Análisis: ‘El Profesor Layton y el legado de los ashalanti’

La última aventura de Hershel Layton ya está aquí con El Profesor Layton y el legado de los ashalanti, para Nintendo 3DS. Acompáñanos en nuestro análisis.

Layton-ashalanti-ptd

Dicen que las despedidas nunca suelen ser buenas, al menos cuando toca decirle adiós a alguien querido. En el mundo de los videojuegos podríamos afirmar lo mismo a la hora de decirle adiós a un personaje o franquicia que ha sabido estar siempre a la altura, pero siempre nos queda el poder rejugar todas sus aventuras para mantener su recuerdo fresco y vivo. De este modo lo que en un principio ha de apenar se convierte en una experiencia positiva que marca el primer paso para convertir ese personaje o franquicia en una leyenda.

Desde Level-5 nos han vendido desde un principio que El Profesor Layton y el legado de los ashalanti (レイトン教授と超文明Aの遺産) para 3DS será la última aventura protagonizada por el carismático y caballeresco Profesor Hershel Layton, y conocer esto en parte me apenaba como veterano jugador de la franquicia. Sin embargo, este sentimiento se fue tornando en gozo y alegría conforme pasaban los primeros minutos de juego y acompañándose de los puzles y la magnífica banda sonora aparecían las primeras escenas de acción, haciéndome olvidar aquel ritmo lento y pausado de las primeras horas de juego con otros Layton anteriores. Un buen comienzo para lo que ha de ser un final digno.

layton-ashalanti-01

El Profesor Layton, esa satisfactoria combinación entre aventura point and click y resolución de puzles, se ha mantenido siempre fiel a su esencia desde que el 7 de noviembre de 2008 la franquicia debutara en Europa con El Profesor Layton y la villa misteriosa (レイトン教授と不思議な町) para Nintendo DS.

Por suerte, esta aventura final de Layton no cambia estos elementos, pero sí que se ofrece una aventura estructurada de tal manera que se nos ofrece mayor libertad, alzando a la franquicia hacia un escalón más alto.

El Profesor Layton y el legado de los ashalanti pone fin a una historia que se ha ido tejiendo desde hace un par de juegos, y donde en esta ocasión se encuentra con lo que parece ser la momia congelada de una chica perteneciente a la antigua civilización Ashalanti (claro homenaje a la Atlántida, descrita en los diálogos Timeo y Critias de Platón) y que se ha mantenido perfectamente conservada hasta la fecha. Finalmente, dicha momia resulta ser una chica con vida, y al despertarla, Layton y compañía serán perseguidos por una misteriosa sociedad que a su vez es perseguida por Scotland Yard. Y es que la chica es la clave de la antigua civilización. Hershel, Emmy, Luke y Sycamor deberán entonces recuperar todos los artefactos ashalanti que se encuentran ocultos en varias partes del mundo para desenmarañar el misterio que rodea al mito de esta civilización y ayudar a la chica.

La historia es sencilla, pero su calidad reside en la solidez de su guión y desarrollo. Lejos de aquellas aventuras donde teníamos horas de situaciones donde nada ocurría y donde todo parecía avanzar de manera lenta, aquí tendremos acción desde prácticamente el primer minuto de juego. Además, la fórmula planteada en esta aventura, que convierte a Layton en un trotamundos, supone un chute de ritmo que estimula la historia, amenizándola.

Pese a que la mayor parte de los juegos de El Profesor Layton han adoptado una estructura centrada en una serie de trayectorias lineales o en un tema central, en un punto concreto de El legado de los ashalanti se ofrece al jugador la opción de decidir qué lugar visitar a continuación, otorgando una mayor sensación de libertad. En este punto, mientras Layton y compañía van visitando los distintos lugares, la aventura se estructura en diversas misiones que permiten al jugador descubrir interesantes historias cortas que actúan como un merecido descanso con respecto al arco argumental principal, mucho más amplio.

layton-ashalanti-02

Los puzles permanecen sin cambios en su mayoría, pero sí que ofrecen mayor reto con respecto a otras entregas anteriores, sin llegar a la dificultad de La villa misteriosa o La caja de Pandora. Desde un principio se nos reta a resolver desde puzles sencillos hasta otros más elaborados, pasando por aquellos puzles basados en la lógica que tienen la solución delante de nuestros ojos pero que no vemos por estar desvanándonos el coco. Poco a poco la escala de dificultad irá en aumento.

Uno de los grandes avances en esta aventura es sin duda el apartado gráfico. Tanto con pantalla en 3D como en 2D los modelos poligonales de personajes y escenarios lucen de maravilla, con esas texturas que aportan a la franquicia un toque de identidad. Quienes gusten de jugar con el 3D estereoscópico activado se asombrarán ante el gran salto producido, pues si bien en El legado de los Ashalanti se heredan muchos avances vistos La máscara de los prodigios, la sensación de profundidad está muchísimo mejor lograda, con muchos más detalles y una perspectiva que va cambiando conforme movemos la cámara para descubrir monedas, pistas o nuevos puzles a resolver. El universo Layton vuelve a destacar por un estilo artístico hermoso y elegante, con pintorescos personajes y detallados paisajes, todo ello adornado con una fantástica banda sonora muy en línea de lo ya visto en anteriores entregas.

