Entrevista con Leandro Oberto, director de Ivrea

Entrevista a Leandro Oberto, hombre de carácter, de ideas claras y con mucho que ofrecer a esta industria. Hablamos con él en Deculture.

Leandro Oberto es un hombre de carácter, con las ideas claras y con mucho que ofrecer a nuestro mercado. Ha pasado por multitud de situaciones que lo han formado a él y a su editorial durante un camino que no ha sido fácil, pero que a día de hoy ha posicionado a Ivrea como la gran baza del manga en España. Hoy, os traigo una pieza en forma de entrevista con la que acercaros un poco más a esa figura del director de Ivrea y a la propia editorial, a su historia, y a sus ideales. Pasen y vean.

 

Empecemos desde el principio, ¿cómo nace esa idea llamada Ivrea y cómo llega Leandro Oberto hasta ella?

Ivrea nace a mediados de los noventa. En ese entonces yo vivía en Argentina, allí en esa época había pocas tiendas de cómics (yo era dueño de una de ellas) y poca edición local de cómics… Soy un gran amante de los cómics y sentía que lo poco que se publicaba en Argentina se hacía mal y sin ganas. Con el convencimiento de que se podría hacer mejor y desarrollar ese mercado para hacerlo similar a otros países es que vendo la tienda de cómics que tenía, pido prestado dinero a mi familia y comienzo con la editorial. En este proceso fue clave el poder contar con un viejo amigo de la adolescencia (Pablo Ruiz) como socio que se sumó al proyecto y quien fue mi mano derecha de ahí en adelante. Nos conocíamos desde nuestros tiempos de instituto en una ciudad turística de la Patagonia llamada Bariloche, nos teníamos una enorme confianza y siempre nos habíamos entendido muy bien a la hora de trabajar en equipo. El comienzo fue muy, muy duro pero, al final, salimos adelante y a partir de 1999 comenzamos a crecer muy rápidamente.

“Ivrea se llama así porque es el nombre de una ciudad italiana cercana a Torino donde pasé parte de la infancia y el lugar donde me compraron de niño el primer cómic.”

En 2001 llegáis a España, ¿cómo definirías esta travesía por el mercado español que dura ya más de 10 años?

En esa época que íbamos viento en popa en Argentina teníamos un problema bastante molesto: nosotros comprábamos una licencia para Argentina pero antes de que llegáramos a publicarlo, las librerías locales eran inundadas por saldos de esos mismos libros provenientes de editoriales españolas. Además, por las trabas burocráticas que hubo (y sigue habiendo) en Argentina al desarrollo empresarial (falta de crédito, exceso de impagos, burocracia enorme para pagar derechos, etc., etc.) se nos hacía doblemente difícil competir. Para ejemplificarlo diría que nos sentíamos como que tuviéramos que correr carreras de nado que no nos correspondían y encima nosotros con plomos atados en los pies. Pese a eso veníamos manteniendo el tipo bastante bien. Pero de viaje por España y viendo la realidad del mercado de entonces y lo poco que se publicaba de manga en esa época aquí, me puse a pensar que qué pasaría si nosotros publicáramos también en España… Por lógica suponía que si éramos capaces de competir en Argentina contra las editoriales españolas pese a tener nosotros los plomos en los pies, si nos instalábamos en España nos sucedería como a Goku cuando se sacaba el chaleco con pesos que había usado para entrenar… jajaja.

Paralelamente a eso sucedía que yo sentí que había vivido suficientes años en Buenos Aires (donde está Ivrea Argentina) y necesitaba un cambio personal. También pesaba que ya tenía un conocimiento muy amplio del mercado y contactos en España y que no tenía ningún impedimento legal para instalarme libremente en España ya que soy ciudadano italiano, país de la UE. Ya que menciono esto aprovecho para contar una anécdota: Ivrea se llama así porque es el nombre de una ciudad italiana cercana a Torino donde pasé parte de la infancia y el lugar donde me compraron de niño el primer cómic. El hecho de ser un nombre corto y recordable, y no existir la combinación Vr en español (lo que le daba un toque de exotismo y rebeldía) hizo que considerara que era la palabra adecuada para nombrar a la editorial.

