Análisis: ‘Saint Seiya Brave Soldiers’

Saint Seiya Brave Soldiers: Análisis de este fighting game para PlayStation 3 basado fielmente en el manga de Masami Kurumada y su adaptación al anime.

saint-seiya-brave-soldiers-analisis

Después de publicar Saint Seiya: Batalla por el Santuario, desde Dimps y Namco Bandai se animan a reelaborar la ya conocidísima serie de Saint Seiya (Los Caballeros del Zodiaco), creada por Masami Kurumada, para traernos Saint Seiya: Brave Soldiers (Los Caballeros del Zodiaco: Soldados Valientes en Latinoamérica, 聖闘士星矢 ブレイブ・ソルジャーズ en Japón) en exclusiva para PlayStation 3. Aquí, ambas compañías deciden abandonar el beat ‘em up con tintes hack ‘n slash y los modelados cinematográficos de los caballeros para dar la bienvenida a un género veterano en la franquicia: el fighting game, y abrazar un cel-shading mucho más fiel a la serie de animación japonesa de Toei.

Para este nuevo trabajo, a los chicos de Dimps se le había encargado una tarea: realizar el juego de lucha de los Caballeros de Atenea más emocionante y completo que se haya creado jamás, y el resultado no decepciona del todo: tenemos las principales partes de la serie animada (Santuario, Poseidón y Hades), salvo Asgard, recogidas en un solo título; una plantilla de 59 personajes que, en la costumbre de Namco Bandai, nos coloca en varias ocasiones a un mismo personaje con distinta armadura y leve modificación de ataques con tal de rellenar hueco; y efectos visuales y escenas cinemáticas dedicadas a los grandes ataques que emocionarán a todo acérrimo a la historia que el maestro Kurumada nos brindó por primera vez en enero de 1986. Con sus virtudes y sus defectos, los fans estamos ante la excusa perfecta para decirle por fin adiós a Saint Seiya: The Hades (Los Caballeros del Zodiaco: Hades) para PlayStation 2.

Saint-Seiya-Brave-Soldiers-122

De hecho, Saint Seiya Brave Soldiers guarda similitudes con respecto a Hades en varios aspectos, no en vanos la desarrolladora de ambos títulos es Dimps, pero también con numerosa novedades que hacen de este un título donde el jugador siente mayor libertad de movimiento durante las batallas, así como una rebaja del nivel de dificultad general (salvo en algún modo de juego concreto) para hacer del título uno más amigable para todo tipo de jugadores. Pero vayamos primero por orden.

Nada más ejecutar el juego, un opening realizado mediante animación nos da la bienvenida, donde vemos los diseños del fallecido Shingo Araki (diseñador de personajes para el anime original de Saint Seiya) fielmente representados por su compañera de profesión y serie Michi Himeno (Cutie Honey, La arcadia de mi juventud, Saint Seiya). De la dirección de dicha escena, repleta de momentos y personajes memorables, se encargó Keiichi Ichikawa (Digimon Fusion, Re: Cutie Honey, One Piece Film Z). Por desgracia, este opening carece del acompañamiento de alguna de las míticas canciones cantadas de la serie animada.

Saint Seiya Brave Soldiers es un fighting game con movimiento total en 3D, y para facilitar el desplazamiento de los personajes durante la batalla desde Dimps han recreado escenarios más amplios que en The Hades, pero igual de genéricos. Es decir, cada escenario representa perfectamente el lugar en el que se basa, ya sea el Muro de las Lamentaciones o la Casa de Leo, pero se hace de manera rudimentaria, sin muchos detalles y texturas algo difusas, una oportunidad perdida de mostrar escenarios hermosos y vistosos.

Saint-Seiya-Brave-Soldiers-107

La cámara suele anclar su eje central en uno de los personajes de la batalla, normalmente en el personaje enemigo. Es algo que ya hemos visto en numerosos fighting games de Namco Bandai y, pese a ser la opción más acertada, nos enfrentamos al problema de siempre: los puntos “ciegos”, es decir, ese momento en el que el enemigo se oculta del campo de visión del jugador situándose justo frente al personaje manejado por este.

A diferencia de The Hades, el sistema de combates y combos es mucho más cómodo en Saint Seiya Brave Soldiers. Atrás queda la tortura de tener que machacar botones y recurrir a absurdos QTE puesto que ahora se da mayor protagonismo al combate directo, que junto a la mayor libertad de movimiento ayudan a agilizar las batallas.

