Impresiones: ‘Flying Swords of Dragon Gate’ | Sitges 2012

Después de ver en Sitges 2012 la película Ace Attorney, llegó el turno de una de mamporros y luchas con espada: Flying Swords of Dragon Gate.

Después de ver en Sitges 2012 la película Ace Attorney, llegó el turno de una de mamporros y luchas con espada: Flying Swords of Dragon Gate. Siendo sincero, no tenía ni idea de la película, fui un poco a verlas venir, y bueno, casi que me alegro de no haber visto nada, me dejó bastante frío esta película, y mira que casi toda la acción pasa en un desierto, solo de pensar que podría haber visto el tráiler y haberme jodido parte de la película…

Flying Swords of Dragon Gate (Long men fei jia, título original chino) es un remake de una película de 1992, New Dragon Gate Inn, la cual es un remake también de un clásico de 1967, Dragon Inn. Empezamos mal, o no, quizás eran peliculones las originales. Siguiendo con el mal encaminamiento: era en 3D. Sinceramente, era la primera vez que iba a ver una película en 3D (yo no pago por estas cosas) y me daba un poco de respeto esto de las gafas y ver “cosas que salen”… y la verdad es que si está en mi mano, no pienso pagar por ver cine en 3D (vale que después vi Taichi Zero en 3D también en Sitges, pero eso ya será en otras impresiones).

A lo que iba, que me desvío, Flying Swords of Dragon Gate está protagonizada por el conocido actor de películas de acción Jet Li, el cual encarna a Chow Waion, un rebelde que intenta salvar al resto de clanes del dominio de unos eunucos que dominan el Lado Oeste del país. Después a media película cambian de objetivo, aparece un tesoro, se van a buscarlo y toda una serie de despropositos argumentales que te hacen dudar de si los subtítulos de la película están mal traducidos o es que realmente ha cambiado el rumbo de la película de esa forma tan súbita: ¿como puedes pasar de estar salvando un país a ir a por un tesoro en 5 minutos? Menos mal que hay unas cuantas escenas de peleas espectaculares con espada y sin ella que hacen que quemes el piso durante ratos, porque si no estariamos ante un auténtico bodrio, otra cosa no lo sé, pero de hacer escenas de peleas los chinos saben un rato.

Cabe decir que el 3D lo aliña bastante bien, aunque no hubiera pasado nada si la hubiera visto en 2D (bueno sí, esos típicos planos grabados al estilo “Hola, estoy aquí solo para que veas que bonito es el 3D” hubieran cantado demasiado). Eso sí, cabe destacar también la ambientación, muy lograda y la genial caracterización de los personajes (mención especial a la banda de bandidos, que dan un toque de humor a partir de la mitad de la película), aunque se echan de menos combates, los que hay son buenos pero no abundan por desgracia. Jet Li tampoco hace el papel de su vida, además, quitando la escena Dragonballiana a lo batalla final de la película de Prince of Tennis, el pobre pasa bastante desapercibido.

En definitiva, una película normalita de artes marciales y luchas con arma que ha intentado sin éxito llegar a obras maestras actuales como IP Man, eso sí que es auténtico cine de mamporros…




  • H

    Hey,ya tengo peli pendente para ver. XD