Fue así básicamente que decidimos instalar una filial en España. Dejé a mi socio y amigo al mando de Ivrea Argentina y yo me vine a Barcelona y armé Ivrea España. Al principio, y tal como preveía, nos fue efectivamente magníficamente bien. Luego alrededor de 2005 comenzamos a caer (por razones que es mejor explicar en las siguientes respuestas) y ahora creo que estamos de camino a recuperar el tiempo perdido y posicionarnos de nuevo como punteros. En consecuencia, y para responder a tu pregunta, creo que puedo definir estos once años en España como una interesante concatenación de ciclos de éxitos, fracasos y turbulencias pronunciadas.

 “Hemos logrado demostrar que el manga para chicas, el shojo, es viable”

¿Qué diferencias existen entre el trabajo que habéis hecho aquí durante este tiempo y el que veníais (y seguís) haciendo en Argentina?

La diferencia más evidente es que en Argentina hemos sido determinantes para crear el mercado actual y nuestra influencia es imposible de negar en todos los ámbitos del cómic argentino. Amen u odien a Ivrea todos son conscientes de su existencia allí y les es imposible actuar sin tener que tomar en cuenta o consideración lo que nosotros hagamos, ya sea en precio, tipo de traducciones, lenguaje, formatos, distribución, tendencias etc.

En Argentina creo que hemos hecho algo a contracorriente, fuera de lo que la inercia y la lógica sugerían, y hemos logrado la existencia de un mercado donde si no hubiéramos estado nosotros es extremadamente posible que nunca hubiera llegado a haber. Argentina sin nosotros creo que tendría muchísimas menos librerías de cómics y el 80% de lo que se vendiese ahí seria seguramente importado de Mexico o España. O sea que estaría en una situación similar a la que están países como Colombia, Chile, Perú, Uruguay, Paraguay, etc.

En España, en cambio, sólo hemos sido un actor más entre muchos. Moviéndonos en torno a la primera línea pero nunca siendo todavía determinantes de forma significativa para el mercado. Aun así, y pese a ser infinitamente mas pequeños, si miro hacia atrás veo que hemos dejado ya algunas marcas puntuales en España. Hemos logrado demostrar que el manga para chicas, el shojo, es viable y hemos contribuido a evitar que se perdiera el logro más importante que consiguió el manga en España en las ultimas 2 décadas, que fue la apertura al público femenino del mundo del cómic. Antes del manga no había casi mujeres en las librerías, ahora hay. Pero un descuido y negación generalizada de la publicación de mangas para chicas hubiera hecho evaporar gran parte de ese logro. Creo que ayudamos a impedir que eso pasara. Lo otro es que vemos que hemos hecho un poco de escuela en el diseño y traducciones. Muchos maquetadores y traductores que se formaron teniendo su primer trabajo en Ivrea luego fueron emigrando a otras editoriales españolas, pero llevando su formación y métodos de trabajo. Es así como pequeñas cosas como el hacer onomatopeyas selectivas (sólo las que no se entiendan por contexto en vez de todas) en los mangas shonen o hacer aclaraciones de la traducción se fueron volviendo comunes. A lo mejor esto último no es 100% a causa nuestra, pero tengo la sensación de que tenemos bastante que ver.

 

 

A día de hoy Ivrea es la única editorial que vive únicamente de manga en España, ¿en qué consiste esa fórmula que hace que os sea rentable este modelo de edición?

No hay ninguna fórmula en especial. Yo creo que cualquiera de las demás editoriales si publicaran sólo manga también seguirían existiendo sin mayores inconvenientes. De momento no hemos visto huecos claros de mercado donde expandirnos en España con cómics que no sean manga, pero si llega el día en que eso lo veamos más claro, de seguro lo haremos.

