Nace ‘Activities K’ para acercar el manga a los más pequeños

Planeta DeAgostini Cómics, junto con Planeta Junior, da luz a la línea editorial Activities K, centrada en acercar el manga a los más pequeños.

Dragon Ball Activities K 01

Planeta DeAgostini Cómics ha anunciado una nueva línea editorial, Activities K. Esta ha sido fruto de la colaboración de la compañía y Planeta Junior, y abarcará licencias o extensiones de cómics o manga. Dragon Ball y One Piece son de las obras que llegarán a los más pequeños de la casa a través de cuadernos de actividades, talleres de manualidades, pósters, dioramas, panoramas y pegatinas.

Una genial idea para hacer llegar las series más populares a los más pequeños de la casa.

A continuación os dejo con la nota:

La propuesta se centra en cuadernos de actividades, talleres de manualidades, pósters, dioramas, panoramas y pegatinas (cada tipo con su logo característico). Todo con una combinación de los mejores y más innovadores formatos. Los títulos tienen un precio de mercado altamente competitivo, ya que dan más por menos: más contenidos y páginas a igual o menor precio que las obras similares. También se ofrece nuevos diseños y actividades, que harán las delicias de los más pequeños, mientras aprenden y desarrollan sus habilidades intelectuales (observación, concentración, memoria…).

Activities K surge gracias al conocimiento profundo de licencias tales como One Piece o Dragon Ball por parte de Planeta DeAgostini Cómics (algunas con más de 20 años entre nosotros) y del dominio de Planeta Júnior en la creación de productos culturales para niños.

En julio, llegarán sus primeras publicaciones, basadas en el anime de estos dos exitosos títulos. De Dragon Ball se editarán 4 cuadernos: Diorama, Party, Color y Play. One Piece saldrá con 6 talleres: Diorama, Panorama, Play, Move, Color y Party.

  • Diorama y Panorama: Escenarios montables para recrear o inventar nuevas escenas con los entrañables personajes.
  • Party: Cuaderno de actividades más pósters a todo color.
  • Color: Taller de pinta y colorea.
  • Move: Álbum de stickers.
  • Play: Cuaderno de actividades, corta y juega.



  • David

    ¿Con Dragon Ball? ¡Ah! Claro, se me olvidaba que en los tiempos que corren es mucho más importante llenarse los bolsillos que educar a los pequeños como es debido.
    Ya de paso podrían editar una colección sobre anatomía fenemina con la ayuda de Playboy.

    Así nos va.

    • chibisake

      Siempre puedes comprarle a tu hijo/futuro hijo un libro para colorear ositos, para que viva en el mundo de la piruleta y luego se lleve hostias como panes al descubrir el mundo real.

      Más que educativa, la intención de la línea es de ofrecer ocio a los niños mediante el coloreado o la recreación de escenas. Vamos, que si de pequeño no te criaste con series de acción como Street Sharks, las Tortugas Ninja, los Action Man y similares es que eres un ente artificial.

      • David

        En mis tiempos este tipo de animación no era muy común para niños pequeños. En cambio desde hace unos años sí que son lo más típico para los chavales más jóvenes, y así van, por la vida haciendo lo que les da la gana sin respetar nada ni nadie, y atrévete a decirles algo, que lo menos que te contestan es un un “Te cierro la boca de un puñetazo”. Porque la mayoría de jóvenes de hoy en día son de esta clase. Y no hablo por hablar, porque vaya donde vaya es lo que veo y muchas veces lo tengo que aguantar.
        Antes los padres le daban una ostia al niño cuando se portaba mal, ahora es el niño quien le da la ostia a los padres si no les da lo que quiere.

        Así nos va.

        • chibisake

          Si eres adulto probablemente compartamos época. Este tipo de animación, la japonesa, era la que dominaba la televisión española, mucho antes de los años 90. Y había de todo, desde Candy Candy hasta Mazinger Z, por no hablar de las películas de vaqueros, que ahí si que se daban candela. Supongo que tú, al igual que yo, también te habrás criado con las figuritas de plástico bélicas y de vaqueros, entre tantas otras. Y yo no considero haber sido un chaval maleducado, supongo que tú tampoco.

          Hoy tenemos los mismos productos que antes, solo que, como es lógico, con una historia más trabajada y un apartado visual más detallado. Si los niños van diciendo eso que dices no es precisamente por este contenido, créeme. Tienen otros ejemplos como Gran Hermano, Gandía Shore, la práctica totalidad de la parrilla televisiva de Telecinco y demás. Esos, que son compartidos además por muchos adultos, sí que son mal ejemplo para la juventud lobotomizada. Por suerte, estos dibujos que criticas siguen fomentando valores que no ves en otros productos, y menos todavía en programas como los antes mencionados.

          No obstante, la caja tonta nunca ha de ser una herramienta para librar al padre del acoso del niño, todo lo contrario. El padre ha de saber qué mostrarle al niño y ver las películas o series junto a él para luego explicarle todo. Por supuesto, mal vamos si los dejamos todo el día delante de la tele, siempre tienen alternativas como un buen libro, un cómic o un cuaderno para colorear.

          Son muchos factores los que influyen a que un adolescente acabe siendo un chaval violento, y este no es el sitio para tratarlos. Simplemente, la generalización que haces me parece malintencionada y tergiversada, sin ánimo de ofender. Me recuerda a cuando se intenta criminalizar a los videojuegos de la violencia de algunas personas. Pues mire, no, otros aspectos influyen mucho más.

  • David

    ¿One Piece también? Perfecto, así rematan la faena.

  • Juan

    Yo veia dragon ball con 5 años y no creo que tenga ningun problema asi que vamos, dragon ball es un anime que se puede ver a cualquier edad y que enseña valores como la amistad el esfuerzo y la capacidad de superacion mucho mejor que cualquier mierda que se veo de hoy en dia por la tele

  • _-H-_

    Oh,diox mío….¡yo quiero uno! *______*

  • Claaaaaaro, para atraer el manga a un público potencial.
    Veo poco probable que se logre dicha meta, pero eso sí, Planeta va a tener una buena saca de dinero.