Primeras impresiones: ‘Watamote!’

Cuando leí por primera vez la sinopsis de Watamote! me vino a la mente un tipo de anime muy concreto, una comedia sobre las aventuras y desventuras diarias.
Watamote - OP1 - Large 01

Opening – Watashi ga Motenai no wa Dou Kangaete mo Omaera ga Warui!

Cuando leí por primera vez la sinopsis de Watashi ga Motenai no wa Dou Kangaete mo Omaera ga Warui! (Watamote!), me vino a la mente un tipo de anime muy concreto, una comedia sobre las aventuras y desventuras diarias de una protagonista bastante creepy y con tintes de humor negro. Como me pareció poco “sustancial” hablar sobre el comienzo de la serie a partir de un solo capítulo y teniendo en cuenta que no he leído el manga, he esperado a ver el segundo (wow) para escribir una primera impresión. Y aquí va.

Como decía, cuando leí por primera vez acerca de Watamote! me hice a la idea de una comedia a lo slice of life, quizás un poco más oscura y profunda:

La protagonista es Kuroki Tomoko, una estudiante muy popular que tiene cincuenta años en experiencias de citas con más de cien chicos… en el mundo de los juegos otome (juegos de citas y romance para mujeres). En realidad, es una chica de quince años que va a comenzar su primer año en el instituto, y cuando descubre que la realidad no se parece ni una pizca a sus maravillosos juegos otome y que no es tan popular como ella pronosticaba, le basta con echarse una mirada al espejo para darse cuenta de qué era lo que ocurría: Kuroki Tomoko reúne todas las cualidades de una ‘mojyo’, una chica impopular y bastante siniestra.

Pero tras ver el primer y el segundo episodio, me di cuenta de que mi idea se había quedado corta en cuanto a lo oscuro y profundo. Repasemos: Tomoko se encuentra en su primer año de escuela secundaria, y cree que va a ser la chica más popular de su clase debido a su vasta experiencia en juegos otome. Cualquiera que vea a Tomoko sabrá que la pobre muchacha está muy lejos de la realidad: pelo desordenado (pero no a lo moe-recién-levantada, no, sino a lo que conocemos literalmente por “desordenado”), varias capas de ojeras (probablemente sean resultado de sus treinta horas de juego al día), y, en resumen, un aspecto bastante descuidado. Además –no tengo muy claro si por estatura o gusto– la falda de su uniforme le queda inusualmente larga, y en general no parece muy hecho a su medida. Como resultado, lejos de su propósito de ser la número uno en clase, Tomoko pasa a ser la chica que se sienta al fondo y pasa totalmente inadvertida. Este desconcierto despierta en ella ciertos comentarios muy pero que muy agresivos, sobre todo hacia sus compañeras féminas (entre toda su retahíla de pensamientos se escucha algún “bitch!” de fondo), y prácticamente un absoluto desprecio hacia la humanidad. Esto todo siguiendo una línea que no sale de su cabeza, porque Tomoko es incapaz de dirigirle la palabra a alguien. Lleva tanto tiempo haciendo el hikikomori –en un término exagerado, porque realmente no lo es– que se encuentra con una enorme dificultad que le impedirá que las cosas le salgan como ella pronosticaba: le resulta imposible mantener una conversación de dos líneas con cualquier otra persona. ¿Conocéis la sensación del más puro nerviosismo que te deja tieso hasta el punto de no poder decir ni “hola”?

Watamote - 01 - Large 08

Not even close

Pues bien, a partir de todos estos acontecimientos, la conclusión es que la serie Watamote tiene una doble cara, una doble forma de entenderla. Por un lado el de la negra comedia, en la que, sin más explicación, cada uno de los torpes sucesos que vive Tomoko provoca en nosotros la risa. Y por otro lado y más profundo, el de ser conscientes de la realidad de Tomoko. Es decir,  sentir la dificultad del día a día de una protagonista que sufre un notable conflicto emocional, especialmente hacia las relaciones sociales. En resumidas cuentas, superficialmente nos hemos topado con una serie con la cual no pararemos de reír, pero esta comedia negra es tan solo la corteza de un mensaje más profundo que –eso me ha hecho pensar, o me lo estoy inventando– su autor, Taniwaga Nico, querría transmitirnos. Un mensaje mostrado a través de cada una de las frases de Tomoko, el cómo actúa, el cómo piensa. Puede que penséis que estoy sobreexagerando un poco el tema, pero lo cierto es que, viendo cómo ha comenzado y se han desarrollado estos dos (¡dos!) capítulos, no puedo dejar de pensar en esa doble cara de la que hablaba antes, en la que por un lado nos encontramos la broma, la gracia, el insulto casi gratuito, la exageración del comportamiento de Tomoko que casi roza lo hikikomori, a veces –muchas veces– tan absurdo que no puedes evitar soltar una carcajada. Podría redactar una lista de frases y comentarios con los que me reiré todas y cada una de las veces que rememore los episodios –por ejemplo: parece que uno de los hobbies de Tomoko es ponerles voces a sus compañeros y decir cosas que, primero, son bastante inesperadas, y, segundo, son terriblemente graciosas–. Sin embargo, si uno se para a pensar durante unos segundos, el otro lado y la conclusión es que la situación de Tomoko es realmente… triste. Todo lo que ella quiere es ser una chica normal, bonita, tener amigos, gustarle a algún chico. Pero durante demasiado tiempo se encerró en sus juegos otome, autoconvenciéndose de una realidad que no existía donde ella era la popular, y no una en la que pasaba totalmente desapercibida allá a donde iba.