Al igual que ocurre en anteriores entregas, deberemos encontrar monedas ocultas en cada uno de los lugares visitados, las cuales serán útiles para obtener pistas a la hora de resolver los puzles más complicados. También hay una mayor interacción con el escenario, pudiendo abrir y cerrar puertas y ventanas, etc. Este tipo de interacción tiene como objetivo no solo despertar la curiosidad del jugador sino ayudarnos a recoger las monedas que se ocultan en sitios donde no solo basta un simple clic. Por ejemplo, en una ocasión deberemos abrir la tapa de una alcantarilla y luego golpear una pelota para que esta entre en el agujero y así recibamos nuestra moneda. El resto de monedas se obtienen simplemente clicando en una zona llamativa que coloree la lente de la lupa de color naranja. La búsqueda de monedas nos llevará en muchas ocasiones a lo que llamo “la caza del pixel“, que consiste en intentar intentar peinar a base de toques todo el escenario para ver si sale alguna moneda.

layton-ashalanti-gameplay

Otro elemento a destacar en la exploración es sin duda el zoom. Cuando la lente de la lupa se torna de color azul podremos ampliar esta parte del escenario y visitar una pequeña zona antes no visible, la cual podremos explorar en busca de pistas o nuevos puzles, monedas y otros extras que iremos desbloqueando en los minijuegos que vamos acumulando en nuestro maletín. Minijuegos, por cierto, variados y originales, que nos ayudarán en ocasiones a evadirnos de la historia principal y cuya resolución también supone un reto adicional.

El Profesor Layton y el legado de los ashalanti cuenta con una nueva funcionalidad StreetPass donde podemos retar a otros jugadores a encontrar tres objetos repartidos por el mundo. Estos objetos pueden descubrirse a lo largo de todos y cada uno de los escenarios que se visitan en el juego. Sin duda un desafío extra que resulta de lo más interesante.

Dicho todo esto, mientras en La máscara de los prodigios se ofrecía un equilibrio en cuanto a variedad de puzles, El legado de los ashalanti, si bien también ofrece variedad, se centra más en puzles basados en el movimiento u orden de piezas, mientras que los puzles de lógica si bien están presentes lo hacen en menor medida. Al igual que ocurre en toda entrega de la franquicia El Profesor Layton, habrá ocasiones muy puntuales en la que la explicación de un puzle no queda del todo clara y requiere varias lecturas para poder comprenderlo.

A pesar de estar ante un juego más abierto en cuanto a sensación de libertad y en su historia, la cantidad de puzles que es necesario resolver para avanzar en la historia parece haber aumentado. Por otra parte, si bien este dato podría resultar frustrante para algunos, también es cierto que en toda ocasión habrá la cantidad de monedas necesarias como para ir desvelando pistas que nos ayuden a superar estos puzles.

El Profesor Layton y el legado de los Ashalanti es en definitiva un título que sabe mantenerse a la altura con respecto a sus predecesores, aportando esa frescura que sentimos cuando por primer vez jugamos a La villa misteriosa, y es sin duda la guinda final del pastel que cimienta a la franquicia como una de las mejores aventuras portátiles de Nintendo que existen. Es la última aventura de Hershel Layton, pero también es el comienzo de una leyenda.

El Profesor Layton y el legado de los ashalanti

Nintendo 3DS
Profesor Layton y el legado de los ashalanti Distribuye: Nintendo

Desarrolla: Level-5

Género: Aventura gráfica, puzle

Fecha: 08/11/2013

PVP: 44,95

PEGI: 7

Web oficial

Lo bueno:

– Mayor sensación de libertad a la hora de poder elegir el orden en el que visitar distintas partes del mundo.

– Una historia muy bien hilada que desde el comienzo muestra bastante acción y se aleja de otros comienzos en la franquicia que fueron más lentos y pausados.

– Una ambientación a la altura de la franquicia: personajes, doblaje, escenarios y música de gran calidad que otorgan identidad al título.

Lo malo:

– Algunos puzles muy contados requieren de varias lecturas para poder comprenderlos.

– Tener que decirle adiós a Hershel Layton.


NOTA: 8,8 / 10




  • Ricardo Alonso

    me gusta, pero eso de decirle adios es una tonteria, aún no ha habiado una guerra con don paolo y seria bueno que don paolo fuera el villano principal de una edicion para que layton lo derrote y fin de la historia

    • Kipik

      Porque tu lo digas… es el último título de la franquicia, al menos en solitario, así se presenta el juego y así será (seguramente).