Reseña: ‘Deadman Wonderland’

Reseña de Deadman Wonderland. Ganta es condenado a muerte en Deadman Wonderland tras presenciar una masacre a manos del hombre de rojo.

El otro día fui, como cada semana, a mi tienda de cómics habitual para ver si habían traído algo nuevo —aquí en Badajoz, por desgracia, nos llega todo 1 semana tarde—, y como no había llegado nada de lo que esperaba, me puse a curiosear, y di con el volumen 1 del manga Deadman Wonderland, de Jinsei Kataoka y Kazuma Kondou. Fue una extraña casualidad, esa semana no había llegado nada de mi interés, y al encontrar el tomo fue un “bueno, vamos a probarlo, a ver qué tal está”. No suelo comprar mucho manga de Ivrea, más que nada porque son pocas las obras suyas que me llaman la atención, aunque he de reconocer que siempre traen alguna cosa interesante y saben arriesgar para aportar su granito de arena a la hora de refrescar el catálogo nacional.

Al llegar a casa y darle un repaso rápido vi alguna que otra cosa que no me gustó un pelo. No sé qué tienen estos traductores argentinos que toman decisiones de lo más raras, escogiendo “Tokyo” en lugar de “Tokio” —esto, a mi parecer, no es de buen gusto, pero bueno, a los chavalotes de 15 años que van de otakus modernos hasta les gustará y todo—, leyendo “SOAP” en una caja para el jabón que estaba rodeada de panfletos traducidos al castellano al o leer palabras como “Woodpecker” o “Wretched Egg” cuando en la canción del principio del manga se lee perfectamente “pájaro carpintero” o leemos cosas relacionadas como “La rama del pecado”. Todo esto ya me puso con la mosca detrás de la oreja, por eso decidí darme un dia para poder leer el manga en frío, con más calma.

Seguro que muchos y muchas habéis visto películas como Pesadilla Antes de Navidad, La Novia Cadáver, y demás producciones del, hoy en día rancio, Tim Burton. Son películas aparentemente macabras con un trasfondo realmente dulce y encantador. Pues bien, Deadman Wonderland es esto mismo, pero a la inversa. Vendría a ser la definición literal del País de Nunca Jamás si a James Matthew Barrie le hubiese entrado complejo de Alan Poe.

La historia nos lleva a varios años después de producirse un gran terremoto que provocó el hundimiento bajo las aguas de gran parte de Tokio, el gobierno nipón construye un parque de atracciones llamado Deadman Wonderland para mantener contenta y distraída a la población. Pero este no es un parque de atracciones normal y corriente. Es un recinto de apariencia cándida y dulce, con adorables mascotas, que en su interior oculta un sistema podrido donde se tratan a los prisioneros como toros en una plaza, los cuales son obligados a ser parte de espectáculos y atracciones mortales que normalmente acaba con varios convictos descuartizados. Todo esto para servir de entretenimiento a una población japonesa que disfruta y exige este festival de sangre y muerte. A esto hay que sumarle que, de vez en cuando, se añaden pequeñas pizcas de humor negro.

Ahora imaginad que sois un adolescente de 14 años llamado Ganta Igarashi cuya personalidad es la típica de cualquier chico japonés de su edad —soso, muy pavo, canijo e incapaz de matar una mosca— y que, tras presenciar toda una masacre a manos de un extraño hombre vestido de rojo, sois acusados sin derecho a juicio de homicidio, y acabáis presos y sentenciadso a pena de muerte en Deadman Wonderland. Todo ocurre de manera tan agitada que no os da tiempo ni siquiera a leer las normas de la prisión, lo que en el futuro no os traerá más que problemas que pueden poner fin a vuestra vida ¿Cómo os quedáis? Pues esta es la premisa inicial del manga.

Pero es que esto no es todo, lo mejor es que en el primer tomo del manga la historia comienza bien fuerte, enganchando al lector, y logra mantener constantemente la tensión en él, impulsando a que su curiosidad por saber qué ocurre en la próxima pagina no disminuya en ningún momento. Además, a Ganta le irán surgiendo cada vez más y más problemas al no haberle dado tiempo a leer el manual que dan a cada preso y que explica las normas de aquel lugar. También irá conociendo nuevos personajes que pueden o no estar ocultando aviesas intenciones, y tendrá que ver con sus propios ojos la crudeza de la muerte y la tortura, siendo objeto de un sistema y una sociedad que disfruta a costa de la vida de los demás. Por último, añadimos un par de misteriosos personajes —una chica que asegura conocer a Ganta y el hombre de rojo— y unos planes ocultos por parte de los mandamases del recinto penitenciario, pequeños tintes de política y tenemos la receta ideal para un manga cojonudo.