 

Un modelo que se ha venido sustentando principalmente gracias a la edición de shojo.

No, esa es una percepción errónea. El shojo nunca ha representado más del 50-55 % de los libros/volúmenes que publicamos a lo largo de un año. Basta mirar el plan editorial. Quizás esa sensación se genera por tener el shojo muchas series cortas y tomos únicos, lo que causa una constante catarata de anuncios de series nuevas shojo, en contraste con el shonen y seinen que tienen series en general mucho mas largas. Pero si ves nuestra línea de publicación objetivamente, absolutamente nunca ha sido como la quieren pintar. Aunque, por supuesto, si tu porcentaje de shojo es el 55% y el porcentaje de shojo de tus competidores es cercano a 0%, entonces es previsible que te llamen “la editorial del shojo”… pero realmente creo que el problema no lo tenemos nosotros sino que lo tienen las demás editoriales que deberían llamarlas “las editoriales shonen” por su obsesión con el genero y la exclusión casi sistemática del shojo de sus catálogos…

“Toda esta locura hace que encima muchos pequeños editores piensen ‘¡hala!, ¡el manga parece que esta en pleno éxito y es algo seguro, vamos a probar también!’.”

Porque, podría decirse que hasta hace relativamente poco Ivrea no tenía series con las que sobresalir dentro del mercado. ¿Qué título o momento destacarías como punto de inflexión de la editorial?

Retomando lo que contaba antes. Los primeros 4 años en España nos fue muy bien. Sobre nuestros comienzos series como Slam Dunk, Vagabond, Slayers, Battle Royale, DNAngel, Mär, Angelic Layer, etc. vendieron como rosquillas y éramos un editor muy importante de manga. La caída comenzó alrededor de 2005 por una suma de factores que nos superó.

Por el lado interno sufrimos una pérdida muy grande cuando falleció inesperadamente mi amigo y socio Pablo por un cáncer repentino. Heredó su parte de empresa la que era su mujer, una persona sin experiencia en la administración de empresas con quien encima tuve siempre una relación de idas y vueltas entre el amor y el odio que, lógicamente, terminó siendo nefasta para la empresa.

Por el lado externo, la globalización pasó factura a España. Panini (dueño internacional de los derechos de Marvel) decide autopublicarse en España y le quita los derechos de Marvel a Planeta, empezado un efecto dominó que a la larga nos hizo mierda…. Porque a partir de ahí Planeta para defenderse sale a publicar más manga y le quita los derechos de DC a Norma, Norma para defenderse amplía bestialmente su línea de manga, Glénat para defenderse de lo que estaban haciendo Planeta y Norma, y no perder terreno, amplía su línea de manga, y -para colmo de colmos- Panini no se contenta con editar Marvel y se pone a editar manga también. Toda esta locura hace que encima muchos pequeños editores piensen “¡hala!, ¡el manga parece que esta en pleno éxito y es algo seguro, vamos a probar también!”.

En medio de esa burbuja de locura, nosotros éramos económicamente los más débiles (no éramos accionistas de Vueling como Planeta, ni teníamos negocios inmobiliarios como Norma, ni nos mantenía un gigante francés como a Glenat, ni éramos parte de un grupo multimedia como Panini…) y en una época donde el crédito era fácil y cuanto más grande eras más te daban y más fácil, se volvió imposible competir con los demás para conseguir buenas licencias… Podríamos haber paleado algo mejor la situación con ingenio y trabajo duro pero es que encima estábamos superados por nuestros propios problemas internos y no hacíamos las cosas particularmente bien…. Así que pasó lo que era lógico que pasara en ese contexto: caímos en picado y para finales de 2007 habíamos pasado a ser unos segundones.

