‘Monster Hunter 4’ tiene muchos pueblos

Monster Hunter 4 tiene muchos pueblos por visitar, para ello el jugador deberá desplazarse con su caravana.

CAPCOM tiene muy clara la palabra que define a Monster Hunter 4, y esa es aventura, por lo que la compañía de la “cápsula” ha introducido la mayor cantidad de NPCs que un jugador pueda encontrar en esta franquicia. Este énfasis por la magnitud viene dada, según la propia CAPCOM, para así ofrecer una mayor y mejor inmersión para el modo de un jugador. Pero esta no es la única novedad implementada, todavía hay más.

El concepto de jugador en Monster Hunter 4 es el de un cazador nómada, En lugar de existir un único pueblo que sirva de base, se podrá viajar en caravana —la cual puede usarse de campamento para descansar— para así viajar a diferentes pueblos. Así lo comenta CAPCOM con el portal Famitsu, que además añade que cada uno de estos pueblos tiene a su propio jefe y su propia cultura.

El primer pueblo que conozcerá el jugador será Barbaré, que cubrirá las necesidades básicas del jugador —salvo el sexo, eso lo dejas para la vida real—. Los otros pueblos que se irán visitando conforme avance la aventura tendrán, cada uno, instalaciones exclusivas que no se encontrarán en ninguna otra parte del juego.

Además, CAPCOM ha liberado recientemente arte conceptual sobre el videojuego:

Fuente SiliconEra, CAPCOM

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




  • Me parece un añadido muy interesante, la verdad. Espero que esas instalaciones exclusivas de cada pueblo sean sorprendentes y aporten variedad.

    Al principio no me entusiasmó mucho lo que ví de esta cuarta entrega, pero cada vez me va gustando más.

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.