El aficionado al manga en España es idiota

He llegado a la conclusión simple y básica de que el aficionado al manga en España es en mayor o menor medida, idiota.

ataque-a-los-titanes-eren

Llevaba tiempo dándole vueltas a la cuestión, tratando de entender el por qué, de llevarla de algún modo a estudio. No he sido capaz, esto rebasa los límites del entendimiento, no hay explicación alguna ni hay por dónde cogerlo. Así que sintiéndolo mucho, he de llegar a la conclusión simple y básica de que el aficionado al manga en España es en mayor o menor medida –desconozco los índices de afectados por este “virus”– idiota.

Comentan nuestros compañeros de Mision Tokyo, que durante la pasada Japan Weekend de Madrid realizaron una encuesta sobre los mangas más demandados por el público español, que uno de los más pedidos era Ataque a los Titanes.

Por favor, deteneos un momento y pensad sobre lo que acabo de decir. Va a hacer un año desde que Norma Editorial lanzara el primer tomo en nuestro país de Ataque a los Titanes y a día de hoy hay ni más ni menos que 5 tomos en nuestras tiendas.

Aun con todo, algunos aficionados siguen sin saber que se edita en España. ¿Desinformación? Bueno, es cierto que las editoriales no despliegan todos sus recursos para promocionar sus obras, pero de ahí a la pura desinformación hay un paso. Más aun cuando hablas de gente que va a un evento de manga, o sea que algo debe saber, y de no saberlo, tiene stands a mansalva para darse cuenta. Pero no es el único ejemplo, hace un par de días un usuario de Twitter preguntó a Ivrea por la publicación de esta misma obra. Y aquí no encuentro la causa; acceso a Internet, Twitter, interacción con editoriales.

ivrea-ataque-titanes-twit

No es el único ejemplo, no sería la primera ni la segunda vez que alguien pide One Piece a alguna editorial por sus redes sociales o sección de consultas.

Todo esto me produce un enorme desconcierto. La situación del manga en España goza de una salud aceptable, para nada desdeñable, pero es evidente que no está al nivel de otros países europeos. Cosas como esta son un claro síntoma de que algo está fallando. Yo me inclino a pensar, como ya habréis podido ver al principio, que de algún modo, es nuestro lector el que está fallando, el que no está dando de sí todo lo que cabría esperar.

Esto es un tema demasiado escabroso y podríamos hablar largo y tendido de las conductas humanas y en concreto de la que asola nuestro país en busca y captura de jóvenes, deshaciéndose de todo su sentido común. Es lo mismo que afecta a otros factores del sector, por los mismos que Shintaro Kago vende para un público no-manga y por lo mismo que obras de demostrada calidad no terminan de encajar en un mercado cuyo principal comprador es el adolescente medio.

Yo me pregunto, cómo puede ser que haya gente tan vaga, tan desinteresada por lo que pasa a su alrededor, de ser incapaz de coger Google y buscar si editan una serie en España –y no cualquier serie, sino el shonen de moda–. Es que resulta que si pones “manga ataque titanes español” en el buscador el primer resultado da a la web de Norma, ¡menuda cosa! O ya ni eso, dónde queda el librero de tu tienda de cómics, fuente de actualizada información sobre lanzamientos.

Aunque si hay algo que nunca entenderé es el hecho de gastar tiempo en pedir la serie en un stand de un evento o en escribirle a una editorial para que la traiga en lugar de comprobar si ya la edita alguien. Cosa que no hacen sino confirmar la abrumadora idiotez con la que se manifiesta el aficionado al manga en España. Una especie en peligro de expansión.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.