Lo que nos lleva a 2008. Con los nubarrones de la crisis tocando a la puerta, entiendo que o dábamos un golpe de timón o Ivrea España lo iba a tener muy difícil para sobrevivir en los tiempos duros que se venían. Llego así a la conclusión de que para salir adelante hay que hacer una restructuración fuerte de la empresa y desvincularnos de Ivrea Argentina. Uno de los socios de una de las imprentas en las que imprimíamos en Barcelona (con quien siempre me había llevado muy bien), me había dicho muchas veces que si algún día me decidía a separarme de Ivrea Argentina lo fuera a ver. Lo fui a ver. Armamos un plan a largo plazo para restructurar la empresa, entro él como socio y nos desvinculamos de Ivrea Argentina.

Como todo el mundo de los negocios, -y más cuando estás luchando con un país que cae y cae económicamente como España en estos años-, nos llevó tiempo ver los frutos de todos los cambios internos que hicimos. Pero ya a fines de 2010 habiendo conseguido series como Haruhi Suzumiya (manga y novelas), Saint Seiya Next Dimension o To-Love-Ru, vimos que estábamos en el buen camino y nos empezamos a organizar de cara a hacer un importante relanzamiento de la marca en 2012, haciendo coincidir el lanzamiento de muchas series nuevas al mismo tiempo… Y aquí estamos hoy, empezando esta nueva etapa y luchando por volver al puesto donde estuvimos y seguir creciendo a partir de ahi.

“En resumen, en la nueva etapa de Ivrea el shojo crecerá un poquito y realmente bastante en shonen y seinen.”

Precisamente ahora se está dejando un poco de lado esa publicación masiva de shojo que antes caracterizaba a la editorial. Imagino que esto responde a una mejora en los resultados de otros géneros. ¿Qué puedes decirme en cuanto a esa reducción de series shojo? ¿Se va a mantener?

De una premisa incorrecta, lógicamente, llegas a una conclusión incorrecta… Nos tendríamos que remontar a épocas pre-crisis económica / pre-recorte de volumen de salidas mensuales para encontrar en el plan editorial nuestro algún mes donde hayamos publicado más de 3-4 shojos un mismo mes… 2-3 lanzamientos shojos cada mes ha sido la tónica más común de los últimos años. Ahora estamos incrementando la cantidad de salidas mensuales y en ese incremento hay mucho shonen y seinen. Pero tras el verano cuando pasemos a editar unos 14-15 libros al mes (ahora estamos en 9) ya verás que también el shojo se empieza a beneficiar de este incremento. De hecho en Septiembre hay programados 4-5 shojos juntos. En resumen, en la nueva etapa de Ivrea el shojo crecerá un poquito (pensar en hacerlo crecer mucho seria utópico porque nosotros ya tenemos casi el 80% de ese segmento y no hay de dónde generar mercado nuevo en medio de una crisis) y realmente bastante en shonen y seinen (porque ahí hay MUCHO mercado que actualmente está en manos de Norma, Glénat y Planeta que podemos llegar a tomar nosotros).

 

 

Es innegable que en casos como el de Shueisha responde al paso de los años y a, supongo, largas negociaciones e insistencia por vuestra parte. En este caso, ¿tiene algo que ver también el cambio de parecer de Shueisha con respecto a otras editoriales? ¿Apertura de Ivrea a otros géneros o apertura de editoriales japonesas a venderos títulos a los que antes no teníais acceso?

Siempre fue una gran desventaja que Shueisha no nos vendiera series de Shonen Jump para España. Nos decían siempre que ya tenían muchos editores en España. Y la realidad es que no tienes ninguna chance de estar entre los editores importantes sin Shueisha y sin las series de la Shonen Jump. Al final entre el buen desempeño que tuvo nuestra edición de Midnight Children (la primera serie de Mayu Shinjo para Shueisha) y lo disconformes que estaban con los problemas que tenían con otros editores, finalmente abrieron el juego y aceptaron empezar a licenciarnos series de la Jump. Con los demás editores japoneses siempre hemos tenido una buena relación y abierta. Y la continuamos teniendo. La diferencia es que ahora ganamos muchas más pujas de licencias que en otras épocas. Pero creo que es necesario que la gente sea consciente que lo que una editorial de manga publica no necesariamente es lo que quiere publicar sino lo que PUEDE, ya que todo está condicionado por los japoneses y por ganar las pujas de derechos. Muchas series que han sido éxito de otros editores en otros momentos nosotros las negociamos también y perdimos, de la misma forma que muchas series de esta camada que ahora nos generan buenas criticas y ventas, también las negociaron otras editoriales y perdieron en la puja.

