‘One Piece’ como diseño para dispensadores de agua

La compañía de agua de alta calidad FRECIOUS ofrece una serie de elegantes dispensadores de agua con distintos diseños de One Piece.

dispensador-agua-one-piece

La marca de agua japonesa FRECIOUS prepara una serie de dispensadores de agua con alucinantes diseños de One Piece. Dichos aparatos sirven agua de botella previamente extraída ni más ni menos que de los manantiales del Monte Fuji, situados a mil metros de altura.

Hay tres modelos de dispensador: modelo carta náutica, que como su nombre indica muestra un mapa de las aguas del universo One Piece, el modelo WANTED, con los pósters de “Se Busca” de los Piratas del Sombrero de Paja y, cómo no, el modelo dedicado en exclusiva a Tony Tony Chopper, que a este paso se va a convertir en todo un icono de la cultura pop japonesa.

Pese a contar con diseños de anime, los dispensadores de agua de One Piece cuentan, como podéis ver, con diseños de lo más sofisticado, encajando a la perfección tanto en una casa como en unas oficinas. Su precio normal, tal y como se indica en la página web oficial, es de 2980 yenes, unos 23 euros, pero hasta el día 19 de agosto están a mitad de precio. El motivo de ese precio tan jugoso para algo así es que luego tienes que pagarles el suministro de garrafas de agua como mínimo por un año.

A continuación podéis contemplar los tres modelos en todo su esplendor:

dispensador-agua-one-piece-carta-nautica-01

dispensador-agua-one-piece-wanted-01

dispensador-agua-one-piece-chopper-01

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




  • _-H-_

    La vida pirata,la vida mejor
    sin trabajar,sin estudiar
    coooon la botella de….agua. :(

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.