‘Zettai Kareshi’ de Yuu Watase, a España por EDT

EDT, Editores de Tebeos, confirma a Deculture.es que se ha hecho con la licencia del manga Zettai Kareshi, obra de Yuu Watase.

Además de la licencia de Sakura Gai, de la que os hablamos con anterioridad, en la entrevista que mantuvimos con Joan Navarro el sábado confirmó a Deculture.es que, a partir de ahora, van a traer varios mangas inéditos en nuestro país de Yuu Watase, completando así el catálogo de la autora.  Se trata de Zettai Kareshi, un manga de demografía shoujo de 6 tomos en su edición original y tres volúmenes en formato bunko que en Japón fue publicado en 2003, en las páginas interiores de la revista Sho-Comi de Shogakukan. La obra cuenta además con una adaptación al dorama.

Riiko Izawa nunca ha tenido un novio, y todo chico del que se acaba enamorado termina por rechazarla. Cuando devuelve un teléfono móvil a un vendedor de ropa extraña llamado Gaku Namikiri, Riko expone su deseo de tener un novio, así que en señal de gratitud, Gaku la dirección de la página web de su compañía: Kronos Heaven. Cuando  la chica visita el sitio, cree que se trata de un portal para crear una especie de avatar virtual masculino, y creyendo que se trata de un juego personaliza a su chico idea y pide accidentalmente uno.

Al día siguiente, para su sorpresa, llega a su casa un paquete que contiene a un chico desnudo junto a un manual de instrucciones. En este se indica que, para despertarlo, hay que “enamorarlo” con un beso. Desde entonces, la chica no solo tiene que lidiar con la repentina presencia de un maromo que desea ser su novio, es inteligente, sabe cocinar, y mucho más. Vamos, que este tío vale millones, y lo vale literalmente, ya que conforme más tiempo pase junto a Riiko, más dinero tendrá que pagar de su bolsillo hasta que decida devolverlo. Y para rematar el lío de amores que tiene la chica, aparece su amigo de la infancia Soushi Asamoto muerto de celos ante tal situación.

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.