“Es necesario que la gente sea consciente que lo que una editorial de manga publica no necesariamente es lo que quiere publicar sino lo que puede.”

No es el único ejemplo que tenemos, ahí está Kadokawa y la Shonen Ace. ¿Qué supuso para Ivrea hacerse con un título como el de Haruhi?

Fue parte del quiebre que mencionaba antes. Uno de los ejemplos del cambio de ciclo donde de perder la mayoría de las pujas de derechos empezamos a ganar la mayoría de las pujas de derechos.

 

Hablando de Haruhi y sus novelas, ¿por qué se tardó tanto en sustituir al equipo de traducción?

Me imagino te refieres a que la novela 8 se viene retrasando su salida. Parte de la causa es que no le dimos tanta prisa a la salida de la siguiente novela porque vimos que las ventas venían cayendo y consideramos que una novela cada tres meses era demasiado para el mercado, que absolutamente tenían que salir más espaciadas. A eso se sumó que le encargamos la novela 8 al nuevo, y 1 mes antes de la entrega nos dice que no tradujo nada… cogimos a otro traductor, nos manda una prueba, nos parece mala y lo descartamos… al final lo está haciendo una de nuestras traductoras de manga de toda la vida: Nathalia Ferreyra.

 

 ¿Contempláis publicar nuevas series de novelas en los próximos meses?

No. Sí que nos planteamos cuando la economía mejore encarar la publicación de otras series de novelas. Pero no en este momento.

 

Precisamente Haruhi llegó en un momento delicado de nuestro mercado, con toda la incertidumbre acerca de Planeta o la decaída aún prolongada de EDT. Tras ella han llegado títulos que también se venían pidiendo desde hace tiempo como To-Love-Ru, o más recientemente Elfen Lied. ¿Oportunismo?

En el presente consideramos que están dadas unas circunstancias de debilidad de la competencia que es necesario aprovechar para ganar cuota de mercado. Pero justo, justo las series que citas no son consecuencia de esa premisa. Elfen Lied la estábamos negociando desde 2006, Haruhi Suzumiya desde 2007 y To-Love-Ru desde 2009. En el momento que obtuvimos los derechos de esas series fue el momento en que largamos con la publicación.

 

¿Cuál es el papel que juega ahora mismo Ivrea en nuestro país?

Creo que somos uno de los actores importantes del segmento manga español y que aportamos una cuota extra de energía y diversidad al mercado de cómics.

“Básicamente estamos sensiblemente más sólidos que en cualquier otro momento de nuestra historia, creo que no hay ninguna duda al respecto.”

Siendo claros, y a pesar de vuestros últimos y grandes anuncios, ¿goza actualmente Ivrea de buena salud en España?

A ver… Estamos en España, el país que se decía que era de la “champion league” de la economía y que ahora tiene la prima de riesgo al 500 y pico por ciento… un país donde uno no sabe si mañana el banco con el que operas no va decir “lo siento, señor, su línea de crédito será disminuida a la mitad y nuestras comisiones aumentaran un 200%”… Un sitio donde no se sabe si habrá impagos grandes de parte de librerías especializadas (cosa que ya está sucediendo) o grandes superficies que joda la cadena de cobro y al final el distribuidor no pueda pagarte… Todo eso no se puede ignorar. PERO, si quitamos esas eventualidades (que espero no sucedan o que podamos sortear dignamente en caso de que sí sucedan) diría que objetivamente estamos en nuestro momento más sólido. Tenemos series buenas y que venden, tenemos una estructura de costes muy ajustada, imprimimos a costes óptimos y tiempos record en una imprenta propiedad de uno de los dueños de Ivrea… Básicamente estamos sensiblemente más sólidos que en cualquier otro momento de nuestra historia, creo que no hay ninguna duda al respecto.

