Análisis: ‘El testamento de Sherlock Holmes’

Análisis del videojuego El Testamento de Sherlock Holmes, para PlayStation 3, Xbox 360 y PC. El descenso a los infiernos del detective de Baker Street.

El 20 de septiembre de 2012 Europa recibía El Testamento de Sherkock Holmes, una nueva entrega de la serie de videojuegos Adventures of Sherlock Holmes, que tal y como su nombre indica está basada en la figura del carismático detective de Baker Street creado por Sir Arthur Conan Doyle.

El título, una aventura gráfica tridimensional con mecánicas de point and click y varios puzles a resolver, lleva a los jugadores de PC, PlayStation 3 y Xbox 360 a uno de los episodios más oscuros del famoso detective, que será víctima de difamaciones constantes que incluso harán dudar a su fiel compañero y amigo el Doctor Watson.

¿Logrará satisfacer a los amantes de las novelas e historias cortas protagonizadas por el detective, a los amantes de las aventuras gráficas o incluso a aquellos cuya única referencia sea El Profesor Layton? Lo veremos a continuación.

Fanart por LikeManiac

Pese a haber sido creado en 1887, las historias que giran en torno a Sherlock Holmes se mantienen hoy en día muy frescas. Son de esas obras imperecederas que atraen a todo tipo de público interesado en la lectura y la novela de misterio y detectivesca. Un total de 4 novelas y 56 historias cortas que fueron suficientes para elevar a la figura de Holmes a icono y referente que ha acompañado e influenciado a varias generaciones. No en vano nuestro queridos personajes de tebeo Mortadelo y Filemón, creados por Francisco Ibáñez, son una parodia a la española de Holmes y Watson; incluso Mortadelo hereda ese don para el disfraz del detective londinense.

Otro ejemplo más conocido entre los amantes de la cultura popular japonesa es, sin duda, el Sherlock Holmes perruno (Sherlock Hound) de Hayao Miyazaki (episodios 3, 4, 5, 9, 10 y 11) y Kyosuke Mikuriya que muchos en España pudimos disfrutar en la década de los 90, considerada época dorada del anime en nuestro país debido a la gran cantidad de series de animación japonesa que se llegaba a emitir en nuestra televisión. Detective Conan es también ejemplo de series de anime que beben de esta figura de ficción. Los amantes de los videojuegos tienen a Hershel Layton (El Profesor Layton) como una de los iconos que han bebido del popular detective creado por Conan Doyle.

En historias donde el misterio envuelve a un caso concreto que Scotland Yard no es capaz de desvelar, y donde la investigación, el ingenio, y la perfección de un par de hombres acaba triunfando, desde luego son la aventura gráfica y el puzle los géneros más acertados para trasladar estas aventuras al videojuego.

Mi contacto con El Testamento de Sherlock Holmes se debe a una mezcla de casualidad y aburrimiento. Nunca antes había jugado a un videojuego que adaptara las aventuras del detective de ficción más famoso de todos los tiempos, y tenía referencias por parte de amistades de que solían ser juegos bastante deficientes. Sin embargo me dio por darle una oportunidad a este nuevo título y he terminado bastante satisfecho gracias a su historia, que te atrapa cuando menos lo esperas y te mantiene atado hasta que finalizas el juego, no sin tener algún que otro “agujero” argumental perdonable. Me duró tres días, pero tres días atado a la consola en aquellas horas que podía echarle mano. Por tanto todo fan de Sherlock Holmes quedará encantado con al menos este título en cuanto a historia se refiere, pues añade además varios guiños a las novelas de Holmes, como por ejemplo un cuadro dedicado a Irene Adler, “la mujer” cuyo ingenio derrotó los planes del detective en un caso.

Pese a poder manejar a Holmes en el 80% del juego (el resto se reparte entre momentos donde manejaremos a Watson y a un perro), el jugador se sentirá como en la piel del doctor. Nos escandalizaremos ante las difamaciones de corrupción y robo lanzadas por un periodista hacia la figura de Holmes, pues “él no sería capaz de hacer algo así”, pero conforme avanzamos en la trama y vemos de lo que el detective sería capaz, mancillando su honor de caballero, nuestras sospechas irán creciendo, rozando incluso el desprecio hacia su persona.

La historia comienza con tres niños subiendo a una alcoba, dando a parar con unos textos nunca publicados por el Doctor Watson. En él se nos narra el descenso a los infiernos de Sherlock Holmes. Estos niños aparecerán de forma anecdótica al principio, a mediados y al final del juego. Quizás en Frogwares, la desarrolladora, hayan pensado en añadir a estos críos para que el jugador se ponga en la piel de ellos. Lo cierto es que están muy desaprovechados, guardan muy poca relevancia en la historia pese a que guardan cierto vínculo con ella.

