Imagina ser granjero en el Vaticano

En la ciudad-estado del Vaticano apenas hay mil habitantes, de los cuales hay 17 que han cambiado el culto a Dios por el Farmville 2.

En la ciudad-estado del Vaticano apenas hay mil habitantes, en su mayoría personas pertenecientes al clero que han decidido por h o por b, dedicar su vida al servicio de Dios. No obstante, los tiempos cambian, y a Dios le ha aparecido un claro competidor que quiere desnudar las almas puras de sus obispos para llevarlas al pecado: Farmville 2. Así es, el juego social de Facebook parece haberse introducido en la vida cotidiana de hasta 17 del escaso millar de personas que residen en el Vaticano, tal y como desvela una reciente infografía del título.

No sé hasta qué punto es viable imaginarse al Pontífice dando de comer a sus vacas o utilizando alguno de los objetos mágicos del título (lo cual no pondría en duda ninguna cuestión religiosa, ojo), pero la idea resulta apetecible, ¿no os parece? Lo que ya no tengo tan claro es hasta qué punto esto puede ser legal. Ya sabéis, hay millones de personas dedicando su tiempo a cuidar de una granja virtual, y no creo que fuera justo que unos pocos tuvieran el favor de Dios para que sus plantas crezcan más rápido.

Nos quedaremos con las ganas de tener más detalles al respecto, pero habiendo diputados que se dedican a jugar al Draw Something en las sesiones del congreso, no es de extrañar que algunos hayan cambiado las oraciones por las vacas.