Exempleados de NISA fundan la compañía de videojuegos ‘acttil’

Nao Miyazawa, junto a otros exempleados de NISA, fundan una nueva compañía de localización y distribución de videojuegos llamada 'acttil'.

acttil

Nuestra amiga Nao Miyazawa, antigua vicepresidenta de Marketing de NISA, junto a Hiroko Kanazashi y Jack Niida (también exempleados de la compañía del Prinny), ha fundado la compañía de videojuegos acttil, con base en Los Ángeles.

A diferencia de otras compañías, que en primer lugar presumen de ambición y prometen grandes licencias, ellos heredan la humildad característica de NISA para asegurar que lucharán para llevar la sonrisa a la gente de su alrededor, incluidos sus clientes.

Acto seguido nos comenta los planes de acttil, una compañía centrada en la publicación, distribución y localización de videojuegos, asegurando además que trabajarán en otros proyectos. Sus títulos llegarán a plataformas como las consolas, el PC, la web y los smartphones.

Tal y como indican en su página web oficial, el nombre de la compañía se debe a los siguientes conceptos: Acceptance (aprobación), Creativity (creatividad), Teamwork (trabajo en equipo), Trust (confianza), Innovation (innovación) y Love (amor). Su meta, su gran triunfo, será alcanzar el éxito a través de la humildad y despertando una sonrisa en el rostro de la gente.

Observando su página web podemos comprobar, al ver los idiomas “inglés” y “japonés” que su meta será la de seguir ofreciendo juegos de nicho procedentes del país del sol naciente, falta por ver cuáles son sus primeras licencias y si tienen planes para distribuir sus licencias en Europa.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.