques fuertes y lentos—, uno para lanzar shuriken, otro para deslizarse sobre el suelo —nos permite, bien esquivar ataques, bien provocar que el enemigo baje la guardia—, uno para el salto, otro para que la cámara enfoque hacia donde te has de dirigir y los botones de apuntar con el arco, disparar flechas explosivas y centrar cámara. Pese a que los ataques se realizan solamente con dos botones, desde el comienzo de la partida dispondremos de una ingente cantidad de combos a realizar.

Dos técnicas especiales acompañan a Hayabusa a lo largo de la aventura. Uno es el ninpo, que resultará familiar a los veteranos. Esta vez dispondremos de un solo ninpo durante todo el juego, que servirá para invocar a un dragón de fuego que elimine a todos los enemigos de la pantalla y restaure la salud del protagonista. Este podrá ejecutarse solo y cuando la barra de Ki esté llena al 100%. Esta barra se irá recargando conforme ataquemos a los enemigos. La otra técnica especial es totalmente nueva. Tras acabar con unas cuantas vidas, el brazo del protagonista comenzará a emitir un aura de color rojo, es entonces cuando puede ejecutarse para acabar con varios enemigos en pantalla. Si bien al comienzo del juego tan solo se puede acabar con tres rivales, más adelante, conforme vayamos adquiriendo nuevas espadas, el número de víctimas irá en aumento.

Respecto a la IA enemiga, tendremos en todo momento a grupos de adversarios que intentarán hacer todo lo posible por acabar con la vida de Hayabusa. Mientras unos se acercan al combate cuerpo a cuerpo, otros atacarán desde la distancia, esto teniendo en cuenta que cada tipo de enemigo tiene una conducta de comportamiento distinta. Generalmente, en los modos de juegos difícil y maestro, los enemigos son realmente agresivos, y en alguna que otra ocasión encadenarán varios ataques especiales que, si nos cogen desprevenidos, nos obligarán a reiniciar la partida. He aquí el motivo de que el ninpo cure la salud de Hayabusa, ya que en algunas batallas habrá que saber administrar los dos ataques especiales para salir airosos. Usarlos en el momento menos indicado se traduce en una crónica de una muerte anunciada. He aquí el motivo de que los objetos consumibles y otros ninpo sean totalmente innecesarios en esta entrega.

No se echan en falta los desmembramientos de Ninja Gaiden 2 en cuanto a experiencia de juego se refiere la cosa. Cuando algunos enemigos quedan moribundos, si no se les remata con una obliteración, pueden contraatacar por sorpresa e inmolarse para reducir drásticamente la salud de Hayabusa. Otros, sin embargo, cuando vean su salud muy reducida, entrarán en furia para realizar ataques más poderosos.

Los jefes finales de cada nivel son otro de los elementos clave de la franquicia. Tendremos que hacer frente a todo tipo de enemigos: helicópteros, agresivos dinosaurios que van adquiriendo una piel metalizada, dioses incompletos, demonios titánicos, grandes mecha con forma de dragón y el propio Regente de la Máscara, entre otros. Quizás estos enemigos finales no sean en conjunto tan impresionantes a nivel visual como en anteriores entregas, y las continuas batallas contra el Regentecuatro en total, si no me equivoco— hagan un poco pesados los finales de cada nivel.

Podremos guardar la partida en medio de cada nivel siempre y cuando logremos avistar a nuestro fiel halcón, que aguardará paciente para que hagamos uso de su ayuda. En algunas batallas, si se presta atención, podremos incluso escuchar y ver la sombra de este compañero, vaticinándonos que, una vez acabada la oleada de enemigos, él estará esperándonos.

Además de la acción, Ninja Gaiden 3 cuenta con muy leves dosis de plataformeo: escalar paredes como en los clásicos, ascender a plataformas superiores saltando entre dos muros, cruzar de un lado a otro de la pantalla agarrado a una cuerda, etc. Si bien en el modo Historia y las misiones no merecen nuestra atención, en el modo online adquieren un factor estratégico.

Respecto al apartado gráfico, superan lo ya visto anteriormente. Tenemos un modelo de Hayabusa realmente trabajado, quizás los personajes secundarios flojeen un poco más. Respecto a los enemigos, el juego ofrece un amplio abanico de modelos. Algunos escenarios son más simples, especialmente aquellos ambientados en escenarios de interior, pero otros, como Londres o Japón, están muy trabajados. En general las texturas y los efectos están muy bien logrados, siendo en este campo uno de los trabajos más destacables que han sido desarrollados para Tecmo Koei. Detalles como las manchas de sangre sobre el enemigo, los escenarios y Hayabusa logran enfatizar la violencia y la acción del juego. Además, Ninja Gaiden 3 logra alcanzar los 60 FPS estables, siendo necesario para ello instalar los datos de juego en la consola. No obstante, el apartado gráfico en ningún momen

La música logra acentuar los momentos de acción. A Hero Unmasked destaca de entre el resto de canciones. Los personajes cuentan con actores de doblaje de renombre, tanto en el doblaje inglés como en el japonés, y los comentarios de los enemigos durante la batalla ayudan a obtener una experiencia de juego mucho más satisfactoria.