Como Holmes y Watson, el primer caso al que nos enfrentaremos será el de un misterioso robo de unas joyas, que además nos servirá de tutorial. Una primera cata realmente sencilla que, una vez resuelta, pondrá comienzo a las constantes difamaciones y calumnias vertidas a través de artículos periodísticos y que buscan poner a la opinión popular, e incluso a Scotland Yard, en contra del detective de Baker Street, quien en todo momento mantendrá una postura firme y serena. Una vez dado comienzo el segundo caso del videojuego, donde investigamos la muerte de un obispo, el detective comienza a perseguir y resolver unos casos tras otros, en ocasiones al margen de la ley, para darles conclusión, alegando que todos guardan conexión. Pero hay algo extraño en todo esto que escamará tanto a Watson como al jugador: salvo los hechos centrales, el resto de decisiones tomadas por Holmes parecen no guardar relación con lo ocurrido, y estas decisiones poco caballerescas y en ocasiones abominables nos hará pensar que quizás aquellos rumores infundados por un periodista de pacotilla escondan algo de verdad. Este cruce de casos ligados unos con otros, pero con muchos elementos que escapan a la comprensión de Watson, levantarán una densa niebla de confusión, dudas y cabos por atar. Un misterio que servirá como excusa al jugador para permanecer atento a la pantalla, con ganas de saber más sobre la historia y ver cómo se resuelve todo el embrollo.

La historia es buena, muy buena, los diálogos entre personajes suelen ser en ocasiones irónicos, inteligentes y divertidos, otorgando tanto momentos de tensión como afables. Sin embargo no se alcanza la perfección debido a un problema principal: lo poco naturales que resultan en muchas ocasiones los personajes, que repetirán los mismos gestos una y otra vez y cuya expresión facial se limita a mover la boca y las cejas. En ocasiones hasta veremos a los personajes hablar como maniquís. Una lástima porque, aunque en parte comprensible al ser este un título de bajo presupuesto, estas carencias rompen en ocasiones la atmósfera que el juego logra establecer.

El apartado gráfico tampoco es para tirar cohetes, pero sí es cierto, al menos en la versión para PlayStation 3 que es la que he jugado, que se logra recrear una atmósfera fiel al Londres de la época, con texturas bien trabajadas que se sitúan algo por encima del “aprobado justito”. De hecho, comparando el juego con vídeos del título anterior de Adventures of Sherlock Holmes, desarrollado por Frogwares se aprecia una evolución bastante notable.

El jugador tiene la opción de poder controlar a los personajes tanto en primera como en tercera persona, aunque al final es probable que todo el que cate el juego acabe optando por mantener la opción en primera persona, ya que el manejo del personaje es más llevadero, tornándose bastante tosco cuando activamos la cámara en tercera persona.

Los escenarios son en su mayoría pequeños, aunque los desarrolladores han sabido mantenernos alejados de estas impresiones con varios objetos, acciones y conversaciones repartidas por todos y cada uno de ellos. A lo largo de la aventura habrá dos mapas que podemos considerar grandes, y la verdad es que el primero de ellos, Whitechapel (donde nació la leyenda de Jack el Destripador), deja bastante que desear al estar toda la “acción” concentrada en una parte del mapa, quedando el resto desaprovechado o relegado a un par de acciones que realizaremos en un momento determinado.

Otro detalle que resta dificultad al juego es que, cuando nos vemos limitados a hacer una tarea importante dentro de un mapa (por ejemplo, investigar qué ha ocurrido dentro de una casa de Whitechapel) no se nos permitirá salir, por lo que el jugador ya deduce que ahí es donde se masca la tragedia y hay que darle final.

Como ya he comentado, el juego es point and click, es decir, deberemos ir clicando sobre los objetos o personajes sobre los que aparezcan lupas, manos o globos para interactuar con ellos, con posibilidad de moverse en entornos tridimensionales. Tendremos de manera muy limitada y poco frecuente las clásicas conversaciones de este tipo de aventuras donde se ofrecen varias respuestas o preguntas a escoger, podremos recoger objetos que, bien combinaremos, bien utilizaremos sobre algo o alguien presente en el escenario que nos ocupa y deberemos además resolver numerosos puzles de lo más variados que se nos planteen, algunos más sencillos, otros más complicados.

A veces la explicación sobre un puzle es tan escueta que deberemos exprimir el coco y repasar lo ocurrido recientemente para intentar dar con la solución. También contaremos con un archivo donde podremos dar repaso a todos los documentos recogidos, así como un historial de conversaciones por si se nos ha pasado algo por alto. En partes muy concreta del juego también podremos además aprovechar el cuaderno de apuntes rápidos de Watson para completar unos esquemas que, si se escogen las opciones correctas, nos abrirá las puertas para avanzar en el caso, o bien para darle fin. El problema es ese, que estos puzles a modos de esquema se aprovechan en casos muy concretos y no se usa en el resto de la historia, quedando muy desaprovechados, por lo que no comprendo por qué tienen su propia sección en el inventario de los personajes.