 

¿Podríamos hablar de una evolución por parte de la editorial en cuanto a sus objetivos e intereses?

No, los objetivos han sido los mismos siempre. Esto es como un equipo de fútbol. El objetivo es ganar campeonatos. Pero es el día que tienes a un Messi, un Xavi y un Iniesta juntos que realmente empiezas a ganarlos…

 

Y ante esta evolución, ¿cómo creéis que ha sido la respuesta del aficionado?

Todo indicaría (sobretodo las cifras de venta) que nos han dado una oportunidad, han confiado en nosotros y aun gente que compraba poco y nada nuestro, últimamente se ha decidido a hacerlo. Estamos muy agradecidos de esto con los lectores.

 

La situación, no obstante, no deja de ser mala en general. ¿Cuáles son vuestras vistas de futuro para el mercado del manga en España?

Nos esperan años durísimos. El tiempo dirá si realmente sobreviven todos los editores actuales. Lo que tenemos en claro es que estando entre los primeros tenemos infinitamente más chances de sobrevivir que estando entre los últimos… Serán tiempos de ajustarse, de moverse rápido, de reaccionar, de no tener costes fijos excesivos, de tener la mente abierta y de trabajar todas las horas que haga falta… Creo que los años en Argentina me han dado una experiencia impagable en cuanto a cómo manejarse en una crisis económica. Un conocimiento que creo que les falta a muchos de los competidores y que esa diferencia de experiencias también se está notando en estos momentos y jugándonos a nuestro favor.

“El tiempo dirá si realmente sobreviven todos los editores actuales.”

El ritmo de licencias en los últimos meses por parte de Ivrea ha sido bastante alto, ¿va a continuar así? Quizás estemos llegando a una saturación un tanto temprana, ¿cómo véis este asunto?

Sí, sin duda es una cantidad demasiado grande. Lo que sucedió es básicamente que nosotros salimos a negociar la misma cantidad de títulos que todos los años… sólo que en vez de conseguir ganar la mitad de las pujas de derechos como previmos y sería natural, sorpresivamente ganamos el 100%… no hubo ni un solo título que negociáramos y no consiguiéramos en los últimos 12 meses. Jamás nos hubiéramos esperado algo así. Y mira, no es que no haya habido competencia, los siguientes títulos la tuvieron: Elfen Lied, Medaka Box, Mirai Nikki, Deadman Wonderland, Hakaiju y un par más que todavía nos resta anunciar… La cosa es que los contratos llegaron… y, nada, hay que aprovecharlo. Pero si hubiera sido por nosotros lo hubiéramos hecho más gradualmente.

 

 

¿Cuál es la situación en cuanto a novedades de cara a los próximos meses? ¿Qué tipo de títulos cabe esperar por vuestra parte?

La idea claramente es concentrarse en títulos de primera línea en Japón o que consideremos que tienen chances genuinas de funcionar en nuestro mercado basándonos en antecedentes de éxito del autor o series similares publicadas en España en tiempos más o menos recientes.

 

En cuanto a series paradas como Kekkaishi o Kurogane no Linebarrels, ¿cómo va a actuar Ivrea para su entera publicación?

En Septiembre anunciaremos un relanzamiento integral de Kekkaishi desde el comienzo y, paralelamente, lanzaremos nuevos tomos. Los detalles de esto me los reservo para el anuncio oficial en esa fecha. Kurogane no Linebarrels, por su parte, volverá a salir tras el verano, aunque con una periodicidad muy espaciada.

“Hay que hacer todo lo posible por evitar simplemente escupir los títulos al mercado y esperar que mágicamente vendan.”

Por otra parte, desde Ivrea hemos visto durante el último año y lo que llevamos de este bastante implicación en las redes sociales, especialmente en Facebook, ¿cómo piensas que puede ayudar este acercamiento con el aficionado al desarrollo de una editorial?