No sin sus “pero”, puesto que se puede explotar algún que otro exploit para coger desprevenido al enemigo a la hora de realizar movimientos especiales, me atrevería a decir que estamos ante el juego de Saint Seiya que ofrece mayor diversión al fan. Tenemos un sistema de combate donde combear resulta de lo más sencillo, haciendo el título accesible tanto a novatos como a veteranos en el género fighting game, y donde en muchas ocasiones la astucia prima ante la habilidad.

Además de saltar y realizar los habituales ataques normales y fuertes, los caballeros pueden hacer aumentar su cosmos a través de un medidor de hasta cuatro casillas. Cada una de estas casillas permite realizar distintos tipos de movimientos especiales, o incluso realizar un movimiento a la velocidad de la luz para acercarnos rápidamente al enemigo o, cuando este se encuentre atacando, situarnos justo detrás suya y cogerlo desprevenido. Un ataque más poderoso es el ABB, o Ataque Big Bang (Big Bang Attack), donde el caballero consume tres casillas de su medidor de cosmos para realizar su ataque definitivo. También podemos realizar agarres, usar el botón de defensa, despertar el séptimo sentido del caballero (para ello es necesario que el medidor reservado a esta causa esté relleno por completo), lanzar al enemigo hacia las alturas, etc.

Saint-Seiya-Brave-Soldiers-(23)

Al igual que en anteriores juegos basados en la franquicia, y para deleite del fan, estos combates se acompaña de movimientos, voces y citas procedentes del anime. Se echan en falta eso sí los legendarios temas musicales cantados de la serie, suprimidos en esta entrega, algo que no deja de resultar amargo pese a convertirse en un estándar dentro del mundo de los videojuegos basados en franquicias originadas a través de un manga o anime.

A diferencia del anterior juego para PlayStation 3, el beat ‘em up Saint Seiya: Batalla por el Santuario, en Saint Seiya Brave Soldiers se descartan modelos de personajes semicinematográficos para ofrecer unos mucho más fieles a la serie de animación original, y también mucho más expresivos. En este aspecto, tanto el modelador jefe de personajes Syohei Imamura como el animador jefe de personajes Tetsuya Yamamoto y el diseñador principal de modelos de personajes Shiori Hyakuno han sabido darle un acabado notable a los personajes, que cuentan con muy buen acabado y animaciones. Incluso el resultado de las armaduras es espectacular, otorgando una acertada sensación metalizada y de brillo (a mayor rango de Caballero o Santo, más brilla el equipo) sin desprenderse de sus influencias animadas. En algunas armaduras más elaboradas, especialmente aquellas donde se abusa de elementos curvos, sí que se nota carencia de polígonos en el personaje, pero en general el resultado es realmente satisfactorio. En contra tenemos que, si bien los personajes son bastante expresivos al gesticular, la ausencia de diferentes expresiones les arrebata esa naturalidad cuando por ejemplo se rien. Aldebarán de Tauro es ejemplo de ello. Hypnos y Thanatos también cuentan con pequeños fallos en el modelado debido a que la armadura de la cara es parte del skin del rostro de ambos personajes, provocando que esta parte del casco se deforme cuando hablan. Y sí, son detalles menores, aunque al final de pequeños detalles se gesta un título especial, pero lo que sí me ha molestado es no ver que, con las posibilidades que ofrece la PlayStation 3, las armaduras no se fracturen conforme el personaje ve mermada su salud. Este último detalle habría dado mucho juego a los fans y, sin duda lo habría hecho mucho más emocionante. Los efectos de luz y resto de efectos especiales son también alucinantes, siendo los Ataques Big Bang el mejor ejemplo de ello, acercándonos a la sensación de estar jugando un anime.

Parte de la chicha del juego reside en las “Crónicas de los Caballeros“, el modo historia de toda la vida. Este modo se nos divide en tres sagas que se irán desbloqueando conforme vayamos completando anteriores. A su vez, cada saga o arco argumental recoge varias misiones ordenadas cronológicamente que nos irán desvelando la versión resumida de la historia que todos conocemos. Este modo ofrece una muy grata experiencia para todo fan de la franquicia gracias a los diálogos, que cuentan con las voces del anime japonés, así como las batallas que les preceden y la música orquestada. Como fan de la serie no he podido evitar emocionarme en más de una ocasión, y es que el énfasis de la interpretación de los actores de voz ayuda a recrear esa atmósfera envolvente que pone a flor de piel las emociones, aunque soy consciente de que los seguidores más exigentes echarán de menos a muchos personajes de partes como por ejemplo la de Hades. La sorpresa final viene servida de la mano de los numerosos acetatos en alta resolución que acompañan a la práctica totalidad de las escenas.

