Análisis: ‘Eryi’s Action’

Análisis de Eryi's Action, videojuego de plataformas y puzles desarrollado por Xtal Sword y distribuído por Nyu Media que nos frustrará y satisfará a la par

Si eres de los que se creen de lo más desgraciados porque la “pley” le ha dejado de leer discos o que la “equisbox pirata” ha dejado de funcionar una noche de borrachera en la que Ángeles González-Sinde acaba metida en tu cama, sécate las lágrimas. En los mundos de fantasía hay gente en peor situación que tú.

Es el caso de la pobre Eryi, un hada dispuesta a devorar el delicioso melón que reservaba para momentos de glotonería, pero descubre que alguien que se hace llamar Farta X se lo ha robado. Esta es la premisa que nos prepara Eryi’s Action, un doujin game que nos trae Nyu Media y que está a la venta desde el 14 de septiembre de 2012 para PC.

¿Cómo? ¿Que solo es un melón? ¡Ja! Pero es que este no es el problema, el problema va a ser el retante a la par que frustrante viaje que deberá tomar para rescatar su dulce y jugoso fruto veraniego. Un mundo repleto de trampas de lo más puñeteras que le harán perder más y más vidas hasta llegar a cifras negativas de hasta tres números seguidos. Y lo peor es que esta frustración se contagia al jugador, que en principio se verá engañado por el adorable y colorido aspecto visual de este plataformas 2D desarrollado por Xtal Sword.

Alguna de las trampas mortales que esperan al hada en todos y cada uno de los 12 niveles que conforman este videojuegos son previsibles, aunque la mayoría aguardan el momento justo para asaltar por sorpresa a la protagonista y obligarnos a comenzar el nivel desde el principio. Ni de los consejos que obtengamos a través de los bloques deberemos fiarnos, ya que en muchas ocasiones nos harán encontrar la muerte.

Eryi’s Action fusiona el estilo clásico del Super Mario Bros. con la demencia y mala leche de I Wanna Be the Guy. Los niveles, de scroll lateral, se recorren desde un punto A hasta un punto B, con varios checkpoints o puntos de control de por medio. Durante el recorrido de cada uno de los niveles, ya sea corriendo, a nado, surcando los cielos, etc. no solo se nos tenderán trampas que deberemos sortear tras hallar la muerte, sino que muchas conformarán un puzle que habrá de resolverse. Ya hacia el final del primer nivel se nos presentará uno que requiera de la intuición y que, pese a ser muy sencillo, dar con el clavo nos llevará más tiempo del previsto. Cada 3 niveles nos toparemos con un jefe final, cada uno con su propia manera de derrotarlo.

Eryi puede realizar acciones de lo más sencillas: caminar y saltar, nadar, elegir comandos cual RPG o volar —según el nivel—, mas luego otras como agarrar objetos o enemigos ligeros y activar mecanismos. Son acciones bastante básicas, pero suficientes para lo que se nos ofrece: un juego, que en su sencillez, busca amargarnos y retarnos a la par. Porque tras la frustración, viene nuestra ambición de superar el reto y el nivel propuesto por el juego, y una vez superado llegará la satisfacción de haberlo superado.

Depende de la paciencia de cada uno, Eryi’s Action puede ser un juego para echar unos ratos o, tranquilamente, un par de horas, pero como acabo de comentar, al final uno acaba saliendo contento si es capaz de superar todas y cada una de las putadas a las que el juego nos somete, muchas de ellas colocadas con socarronería. Incluso algunas de ellas podrían sonsacarnos una sonrisa al descubrir lo previsibles que somos nosotros mismos.

El apartado gráfico nos muestra un mundo colorido y carismático repleto de sprites y escenarios 2D dibujados de manera tradicional. La protagonista, los mundos y las criaturas que lo habitan suelen destilar un aire de lo más alegre, cosa que para nada casa con la mecánica del juego, pero esa es la intención, ya que de principio a fin la partida nos tomará el pelo una y otra vez. El nivel de detalle tanto en escenarios como personajes podríamos considerarlo intermedio, tirando un poco para arriba, aunque no llegaremos a maravillas visuales como las que nos ofrece VanillawareMuramasa: The Demon Blade, Odin Sphere— o el videojuego Braid, aunque tampoco es lo que persigue, recordemos que estamos ante un doujin game.

La Banda Sonora no es de esas por las que uno mataría por hacerse con una copia física, pero es agradable. Cada nivel tiene su propia canción y cumple con su función de acompañar a los alegres escenarios sin molestar al ya de por sí jodido jugador.

Pocos puntos negativos le veo al juego salvo por su extensión: 12 niveles. Si bien, como acabo de decir, esto es un doujin game sin ínfulas de grandeza, solo de aportar retos y diversión al jugador, al final estos 12 duraderos niveles dejan con ganas de algo más, sobre todo una vez memorizadas las trampas. Aunque es algo que se puede perdonar visto su jugoso precio: 4,99$. Y creedme, a este precio, el juego os dejará más que satisfechos pese a antojarse no todo lo extenso que uno desearía. La resolución es lo que más le pesa, ya que aunque pantallas grandes provocan esos píxeles tan adorado por los amantes de lo retro, también hubiera sido una delicia poder disfrutarlo en HD aprovechando su llegada a occidente.

Eryi’s Action combina los conceptos de Super Mario Bros. e I Wanna be the Guy, convirtiéndose en un colorido plataformas que esconde una jugabilidad basada en el ensayo, engaño y error. Moriremos mucho, nos frustraremos como pocas veces hemos podido hacerlo en un juego —perdónenme todos aquellos que se hayan pasado el Battletoads sin cascar una sola vida, que sabemos que en internet hay muchos—, y es este el principal aliciente del juego. Aparentemente adorable y sencillo, realmente frustrante y retante. Y la satisfacción que luego uno consigue al superar un nivel no se paga ni con jamón de bellota.

Eryi’s Action puede adquirirse a través de GamersGate, Desura.com y a través de la web oficial de Eryi’s Action. Carece de DRM.

Eryi’s Action

PC

Publica: Nyu Media

Desarrolla: Xtal Sword

Género: Plataformas, Puzles

Fecha: 14/9/2012

PVP: 4,99$

PEGI:

Web oficial

Lo bueno:
– Retos, muchos retos por cada nivel, y variados. Muy peculiar.

– Muchas de las trampas están colocadas con inteligencia, algunas nos harán ver lo previsibles que podemos llegar a ser, otras buscarán sacarnos una sonrisa para calmar la tensión.

– El consuelo de que al final del túnel de ira y despesperación, aguarda un delicioso melón.

Lo malo:
– Escasa resolución.

– Fondos no muy detallados.

– No habría estado mal la inclusión de varios niveles más.


NOTA: 7 / 10



Colección de artículos destacada

Colección de reseñas destacada