Hay que hacer todo lo posible por evitar simplemente escupir los títulos al mercado y esperar que mágicamente vendan. Los esfuerzos de marketing tradicionales son caros y no parecen resultar (publicidad en medios, volantes, etc.), pero se puede hacer bastante en internet y con el boca a boca. Es por eso que ahora todos los títulos los estamos promocionando con más tiempo, con mejores resúmenes, poniendo previews en nuestras webs… todo lo que ayude a que la gente al menos sepa de qué va y cómo son los dibujos. Facebook también es otra herramienta importante si la usas bien. Si con tu pagina de Facebook anuncias a las 3am mil cosas juntas con un post atrás de otro en plan spam difícilmente alguien te preste atención, pero si posteas una sola cosa e interesante por día en el horario adecuando se consigue una respuesta muy distinta. También es importante el trato personal. En Ivrea no dejamos nunca de contestar ni una sola pregunta en nuestro blog ni en nuestro Facebook.

 

Sobre esta promoción, la asistencia de Ivrea a salones es prácticamente nula, a salvedad del Salón del Manga de Barcelona, ¿por qué esta falta de presencia en eventos?

Por el simple hecho de que no es rentable. El Salón del Manga sí que lo es. Los demás a los que hemos ido, no. Además, en todos los salones a los que no vamos hay una oferta suficiente de nuestros libros en los stands de las tiendas, por lo que no es que nuestros mangas falten cuando alguien los va a buscar. Como digo, no es tiempo de gastar dinero en cosas que dan pérdida. Luego no tienes para pagar a los japos y estos no te venden licencias… Por otra parte, la competencia no va a muchos más salones que nosotros, o si va lo hace con un stand tercerizado, o sea que es una tienda que pone el nombre de la editorial cuando realmente sólo le dieron unos libros en depósito. Norma, por ejemplo, hace eso en todos los Japan Weekend.

 

A vueltas con el Salón del Manga, ¿crees que es un evento que cumpla con las necesidades de un mercado como el español?

Es una feria que está bastante bien. La concurrencia es grande, es un referente. Tiene cosas que no me gustan y que haría de otra forma si fuera el organizador, pero no creo que se le deba de restar merito. Lo que creo es que haría falta un equivalente de igual importancia en Madrid y no lo hay. Tener una feria grande en cada una de las dos ciudades de referencia de España sería muy bueno para el mercado. No nos olvidemos de que la mayoría de los mangas se venden en las grandes ciudades, no sólo por población, sino por ser un entretenimiento que es netamente urbano, capta en todo el mundo mas fácilmente a la población de grandes ciudades que a la de pequeñas o medianas.

 

¿Os habéis planteado en alguna ocasión traer a algún autor de vuestras series al certamen?

Sí que nos lo hemos planteado muchas veces. Quizás algún día suceda. No será este año de todas formas.

 “Siempre doy orden de ser directos y responderle a la gente como si le respondieran a un amigo.”

Una de las cosas más comentadas con respecto a esto último de Ivrea son las formas que tiene la editorial de responder ante preguntas o circunstancias varias. ¿Marca de la casa?

Siempre me molestó la poca sinceridad de las respuestas que se suelen dar en las editoriales y la solemnidad innecesaria. Por eso doy siempre orden de ser directos y responderle a la gente como si le respondieran a un amigo. Quienes preguntan y quienes responden si se conocieran en la calle hablarían de una forma natural y desacomplejada por la similitud existente de gustos y edades entre los dos. ¿Por qué el hecho de tener ese mismo diálogo por escrito entre esas mismas dos personas debería de hacer que se cambiara la forma lógica de expresarse y se la remplazara por una menos sincera y más acartonada?

 

Me gustaría referirme a uno de esos comentarios, concretamente a uno que causó bastante revuelo, en el que decías que había editoriales que vendían información confidencial a determinadas webs de información. ¿En qué te basaste para afirmar esto?

