Madre japonesa tiende los “sucios” dakimakura de su hijo en el balcón

Una madre japonesa tiende los dakimakura eróticos de su hijo en el balcón de su casa, anécdota que se ha viralizado por Twitter.

dakimakura ecchi

Ah… madres. Esas mujeres que nos tienen que soportar durante los primeros años de nuestra vida, que encuentran todo lo que perdemos pues está “en su sitio“, que convierten el lanzamiento de la chancla en deporte olímpico, que hacen la mejor comida del mundo y que tiran a la basura las pertenencias de nuestro dormitorio sin pedir permiso. Pero si en algo son expertas nuestras madres es en sacarnos los coloretes delante de los demás durante nuestra etapa de adolescencia (esa en la que seguimos siendo unos críos pero queremos aparentar ser unos machotes).

En Japón, no se sabe si por descuido o por venganza, una madre japonesa ha tendido los sucios dakimakura eróticos (almohadas cuya funda tiene una ilustración “sugerente” de un personaje femenino o masculino de anime) en el balcón de su casa para secarlos tras haber pasado por la lavadora. Os imaginaréis lo que los vecinos y transeúntes habrán pensado nada más toparse con aquella escena, ya que ese tipo de material es considerado allí demasiado pervertido como para mostrarlo en público.

El caso es que esta peculiar y graciosa anécdota ha trascendido más allá de ser una comidilla de barrio y se ha viralizado para convertirse en Trending Topic nacional a través de Twitter con el hashtag #母ちゃんの優しさが牙を剥いた瞬間 (Ese momento en el que la bondad de tu madre muestra sus garras).

Si la madre lo que quería es que su hijo se quitara de “esas muñecas cochinas“, desde luego es muy probable que lo haya conseguido.

Fuente: @sm_nns

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.