Jugando a… ‘Dragon’s Crown’ en el modo online

Os mostramos media hora de partida en Dragon's Crown, el beat 'em up de VanillaWare para PlayStation 3 y PS Vita, utilizando el modo de juego online.

dragons-crown-arte-hibrido
Llevo casi una semana jugando a Dragon’s Crown en mi PlayStation 3 y he de deciros que no es una maravilla ni de lejos. Es una obra maestra gestada por VanillaWare, quienes han sabido darle una evolución lógica a un género tan estancado como el beat ‘em up, convirtiéndolo en un híbrido entre este y el RPG, y obteniendo un resultado más que perfecto. Y acorde a los tiempos que corren, este beat ‘em up tan especial que nos lleva a una galería de arte medieval con vida propia posee tanto multijugador local (disponible desde el principio) como multijugador online.


dragons crown artbook

El modo online no está disponible desde el comienzo del juego. Primero, has de familiarizarte con la historia, con sus mecánicas de juego, sus variadas mazmorras, sus misiones secundarias, sus personajes y sus habilidades. Llegado a un punto concreto de la historia, este modo puede ser activado.

Una vez desbloqueado, el modo online te permite tres opciones: unirte a una partida en curso de cualquier jugador del mundo, unirte a una partida con los amigos de PSN o bien aventurarte ante el peligro a la espera de que alguien se una a tu partida. No hay salas de espera, los personajes aparecen de repente, por lo que no se rompe el ritmo de juego.

La estabilidad del online en la versión norteamericana, que es la que estoy jugando gracias a ATLUS, es correcta. No voy a negar que en alguna ocasión me he adentrado en una partida con bastante lag, pero por lo general y en gran mayoría he estado en partidas donde todo va como la seda. Las partidas online funcionan del mismo modo que las locales para uno o varios jugadores, se sigue la misma historia y se juegan los mismos niveles y las mismas rutas. Solo cambian algunos detalles: los personajes que te acompañan en la mazmorra (salvo el pícaro) pasan a ser manejados por jugadores (Capitán Obvio al rescate), en el minijuego de la comida cada uno se sirve su plato (ya os daré detalles sobre esto en el análisis a publicar próximamente) y las dos rutas disponibles por cada nivel se eligen por votos.

Seguro que os pica la curisidad por ver cómo se desarrolla una partida online. No os preocupéis que aquí os traigo un vídeo grabado por servidor para que podáis disfrutar sin problemas. Recordad que Dragon’s Crown ya está a la venta en Norteamérica tanto para PlayStation 3 como para PS Vita, ambas ediciones acompañadas de un magnífico libro de arte que hace justicia al precioso arte que tanta personalidad y vida aporta al juego. A Europa llegará en otoño de 2013 de la mano de NISA.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




  • Dibujante

    Lo que sangra es, que no se diga si llegará o no traducido. Es imperdonable que por no hacernos con la versión americana o japonesa, jueguen con nuestra esperanza de tenerlo traducido. Quedándonos sín todo este tiempo de diversión online y sín el pedazo de libro de arte.

    • chibisake

      ¿Con qué esperanzas van a jugar? xD Todos los que seguimos tanto a ATLUS como a NISA sabemos desde el día 1 del anuncio de la localización de un juego que este llegará a Europa con textos en inglés.

      • Dibujante

        Pues con todo el revuelo que lenvató este, tenía mis esperanzas la verdad.
        A TOMAR POR EL PUTO CULO ATLUS Y NISA (…traducido en perfecto castellano).

      • Dibujante

        Con la esperanza de que en este caso, fuese diferente. Pero ya veo que no.

      • chibisake

        El día que NISA tenga el poder económico de EA podremos tener esperanzas con los pies en el suelo.

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.