Editores de Tebeos conserva ‘Musculman’

Joan Navarro, director editorial de Editores de Tebeos, confirma que confirma entre sus filas el manga Musculman, obra de Yudetamago.

Casi han pasado 24 horas y el tema entre la brecha que Shueisha ha abierto con Editores de Tebeos sigue muy candente. Como bien sabéis, las obras de Shueisha pasan a manos de otras editoriales, aunque algunas de ellas se perderán por el camino. Y aunque en Editores de Tebeos no lo estén pasando precisamente bien, arrojan algo de luz para sus fieles seguidores catalanes: Musculman seguirá formando parte del catálogo de Editores de Tebeos —podéis leer nuestra reseña sobre la obra en general en este enlace.

Conocida originalmente como Kinnikuman, es uno de esos manga que tan solo han llegado en català por cuestiones obvias: el anime causó furor únicamente en Cataluña y la Comunidad Valenciana, siendo de esas obras clásicas que solo funcionan a través de la nostalgia.

¿Y por qué permanece en EDT si, supuestamente, todo lo de Shueisha le es arrebatado? Pues Joan Navarro nos comenta que se debe a que la obra pertenece ahora a otra editorial. Por lo tanto, fans de Musculator, no debéis de temer.

Musculman llegó por primera vez a tierras catalanas, y en formato omnibus —tomos dobles, en octubre de 2006, con la salida al mercado del primer tomo. Otros 17 le seguirían hasta junio de 2008, poniendo fin a la historia creada por Yudetamago.

El manga fue creado originalmente como una parodia de Ultraman en 1979. Actualmente en Japón se está editando una continuación oficial, cuya historia comienza justo en el final del manga editado en Cataluña.

Musculator, el príncipe del planeta Músculo, es un superhombre bastante torpe: los monstruos que invaden la Tierra no lo toman en serio e incluso evitan enfrentarse a él. ¡Pero Musculator, junto a su fiel Mitsú, participará en los Juegos Olímpicos de los Superhéroes! ¿Conseguirá llegar a ser un auténtico superhéroe después de luchar contra los legendarios Terryman, Come-tallarines o Robin de las Estrellas?

Fuente: Patufets