Brave Robotics, los Transformers a control remoto ya son realidad

Kenji Ishida es responsable de los Brave Robotics, unos Transformers en miniatura hechos en miniatura y totalmente funcionales.

Kenji Ishida, responsable de Brave Robotics, ha hecho realidad los sueños de muchos amantes de los mechas y de aquellos que crecieron con la serie de animación protagonizada por Optimus Prime y compañía: la posibilidad de ver un Transformer que toma forma de coche a radiocontrol y de mecha que camina y lanza misiles, siendo además totalmente funcional en ambas etapas

Actualmente tienen preparada la versión 7.1 del mecha de juguete, de escala 1/12 y con una carcasa elaborada mediante impresora en 3D que también ha sido fabricada por Ishida y su equipo. Han sido un total de 10 años de duro trabajo (llevan trabajando en este y anteriores versiones desde el 2002), pero el mecha de bolsillo ya está disponible para su compra, aunque por ahora tan solo hay 10 unidades disponibles.

El precio es un misterio, y es solo desvelado bajo pedido, no obstante no esperéis que sea precisamente barato. Puede escogerse el color de la carcasa, viene numerado y el “juguete”, te lo envían a casa montado y programado, software de edición de movimiento, batería y controlador inalámbrico.

De cara al futuro planean hacer modelos más grandes, y han anotado que para 2030 tienen prevista la creación de un mecha tamaño 1/1 que cualquiera pueda conducir y que piense gracias a una súper Inteligencia Artificial. Supongo que estarán de coña con esto último, porque sería todo un bombazo.

A continuación tenéis un vídeo de este peculiar Transformer en movimiento:

En este otro vídeo tenéis la historia de todas las versiones de Brave Robotics, desde la 1 hasta la actual, la 7.2:

Fuente: Brave Robotics

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.