Wii U, porque el consumismo a veces es bonito

Probablemente os acordaréis del niño de la Nintendo 64. Esta vez han pasado de por medio dos consolas, y tenemos a un chico al que le regalan la Wii...

Probablemente os acordaréis del niño de la Nintendo 64. Ese vídeo era gracioso, porque veías como un niño se ponía (excesivamente) eufórico ante su regalo de Navidad. En esta ocasión han pasado de por medio una Game Cube y una Wii, y tenemos a un chico al que le regalan la Wii U. La gracia, esta vez, está en como el chico reacciona, sí, pero la reacción no tiene nada que ver con la del chico de la Nintendo 64.

El chico hasta la dice a su padre al final del vídeo lo cara que es la consola, ¡esto sí que es estar agradecido!

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.