Si se entendió como que dije que “vendían” obviamente no es lo que intenté expresar, ya que evidentemente en un país donde una serie vendiendo míseros 2000 ejs. es ya un éxito; resulta utópico y naif pensar que tenga un valor comercial el pasarle a un portal de noticias una información confidencial… De la misma forma que, por supuesto, muy difícilmente un portal pueda sacar reditó económico alguno por publicar esa noticia. Lo que quise decir, y lo que creo, es que la cosa va más por el lado de tocar los cojones. Un editor pierde una puja y él/ella o alguien cercano que tiene acceso a la información se la pasa a ciertos portales, ya sea para joder al editor de la competencia o porque se siente importante difundiendo información confidencial… No tengo ninguna duda de que esto pasa porque en el punto en que se han difundido ciertas noticias, la información sólo la sabía el agente japonés de la editorial japonesa, los editores españoles que perdieron la puja de derechos, y yo (que me informaron que me darían la licencia pero que no puedo decir nada hasta firmar el contrato)… Cuando veo publicando algo así le mando el link al agente y le digo: “Oye, ¿cómo saben estos eso?” y me responde: “Otra vez pasó lo mismo? No sé, yo con los únicos que hablé son con Norma y Glénat… Pero te aseguro que no les dije que la licencia la tienes tú”. La velocidad con la que ciertos editores salen a desmentir que tengan las licencias ésas que se anuncian en portales de noticias -evidentemente con la intención de que al decir todos los editores que “no” quede en evidencia quién “sí”- da aun más mala espina sobre la situación. La verdad es que es una costumbre fea y sistemática que se esta adquiriendo ésta de intentar quitarle el factor sorpresa del anuncio al editor que gana una puja… No está bien, es hacer juego sucio gratuitamente.

“Si un día soy recordado, sea por editar cómics, sea por escribir, sea por cualquier otra cosa que haga en el futuro, es de esa forma en que me gustaría que me recordaran: como el que consiguió algo que nadie pensaba que podría lograr y que los demás no se animaban a intentar.”

Para terminar, y tras todos estos años al mando de una editorial que se ha desmarcado de las demás por su modus operandi y el de su director, ¿cómo describirías la figura de Leandro Oberto?

Creo que les corresponde a los demás describirme. Uno da una imagen distinta a cada persona y, además, es que uno mismo actúa también distinto con cada persona que se cruza en esta vida. Unos me considerarán generoso, otros trabajador, otro imb*cil, otros soberbio… yo qué sé. Si tengo que decir algo bueno y que me da orgullo sobre lo que creo que proyecto en los demás es la existencia de una frase que me dicen una y otra vez cuando me reencuentro con alguien después de un tiempo: “cuando aquella vez me dijiste lo que querías hacer, pensé que nunca lo ibas a conseguir… pero al final sí que lo conseguiste”… Si un día soy recordado, sea por editar cómics, sea por escribir, sea por cualquier otra cosa que haga en el futuro, es de esa forma en que me gustaría que me recordaran: como el que consiguió algo que nadie pensaba que podría lograr y que los demás no se animaban a intentar.

 




  • ¡Bravo! Bravo por abrirse un hueco dónde los demás no lo veían, bravo por editar series cada vez mejores, bravo por las licencias… en definitiva…

  • Al final habéis logrado vuestro sueño más húmedo.

    Buena entrevista y sobretodo muy buenas respuestas.

  • Chachi la entrevista. Así que quedan dos pedidas por anunciar…

  • Me ha encantado la entrevista, y más el entrevistado.

    • Javier López-Lapuente Rieseberg

      Lo mismo digo.

      Una entrevista genial y Leandro ha vuelto a demostrar a mi parecer que es un tío abierto y cercano con el que se puede hablar.

  • Eduardo

    Esta es la verdad sobre el trabajo de Oberto: http://tierrafreak.blogspot.com.ar/2012/12/ivrea-un-lazer-en-la-frente-la-columna.html