En sí, el juego es sencillo, la parte “point and click” y los esquemas se superan parándose un poco a pensar o bien mediante la prueba del ensayo y error. Lo que de verdad supondrá un reto para el jugador es la parte de los puzles, algunos casi diabólicos, y tan solo sencillos cuando logran superarse. No obstante, Frogwares ha ideado un sistema para el público más casual que permite, al que lo desee, saltarse el puzle y continuar en la historia. Creo que no hace falta decir que para poder disfrutar del juego lo mejor es evitar este tipo de cosas.

Otro detalle que no me ha gustado mucho es el llamado “sexto sentido” de Sherlock Holmes (que al final es el sexto sentido de todo personaje que acabas manejando, pero bueno). Este “sexto sentido”, relegado al botón L2 en PlayStation 3 (desconozco su ubicación en las otras dos plataformas) hará resaltar todos los objetos del escenario con los que podamos interactuar, o al menos todos aquellos a donde esté apuntando nuestra cámara. Una tentadora y accesible acción que echa por tierra el concepto de aventura gráfica, pero que ayudará al público más generalista a no perder la paciencia. Personalmente he evitado pulsar en todo momento este botón, pero al ser uno de tan fácil acceso hay ocasiones en las que involuntariamente lo he activado y me ha desvelado algún que otro objeto vital para avanzar en la historial. Habría estado bien que se permitiera deshabilitar este botón.

Respecto a la música, cumple el único objetivo de ambientar, y pasará desapercibida durante gran parte del tiempo, eso siempre y cuando esté sonando. Las voces en inglés son correctas, destacables especialmente en los personajes de Holmes y Watson, y dejando que desear en otros personajes más secundarios o cuya aparición es anecdótica. También hay algunas conversaciones donde un personaje demuestre poco entusiasmo o énfasis en lo que está haciendo, pero cuando lo hace se ve entorpecido por la poca expresividad del rostro de los modelos. Como ya he comentado anteriormente, el limitar a los personajes a que muevan las cejas, los ojos y la boca hace que cuando uno se ría de manera diabólica o suelte una frase cargada fuertemente de un tono irónico quede fatal. En lugar de reírse o hacer una mueca, el personaje sigue hablando.

También es cierto que hay partes donde el sonido se pierde con la sincronización labial, aunque son casos concretos. Lo mismo ocurre cuando un personaje interrumpe a otro mientras habla, se produce una incómoda pausa de medio segundo.

Conclusión

El Testamento de Sherlock Holmes es una agradable sorpresa, un título muy potente en cuanto a narrativa e historia pero que en el apartado gráfico se mantiene muy justito y con algunos fallos de control y personajes en ocasiones poco expresivos. Una clásica aventura “point and click” adaptada a entornos 3D y repleta de puzles que habrá que resolver para avanzar en la historia. Su dificultad no es para nada elevada, aunque se complica con la aparición de ciertos puzles que uno puede saltarse si desea continuar con la historia.

El descenso a los infiernos de Sherlock Holmes. Robos, misterio, difamación, traición, asesinatos y continuos guiños al universo Holmesiano. Si bien El Testamento de Sherlock Holmes no es perfecto, su historia logrará mantener atado al jugador hasta que esta sea finiquitada. Una buena aventura gráfica a la que se le podría exigir algo más de dificultad.

El testamento de Sherlock Holmes

PlayStation 3 / Xbox 360 / PC

Distribuye: Warner Bros. Interactive

Desarrolla: Frogwares

Género: Aventura gráfica, puzle

Fecha:20/09/2012

PVP: 49,95€ (PS3 / X360) ; 29,95€ (PC)

PEGI: 16

Textos en español, audio en inglés

Web oficial

Lo bueno:
– Muy buena recreación del universo Holmesiano.

– Una oscura trama que mantiene enganchado al jugador.

– Variedad de puzles de distinta dificultad que complementan al sistema de juego “point and click”.

Lo malo:
– El control es muy tosco cuando se activa la cámara en tercera persona.

– Los personajes repiten gestos una y otra vez y las expresiones faciales dejan mucho que desear.

– Escenarios poco amplios, y cuando se dan estos la mayor parte del mapa no sirve más que para adorno.


NOTA: 6,9 / 10



  • http://www.diariodeunjugon.com/ Tiex

    Ese pedazo de Fanart de Sherlock, es mi nuevo avatar :)

  • VHSephi

    nunca habías jugado a un juego de Sherlock Holmes? Entiendo que el de las memorias de Sherlock Holmes o el misterio de la momia son bastante maluchos… pero “contra Jack el destripador” o “el rey de los ladrones” son de lo mejorcito que hay, mucho mejores que este.

  • Luffink

    Esa primera imagen… me recuerda a otro gran detective… cómo era… ese que va de negro y le molan los murciélagos…

  • sinnombre

    es un pedazo de juego, los realmente mejores juegos del mundo no lo son por sus graficos, es por la calidad de la historia. La clave de los videojuegos para ser buenos, no es matar por matar, ni ser juegos repetitivos, es ser épicos. A menos que entres en el campo de los multiplayer, ahi es otra cosa.