‘ZX Spectrum’ resurge como teclado bluetooth

Los británicos de Elite Systems se embarcan en un proyecto para resucitar al ZX Spectrum como un teclado bluetooth.

zx-spectrum-keyboard

Muchos jugones españoles de la vieja escuela recordarán con cariño el Sinclair ZX Spectrum, el rey de reyes entre los ordenadores domésticos en la Europa de los 80. Si eres uno de estos o simplemente un apasionado de la moda retro te interesará saber que Elite Systems se ha metido en una campaña de crowdfunding a través de Kickstarter para devolverlo a la vida.

En esta ocasión llegará con forma de teclado Bluetooth compatible con dispositivos iOS, aunque también será compatible con Android, Windows Phone, PC y Mac. Es un dispositivo Plug and Play y carece del problema de ghosting que estaba presente en el hardware original.

Si bien el teclado busca recrear la experiencia de los 80 mientras se juega a colecciones como ZX Spectrum: Elite Collection Apps, este podría ser usado con aplicaciones de terceros (aunque no se asegura su compatibilidad al 100%).

El proyecto cuenta con el permiso de los propietarios de la marca ZX Spectrum, siendo la primera vez que se conceden los derechos para reproducir este dispositivo. El objetivo a alcanzar son 60.000 libras (unos 72.456 euros), y para adquirir el pack básico (teclado mas set de juegos) habrá que aportar unas 50 libras en el crowdfunding, unos 60 euros aproximadamente.

Si la cosa llega a buen puerto, estará disponible a través de la página web oficial reservada para el producto a un precio que oscula entre las 39,99 y 49,99 libras.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.