Saint-Seiya-Brave-Soldiers-90

Si bien a grandes rasgos este modo es satisfactorio, quienes no estén acostumbrados a los juegos con conversaciones basadas en texto echarán de menos que las escenas de diálogo fueran recreadas con el motor gráfico, de hecho el poder revivir las escenas del manga y el anime a través de vídeos recreados con el motor gráfico del juego habría hecho de este modo uno prácticamente perfecto. Eso sí, el toque algo agrio lo pone la traducción de los diálogos, con algún que otro false friend, e incluso los nombres de los personajes, ese Io de Sicilia en lugar de Escila.

El modo “Batalla” nos ofrece el resto de modos de juego alternativos que Saint Seiya Brave Soldiers nos ofrece, a excepción del modo de Batalla Online. Aquí se nos ofrece la posibilidad de librar batallas en “Batalla contra”, el modo Versus de toda la vida donde podemos librar batallas individuales contra la CPU o un amigo; “Supervivencia”, el modo más desafiante e interesante del juego tras las “Crónicas de los Caballeros”; la “Guerra Galáctica”, una versión personalizada con distintos tipos de torneo similares al de la serie original; y el modo “Entrenamiento”, que permite ajustar varias condiciones de batalla para ir practicando combos y técnicas.

Como bien comentaba, el modo “Supervivencia” resulta realmente interesante. Dividido en varios tipos de dificultad repartidos en clases que van desde la de bronce hasta la divina, deberemos sobrevivir con un único personajes a distintos combates. Si se cumplen ciertos requisitos preseleccionados en cada batalla el jugador obtendrá, desde una mayor puntuación obtenida, hasta la recuperación de un porcentaje determinado de vida. Es el modo de juego más desafiante de todos los disponibles, ya que la dificultad media del resto del juego no es que sea muy elevada.

La “Guerra Galáctica” también se divide en varios tipos de torneos que comprenden desde la Copa de Bronce hasta la Copa Legendaria. Es un modo de juego un tanto repetitivo y cansino para un solo jugador, con diferentes tipos de combate a librar (barra de vida oculta, el primero que golpea gana, quien derribe 3 veces al adversario gana, prohibición de usar la guardia, etc.), y le salva la opción de juego para hasta ocho jugadores en local. Cuando dos o más jugadores libran a la vez estos torneos este modo se ameniza algo, pero sigue cayendo en lo repetitivo al haber disponibles pocas opciones que se repiten una y otra vez con la única diferencia de aportar una dificultad ligeramente mayor.

Saint-Seiya-Brave-Soldiers-117

Luego tenemos el modo de “Batalla Online“, otra de las joyas del título, donde podemos demostrar nuestra destreza contra jugadores de todas partes del mundo… o de casi todas partes, porque como la conexión no sea muy estable el tiempo que pasa desde que ordenamos al personaje realizar una acción hasta que este la ejecuta puede llegar al segundo de duración. Es un poco desastre, pues he tenido experiencias realmente terribles, pero si uno juega con amigos y conocidos vía online, o incluso con gente del propio país o países cercanos la cosa se estabiliza mucho más y es cuando verdaderamente se disfruta este modo.

Dentro de “Batalla Online” tenemos varias secciones, principalmente tenemos la opción de librar batallas normales contra usuarios de igual o mayor experiencia a la nuestra (según se escoja en las opciones) y batallas por clasificación que irán dando rango (o quitando si se acumulan muchas derrotas consecutivas) al jugador. También se puede jugar de modo normal o sirviéndonos de un sistema de orbes que se van comprando conforme se acumulan puntos y permite fortalecer diversas características y ataques de los personajes. Para realizar este acto de personalización disponemos de varias cajas de orbes de hasta ocho ranuras cada una, aunque solo podremos activar una caja en cada batalla. Según su poder, los orbes ocuparán más o menos espacio en las ranuras de estas cajas. Si bien es una opción interesante, el sistema de orbes se echa por tierra a sí mismo debido a una interfaz nada cómoda que ofrece un campo de visión limitado para un listado de orbes bastante generoso y repartido en varias secciones. Finalmente lo normal es que uno pase de esto y, por comodidad, lo primero que haga sea librar batallas online prescindiendo de los orbes.

