‘Cámara Otaku’, convierte tus fotos en viñetas manga

Tokyo Otaku Mode lanza la Cámara Otaku (Otaku Camera), una aplicación para dispositivos iOS y Android que permite transformar fotografías en viñetas manga.

otaku-camera

Lo que nos faltaba por ver. A todos los adictos a las aplicaciones para dispositivos iOS y Android se nos van a salir las bolillas de los ojos con lo que nos viene: la  Cámara Otaku.

Desarrollada por Tokyo Otaku Mode, la cámara otaku es un editor de fotos gratuito con posibilidad de dar efecto y decorar nuestras fotografías para que parezca que han sido dibujadas por el mismísimo Akira Toriyama (bueno, a lo mejor no llega a esos niveles, pero el apaño queda igual de bonito). Algunos de los marcos gratuitos que la aplicación ofrece contienen referencias a One Piece (cartel de WANTED), Dragon Ball (Kame Hame Ha, nube Kinto) y El Puño de la Estrella del Norte, entre otros. Además, se pueden añadir más marcos mediante la instalación de paquetes de datos adicionales, claro que pasando previamente por caja.

Una vez retocada la imagen a gusto de cada uno, esta podrá ser guardada o, si se desea, ser compartida directamente a través de Facebook o Twitter. La aplicación pesa unos 24MB.

manga appkame hame ha app

Con la Cámara Otaku, puedes convertir tus imágenes al estilo Manga, como obras de arte Japonesas!

Elige tus efectos favoritos y crea imágenes 100% originales y únicas en su clase!

Características:

  • Con más de 80 efectos diferentes, puedes Mangatizar todo! Tus amigos, objetos y hasta paisajes.
  • Tomate fotos a ti mismo o disfruta de la aplicación con tus amigos y familiares.
  • Mangatiza cualquier foto que ya tengas en tu dispositivo.
  • Una vez que tu foto esté “Mangatizada” compartela en tus redes sociales como Facebook y Twitter.

Descargar a través de Google Play.

Descargar a través de APP Store.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.