Carátula personalizada para ‘Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca’

Una carátula personalizada para el videojuego Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca de PlayStation 3 donde vemos a Drippy y a Oliver en La Espesura.

ni-no-kuni-caratula-personalizada-01

Con la popularidad y éxito que está adquiriendo Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca, no solo en nuestro país, sino también en todo occidente, es normal que los fans del título de Level-5 y Studio Ghibli comiencen a realizar trabajos de personalización de la carátula.

Para aquellos que quieran hacer destacar su edición coleccionista Wizard’s Edition, aquí tienen una carátula personalizada bastante bonita que muestra una de las capturas de este videojuego, con Drippy y Oliver paseando por el bosque de La Espesura. He tomado prestadas de Kite, usuario de EOL, un par de capturas de cómo quedaría la caja del videojuego con la carátula impresa. Si el resultado os mola tanto como a él, aquí tenéis el archivo original de CVG para que podáis descargarlo e imprimir vuestra propia carátula.

Recordad que tenemos abierto un concurso donde regalamos peluches Drippy y Vademécum del Mago. También podéis echarle un vistazo a los primeros minutos del juego a través de este enlace.

ni-no-kuni-caratula-personalizada-02

Diseño de carátula realizado por CVG

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.

Ni no Kuni la ira de la Bruja Blanca


Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca, análisis, noticias, vídeos e imágenes del videojuego para PlayStation 3 desarrollado por Level-5 y Ghibli.





  • Me parece fea con ganas, bastante mejor la que mantiene el estilo de la original pero poniendo la escena de Oliver pasando por primera vez el portal.

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.