Como no existe la obra perfecta, siempre hay algún cabo mal atado. En este caso se trata de las desafortunadas decisiones de traducción antes mencionadas —eso sí, salvando aquello, el resto es un muy buen trabajo de traducción—, el hecho de que tengamos que esperar un tiempo a la salida del segundo tomo —¡Es que engancha cosa mala!— y los frecuentes Deus ex Machina que iremos encontrando, que dejan cierto sabor agridulce.

Hasta ahora no he comentado nada del dibujo, más que nada porque —por mucho que digan— considero que lo más importante en un cómic es la historia, una historia que ha de saber transmitirse, y el dibujo queda en segundo lugar. Ya pueden dibujarle los pelillos del entrecejo y los poros de la piel a un personaje, que si no me aportan una buena historia, se pueden quedar con su libro de ilustraciones. Por suerte, Deadman Wonderland cumple con ambos apartados. La historia, el dibujo y la transición entre viñetas son de notable para arriba, con personajes muy trabajados y bastantes viñetas con los fondos detallados. La traductora, Nathalia Ferreyra, dice que son como CLAMP pero con dos personas. Bueno, yo no veo a estos autores tan mediocres ni sobrevalorados, son de los que mantienen las proporciones de los personajes, de los que completan sus historias y, sobre todo, ofrecen un dibujo que puede atraer incluso a los lectores de cómics menos rancios.

Poco más hay que decir de este manga mas que recomendaros su compra. La edición española, pese a tener las habituales cubiertas de Ivrea, fuertes y robustas como el tobillo de un jilguero, posee buena sobrecubierta, buen papel, buena calidad de impresión y cuenta con las primeras páginas a todo color. Además, una cosa que me gusta mucho, es que la traductora ha añadido al final un pequeño artículo —que en mi opinión debería ir junto al índice para no pasar tan desapercibido, y qué cojones, comienza con un “¡bienvenidos!”— donde se presentan a los autores del manga y la obra en sí. Por supuesto, Ivrea respeta los extras del manga original —fichas descriptivas y 4komas— y los añade al final del tomo.

De las mejores compras que he hecho en los últimos meses y de las que más contento me han dejado. Si aún os queda alguna duda, siempre podéis echarle un vistazo a las primeras páginas en este enlace ofrecido por la propia Editorial Ivrea.

Deadman Wonderland es un manga de Jinsei Kataoka y Kazuma Kondou publicado en Japón desde el año 2007 por la editorial Kadokawa Shoten en la revista Shonen Ace. Hasta la fecha —28/07/2012— se han publicado 12 tomos en Japón y la obra permanece abierta, aunque parece que pronto terminará. Editorial Ivrea lo publica en España a un precio de 8€ el volumen.

La obra cuenta con una adaptación al anime de 12 episodios realizada por el estudio Manglobe y dirigida por Koichiro Hatsumi. También ha sido adaptada al formato de novela ligera, donde se profundiza más en detalles de la historia.

Deadman Wonderland

Manga

Publica: Editorial Ivrea

Editorial japonesa:Kadokawa Shoten

Género: Ciencia Ficción, Horror, Acción

Fecha:20/7/2012

PVP: 8€ el volumen

Web oficial

Lo bueno:

– Sin pelos en la lengua, historia y dibujo cojonudos.

– Tiene un punto de crítica social. Se incluyen extras y páginas a color.

– Despierta la curiosidad en el lector y esta nunca desaparece, la historia promete.

Lo malo:

– Algunos momentos se resuelven con Deus Ex Machina.

– Ciertas decisiones de traducción, como Tokyo, Woodpecker, etc.

– ¡Quiero más tomos para ayer!.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




  • Me la leo via scanlation y es una serie recomendable. No tan notable como otras mas consagradas, pero si muy entretenida.
    Lo bueno es que parece que no va a ser interminable. En Japon parece que no le queda mucho para que finalice.

  • Yo me ví la 1ra temporada del anime (la única que hay de momento) y me pareció todo genial. Luego leí los primeros capis por manga y no es lo mismo (osea pasan las mismas cosas pero en el anime es todo más espectacular).

  • El dibujo parece bueno, y no recomendaría eso de “tirar” una obra si el guión no te gusta para leerlo como si fuera una novela, aunque bueno xD yo hago más o menos lo contrario (de hecho algunos me los compro en japonés para pasar de leerlos y ver solo las viñetas xD , como Naruto xDD).

    Obviamene si pinta tan bien cuando me haya acabado una serie de las que tengo abiertas me la empiezo.

  • Chiu

    Pues yo sigo este manga desde que salió -cough- en inglés -cough- y la verdad es que lo recomiendo al 100%.

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.