Sombras del Mundo

Los chicos del Team Ninja han trabajado en un sistema de misiones ninja similar al de Ninja Gaiden Sigma 2 que permite partidas en solitario y en cooperativo online. Con nuestro propio ninja personalizado podremos adentrarnos, en principio, en diez misiones que irán en aumento cuando vayamos superándolas. Cada vez, estas pruebas comenzarán a ser más complicadas. Nuestro objetivo aquí es acabar con oleadas de enemigos que en varias ocasiones terminarán por presentarnos un jefe de nivel. Algunos de los rivales proceden de anteriores Ninja Gaiden, todo un gesto por parte del equipo de desarrollo. De lo más interesante y adictivo que posee el juego.

En la Batalla de Clanes también usaremos a nuestro ninja personalizado para adentrarnos en batallas de hasta ocho jugadores donde deberemos intentar acabar con el mayor número de rivales posibles. Un modo de juego realmente divertido que nos permitirá poner a prueba nuestras habilidades a la hora de realizar combos frente a otros jugadores, o si lo preferimos podemos hacernos invisibles al ojo enemigo para acabar con la vida de cualquier incauto ninja que se nos acerque, e incluso asaltarlo por sorpresa saltando desde lo alto de una plataforma, planeando por los cielos y poniendo fin a su vida.

Cuando un enemigo va a realizarnos una obliteración, siempre se nos da la oportunidad de cancelar esta técnica enemiga. Hecho esto nuestra barra de ki irá en aumento, y si se completa podremos, bien hacernos el harakiriseppuku— para que no cuente como muerte enemiga, bien hacer un ninpo para llevarnos con nosotros a quien nos ha arrebatado la vida.

En ocasiones la partida sorprenderá a los jugadores, convirtiendo la batalla entre clanes en un todos contra todos. Gana el que más vidas se haya llevado con el filo de su espada.

El principal problema que tiene la Batalla de Clanes es el escaso número de escenarios disponibles, tres hasta el momento, aunque serán un total de cinco en breves, sumado a los escasos modos de juego.

Ambos modos cuentan con un gran aliciente: tanto las armas que escojamos —espada, garras, guadaña— como el personaje pueden subir de nivel. Al subir de nivel, superar pruebas y matar rivales adquiriremos objetos, técnicas y más de cien kanjis, incitando al jugador a jugar y subir de nivel para obtenerlos todos. Entre los objetos, algunos de los más llamativos son una máscara de demonio y una de kitsune.

Para subir de nivel es necesario adquirir experiencia, la cual se obtiene al cumplir los contratos exigidos en ambos modos. Un contrato puede ir desde matar a un enemigo al que has lanzado un shuriken hasta realizar un combo especial. Una vez completado el contrato, aparecerá uno nuevo aleatorio.

Edición europea

Tecmo Koei pone a disposición de los usuarios euopeos dos ediciones de Ninja Gaiden 3, una edición sencilla, que incluye tan solo el juego, y una edición coleccionista que se acompaña de un artbook titulado Unmask, con arte del videojuego, una banda sonora en CD Rom, figura Dual of the Unmask, demo de Dead or Alive 5, caja contenedora diseñada para la ocasión y juego Ninja Gaiden 3 para Xbox 360 o PlayStation 3.

Conclusión

Con la marcha de Itagaki, Ninja Gaiden 3 ha sabido labrarse su propia identidad regresando a sus orígenes, aunque para ello se haya reducido o prescindido de algunos elementos presentes en las dos anteriores entregas con tal de abrirse a nuevos jugones que aún no hayan catado la franquicia. Ninja Gaiden 3 suprime o simplifica elementos de los dos anteriores títulos —que ya venían siendo simplificados en el NG2— pero también añade y perfecciona otros que hacen de este, un Ninja Gaiden con mayor énfasis puesto en la acción y la historia —que cuenta con guión de Masato Kato—, una cámara mucho más pulida que en anteriores entregas, una IA enemiga realmente agresiva y modo online para hasta 8 jugadores. Un título recomendable para fans de Ninja Gaiden y quienes busquen un buen juego de acción rápida y trepidante, pero quizás no tanto para fans de Tomonobu Itagaki.

Nota: análisis realizado en base a una copia de Ninja Gaiden 3 para PlayStation 3.

Ninja Gaiden 3

PlayStation 3 / Xbox 360

Distribuye: Koch Media (ESP) ; Tecmo Koei (UK)

Desarrolla:Team Ninja

Género: Acción, Hack ‘em up

Fecha:23/3/2012

PVP: 59,99€ (sencilla) ; 99,99€ (coleccionista)

PEGI: 18

Web oficial

Lo bueno:
– Historia más elaborada que en anteriores Ninja Gaiden, no le quita protagonismo a la intensidad de los combates.

– IA de los enemigos muy trabajada.

– Cooperativo online desafiante y adictivo, batallas de clanes online muy divertidas.

Lo malo:
– Pese a estar trabajada, la historia pierde fuerza en varias ocasiones.

– Algunos jefes de final de nivel no dan la talla respecto a los de anteriores entregas.

– Poca variedad de escenarios en las batallas de clanes online.


NOTA: 8 / 10

Koei Tecmo


Noticias sobre Tecmo Koei Europe y los videojuegos que desarrolla: Dynasty Warriors, Samurai Warriors…





Colección de artículos destacada

Colección de reseñas destacada