En un fighting game de Dimps sobre Saint Seiya no puede faltar una colección que recoja galería de imágenes de las figuras, cartas y otros elementos relacionados con el propio juego y la franquicia, es por ello que en Saint Seiya Brave Soldiers contamos con el apartado “Colección” para revisar tanto los datos de partida como el contenido desbloqueado a lo largo del juego: personajes, cartas, juguetes, Ataques Big Bang, música de fondo, etc.

Saint-Seiya-Brave-Soldiers-Poseidon-45

Con sus defectos y sus virtudes, Saint Seiya Brave Soldiers es sin duda el mejor videojuego de lucha basado en el popular manga de Masami Kurumada y su adaptación animada. Se retiran molestos QTE y escenas machaca botones y más propias de un juego de ritmo musical para mostrarnos la esencia pura del combate: la acción directa, sin pausas molestas. Con una dificultad bastante relajada y con un sistema de combos realmente sencillo de ejecutar, el título logra adaptarse a todo tipo de jugadores: desde el más novato en esto de los fighting games hasta el más curtido. Además, el diseño de personajes muestra gran fidelidad con respecto a la serie animada y ganan en expresividad con respecto a anteriores título. Sin embargo, también es cierto que estamos ante un título carente de variedad en cuanto a modos de juego, donde se echan de menos algunos personajes de ciertas sagas mientras que otros aparecen como DLC, carece de la parte de Asgard, cuenta con algunos fallos de adaptación y traducción y que además cuenta con algún que otro exploit. ¿Son todos estos fallos prueba de un juego mediocre? Como fan de Saint Seiya diré que, si bien esto afecta a la calidad del título, cuenta con las suficientes virtudes como para que todo fan pueda sentirse satisfecho y así tener la excusa perfecta para volver a hacer revivir un agradable sentimiento de nostalgia a través de un videojuego como este. Un juego que despierta el séptimo sentido y hace florecer las emociones de todo fan del legendario manga y anime.

saint-seiya-brave-soldiers-collectors
Ediciones

En Europa Saint Seiya Brave Soldiers cuenta con tres ediciones distintas: edición sencilla en formato físico, edición sencilla en formato digital y la Seiya Edition, que acompaña al juego de la Saint Cloth Myth EX de Seiya de Pegaso en su nueva armadura de bronce y con el color original del manga, así como un DLC para el juego que viste a Seiya de Pegaso con esta armadura.

Saint Seiya Brave Soldiers

PlayStation 3
Saint Seiya Brave Soldiers Distribuye: Namco Bandai

Desarrolla: Dimps

Género: Fighting Game

Fecha: 22/11/2013

PVP: 39,95€ (Edición sencilla); 119,95€ (Seiya Edition)

PEGI: 12

Web oficial

Lo bueno:

– Por primera vez, los tres principales arcos del anime son recogidos en un solo videojuego.

– Espectacular modelado de los personajes y estilo cel-shading, ganando en expresividad y mostrándose fieles a los diseños del anime.

– Sistema de combate de acción directa, sin QTEs. Ataques Big Bang que dan la sensación de estar jugando directamente al anime.

Lo malo:

– La traducción en contadas ocasiones deja que desear con errores de adaptación/traducción y false friends.

– Personajes repetidos para rellenar huecos que bien podrían haber sido ocupados por otros personajes.

– Pocos modos de juego y lag en el modo online cuando se juega cotra jugadores de países fuera de la zona PAL.


NOTA: 7,3 / 10




  • Wiwo

    A mi éste me ha decepcionado bastante. Me lo compré cuando salió con muchas ganas, me pasé el modo historia entero, probé un poquillo el resto de modos de juego y volví al anterior, al Sanctuary Battle, a pesar de haber sacado ya el Platinum y haberme pasado ya todos los modos (incluidos los de los DLCs), que me parece mucho mejor juego. Pero mucho mejor.