Watamote - 01 - Large 17

¿Y qué hay sobre el resto de los aspectos? Watamote no va a destacar en esta temporada por una increíble animación, pero ello no quiere decir que sea penosa o intragable. De hecho es bastante buena aunque no sea para una puntuación de 10/10. Además, las escenas caricaturescas –que no son pocas y que, personalmente, me recordaron bastante a la serie Great Teacher Onizuka– se nos harán memorables.

En cuanto a la música, el opening Watashi ga Motenai no wa Dou Kangaete mo Omaera ga Warui! de Konomi Suzuki y el grupo Kiba of Akiba– no le dejará a ninguno indiferente, es potente e intenso, y ya da pistas acerca del lado más oscuro que nos encontraremos en la serie. En contraparte, el endingNo Matter How I Look At It, It’s Not My Fault! de Kitta Izumi– es musicalmente más tranquilo y alegre, y nos muestra lo más moe de Tomoko.

Como últimas líneas y para cerrar esta primera impresión, Watamote me ha resultado en estos dos episodios una serie que merece la pena seguir, tanto por la comedia como por el significado que conlleva. Tomoko, a pesar de su apariencia mojyo, es un personaje realmente adorable, entrañable y gracioso, que conseguirá que Watamote no se quede en un anime del montón y que merecidamente saldrá de esta temporada como una de las series más exitosas. ¡Pongo mis esperanzas en ti, Mokocchi!

Watamote - ED1 - Large 01

Ending – No Matter How I Look At It, It’s Not My Fault!




  • 蓝色火 ☆

    En cuanto me enteré de la salida de este anime, no pude esperar y fui a buscar el manga y lo he estado leyendo desde entonces. Me encanta la historia y Mokocchi! Creo que todos -o una gran mayoría- nos hemos sentido un poco como ella alguna vez :c

    • Mimi

      ¿El manga se ha publicado en España?

  • JAvo

    Es genial el manga y la adaptación al anime es muy fiel (por el momento) me hace reír mucho y adoro a esa ñoña xD.

  • Ramón

    Me gusta mucho el anime y además la crítica realizada también ha sido de mi gusto.

  • Sunami

    Muchas cosas están basadas en lo que le pasó al autor en su adolescencia. La artista tampoco parece mucho más sociable tampoco.

  • Setsubou Shojo

    Bueno, no espero que nadie lea esto, so, lo diré.
    Muchas cosas de lo que tomoko dice y piensa, su aspecto(yep, acepto que soy una antisocial con cabello de emo), todo eso hace que me sienta como ella. Aunque como mi autoestima no es muy alta, puedo asegurar que aunque ella parece adorable, es un personaje patetico y quizá grosera y agresiva.

  • hachechan

    Yo solo me vi el primero y hoy tocará el 2º. La verdad es que me esperaba algo menos oscuro, y aunque es cierto que es comedia y que te ries, y que es muy entretenida, a mí personalmente me puso bastante triste en algunas partes, porque puf… es muy fuerte, además que creo que me siento identificada con ella, jajaja, durante mi adolescencia siento que me parecía mucho a ella.

  • Claraliz

    Muchas de las cosas que dice son graciosas pero si lo analizamos son tristes… es triste que se sienta tan sola y que no pueda ser capas de iniciar una conversación en lo personal me siento un poco identificada y me fascina el opening.

