‘La Pucelle Tactics’ llega modificado a PSN

La Pucelle Tactics llega a PSN modificado, ciertos cambios que implican personajes que dejan de fumar y cruces que desaparecen por arte de magia.


Recientemente os dábamos la genial noticia —y digo genial porque el juego me pirra cosa mala— de que La Pucelle Tactics llegará al PSN de PlayStation 3 como Clásico de PlayStation 2.

Si bien el título ha sido desarrollado por Nippon Ichi Software, lo más lógico sería que NISA fuera la encargada de brindarnos la edición digital de este videojuego protagonizado por locos defensores de la luz, pero no es así. Ha sido la norteamericana Mastiff quien ha realizado dicha labor.

Y con ello, llegaron los “cambios”, unos están bien, ya que están dirigidos a facilitar la jugabilidad, otros, digamos que implican modificaciones en el aspecto visual de ciertos elementos del juego.

En primer lugar lo que no levanta ampollas: se han añadido algunas sugerencias, se han ajustado los controles al modo de juego occidental, se han añadido diálogos en inglés —también disponible el original japonés—.

Los otros cambios, que podrían enfadar a puristas y acérrimos fans, pasan por cosas como que Croix ha dejado de fumar por arte de magia, se han alterado elementos con forma de cruz para que no parecieran una cruz y se han eliminado cruces del escenario. Vamos, que toda simbología religiosa ha sido retirada de un plumazo.

¿La razón para realizar estos cambios? Mastiff dice que se debe a dos razones principales:

La primera es que Japón y Norteamérica tiene distintos orígenes lingüísticos y culturales. Distintas culturas asocian significados muy distintos a los símbolos como pueden ser la cruz. Por ejemplo en Japón y gran parte de Asia suelen verse esvásticas en lugares como templos, un símbolo que en occidente está mal visto por haber sido utilizado por los nazis. Allí se podría mostrar una escena de un edificio precioso con una esvástica en la puerta y el jugador japonés pensaría en “un templo” y poco más. En Estados Unidos daría lugar a malentendidos y podría generar tensión en ciertos círculos. ¿Es eliminar la esvástica censura o simplemente la intención de prevenir malentendidos entre culturas.

Lo mismo ocurre con las cruces. Cualquiera que pase por Harajuku, en Tokio, puede atestiguar que son utilizados frecuentemetne como accesorios de moda acompletamente desprovistos de significado religioso. Sí, Alouette llevaba pendientes con forma de cruz y se los han quitado. También han quitado un par de accesorios y alterado objetos que parecían cruces.

Estos símbolos carecían de significado para el público original, ni siquiera son parte de la esencia del juego, ya que no aparecen con la frecuencia suficiente. El cristianismo no forma parte de la historia del juego. Las cruces no eran gran cosa, aseguran.

La segunda realidad es que hay fuerzas organizadas que trabajan duro para castigar a fabricantes y vendedores de software por lo que ellos consideran transgresiones religiosas. Como una nueva y muy pequeña distribuidora sin los bolsillos demasiado llenos, Mastiff tuvo que escoger en su día con cuidado por qué decantarse. Si pensaran que las cruces son significativas para el juego y la historia, hubieran peleado, pero aseguran que no es así.

Añaden por último que la censura es un gran problema para la industria del videojuego, y que decir que La Pucelle Tactics ha sido censurada es mostrar una falta de comprensión del juego y su localización. Mastiff aseguró en el 2000 estar luchando contra la censura en Norteamérica, y pone de ejemplo cuando ayudaron a la IGDA a derribar un proyecto de ley en California que pretendía restringir las ventas de videojuegos con respecto a otro tipo de productos.

La Pucelle: Tactics ya está disponible en el PSN Norteamericano por tan solo 9,99$. Por ahora no se ha anunciado que vaya a llegar a Europa.

http://youtu.be/YBxee883bVM

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.

NISA


NISA es una subsidiaria de Nippon Ichi Software que brinda a occidente numerosos videojuegos RPG, como Disgaea o la franquicia Atelier.





“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.