  • adrian

    esta genial yo por ella ise una pag en face y en estos momentos edito la traducion en español de la info de wikipedia

    si les gusta el ainme pueden descargar laos cap, el op, el ed y demas cosas aqui

    http://www.facebook.com/watamotefanpage01

  • Hans Sleit Velarde Fabian

    es un mate de risa !!
    no soy de ver mucho anime… hace poco vi uno y dedici ver otro
    y me encontre con Watamote y le verdad no es lo que bucaba pero me encanto, muy graciosa y divertida Mokocchi

  • Ian the Condor

    El anime no me dejó con buen sabor de boca por mi parte, con el avance tan lento que lleva, lo que en el manga me provocó carcajadas, resulta bastante siniestro y extraño en el anime (¿como se supone que se debería sentir uno en esas situaciones?). No es un mal efecto, es sólo “otro” efecto que, no es el que buscaba.
    Creo que habría funcionado en mí si fuera de sketches de 5-10 minutos. Pero bueno, no lo hacen para mí.

    • Ryoshi Kira Lopez

      me puedes pasar el link ddel manga porfa

  • Xana Lejsek

    La verdad yo leí los cuatro primeros capítulos del manga de watamote hace algunos años, los leí de corrido y luego se me olvido el nombre (Es bastante largo) lo busque pero era nuevo así que nadie lo conocía, y ahora me entero que lo hicieron anime jeje, hoy vi los tres primeros capítulos y debo admitir que el opening me sorprendió bastante, no me lo esperaba así, me pareció genial, da la impresión que son los gritos que guarda Tomoko, y también me sorprendí cuando lo calificaron “Comedia” Para mi la verdad tanto el manga como el anime me deprimieron bastante, yo esperaba una calificación ” Seinen, vida cotidiana” Por que no se si soy la única que piensa que Watamote refleja una cruda realidad social de muchos, mayormente en japón, pero en todas partes se observa lo mismo, a mi mas que hacerme reír me entristecieron, no me siento especialmente identificada pero los aspectos que denotan me hacen pensar en alguien que grita sin ser escuchada…

  • Anónimo

    Me avergüenza sentirme terriblemente identificado con Tomoko.
    A veces es tan triste que me da la sensación de que el anime tendrá un final trágico.

  • Payaqui

    a mi q solo me gusta el anime shonnen pero no se como di con watamote y decidi verlo como habia en portad auna chica con uniforme pense q era lo mismo de siempre en animes lo vi el primer minuto flojo casi dejo de verlo pero bueno me enganche, como dicen algunos podemos identificarno con ello no tanto en personalidad sino en situaciones q le han sucedido en mi caso yo he tenido reacciones parecidas a la de ella otras veces no tambien igual que ella hubo un tiempo en el q me era dificil conversar con gente xd, pero mas alla de eso loq inicio como una comedia luego paso a ser mas lugubre, mas una lucha interna suya, como dicen alguien q grita sin ser escuchada, ella no desea ser tan callada pero su vision distorsionado de la realidad hace q todo le salgue mal, ya no rio tanto al vverlo sino q dan ganas de darle animo xd, lastima el 12 es el ultimo capitulo

  • Kenji

    Acabo de terminarla y, lo siento, pero me dejó un terrible sabor de boca. Quizá por las expectativas que me creé al leer la sinopsis, o porque quizá, Tomoko me pareció un personaje genial en su papel pero patético en su esencia. Y cuando digo patético me refiero en un sentido literalmente triste. No pude dejar de sentir lastima y compasión en ninguno de los doce capítulos, y quizá por eso, no lo llegué a disfrutar del todo.

    No se sí fue la empatía que me transmitía el personaje, pero no pude sentir la serie en clave de humor en ningún momento, quitando quizá el primer capítulo. La verdad es que Tomoko es un personaje maltratado, flagelado y humillado en todo momento, y lo más triste de todo, es que es ella misma la instigadora de todo el sufrimiento que padece.

    • kz411

      muchas gracias, me cargan esas series que tratan de ser “cómicas” y hablan de maltrato psicológico al protagonista, más cuando no constan de ningún final que al menos repare en parte el maltrato sufrido, me quedo con tu opinión ya que para dramas de crueldad tengo la vida entera para “disfrutar” de la maldad que existe.

  • RRZ

    hasta ahora solo he visto 4 capitulos de este anime y ciertamente es un anime gracioso pero al mismo tiempo triste y sombrio, trato de digerirla a esta serie, si me paro a pensar y a profundisar un poco mas en la connotacion que tiene puede que me largue a llorar, esto no quiere decir que no me guste este anime sino que me a causado un gran impacto, en lo que escribo este mensaje me entran ganas de llorar por eso solo dire lo siguiente: “espero que en algun capitulo que aun no he visto del anime, que un haz de luz se asome a la oscura vida de tomoko”

  • nekoneko xime

    yey yo ya lo terrmine y valio la pena :3

  • Gustavo Balmaceda

    Creo que el largo del vestido de mokocchi es el normal unos 10cm bajo la rodilla. lo que sucede que las demás chicas lo usan arremangado contraviniendo las normas escolares.