    • chibisake

      En mi opinión esto es como comparar el chocolate del choco krispies con el colacao. Ambos títulos son muy distintos entre sí ya que pertenecen a géneros distintos. De ahí que en el análisis me remita a The Hades porque en realidad es el predecesor de este, y no Batalla por el Santuario. Eso sí, no te negaré que el modo historia de Batalla por el Santuario es mucho más alucinante que el de Brave Soldiers (el cual tiene a su favor los acetatos del anime) al combinar adecuadamente escenas de vídeo realizadas con el motor del juego y la pura acción del beat ‘em up.

      No obstante, en mi humilde opinión, Batalla por el Santuario peca de ser un Musou muy deficiente. Estoy seguro de que si Omega Force hubiera estado detrás del desarrollo de ese juego estaríamos sin duda ante el mejor título, y con muchísima diferencia además, de la franquicia. Solo hay que ver lo adictivos y completos que son One Piece Pirate Warriors y One Piece Pirate Warriors 2.

      • Wiwo

        Bueno… el Sanctuary Battle es un Musou… en las pantallas entre las casas. En las luchas contra los caballeros de oro no lo considero precisamente un Mosou.

        Para este nuevo juego, Dimps ha reutilizado todos los modelos y animaciones del Sanctuary Battle y ha usado un sistema de combate similar al de los nuevos de Naruto (que creo que ya se usaba parecido también en el The Hades que comentas) con poca chicha.

        Lo que no me ha gustado del juego no ha sido el modo historia. De hecho, me ha gustado bastante el modo de narrarlo, con imágenes de la serie. El problema del modo historia del Sanctuary Battle era que si no habías visto la serie, no te enterabas ni de la mitad.

        Lo que no trago es el nuevo sistema de combate. Es excesivamente simple y poco variado. Da igual a qué personaje manejes, que son todos iguales (algunos mejores que otros por sus especiales, pero al final da un poco igual cuál cojas). Me pasé los tres arcos argumentales del modo historia sin perder ni un sólo combate, a la primera, y en la mayoría de los casos, haciendo todos los objetivos secundarios (sólo tuve que repetir algún combate por esos objetivos).

        No estoy diciendo que sea un mal juego, es entretenido. Pero Sanctuary Battle, también desarrollado por Dimps, es en mi opinión mucho más disfrutable y mejor juego.

      • chibisake

        Con respecto al último párrafo, no te preocupes, que no me he tomado a mal el comentario, simplemente quería compartir impresiones contigo xD

      • Wiwo

        No te preocupes tú tampoco, que no me lo había tomado a mal ni me había parecido que lo hubieras hecho tú, jejeje ;)

        Si mis horitas me he echado al Brave Soldiers también. A pesar de tener ya la PS4 con varios juegos para jugar, seguí dándole al nuevo juego de Saint Seiya ;)

  • Vhsephi Kamiya

    a mí me hace mucha gracia que dijeron que habría personajes de Omega y Lost Canvas… y ahí se quedó la cosa XD… luego le fatan muchos personajes como bien señaláis… sobre todo espectros, que no se molestan en hacer a los santos de plata tampoco.

    Tiene también muchas narices en sacar por primera vez a Shun e Ikki con armaduras de oro, pero no incluir las armaduras divinas de los cuatro restantes santos de bronce. Meter a Jabu e Ichi pero no incluir a Genki, Nachi y Ban… no incluir a espectros tan importantes como Lune, Valentine o Pharao….

    En fin, de lucha es el juego más completo si… pero para mí, solo existe un juego completo de Saint Seiya XD

    • chibisake

      Lo de omega y lost canvas probablemente lo leyeras de algún lado donde transmitieron la información de manera incorrecta.

    • _-H-_

      ¿Cómo se llama? Yo quiero probarlo. XDD

      • chibisake

        Es un JRPG bastante tosco. Se titula Saint Seiya Paradise Saikyu no Senshitachi.

      • _-H-_

        Gracias :D

      • Vhsephi Kamiya

        algo tosco? si es la mar de divertido XD! Y encima, completísimo, recogiendo a todos los enemigos desde que se acaba el torneo intergaláctico hasta que acabas en la saga de Poseidón: Los cinco caballeros negros, Docrates… están todos!

      • chibisake

        En ese aspecto sí que es divertido, pero es un juego con una música pésima (muy chirriante) y con un sistema de combates demasiado primitivo, a lo FFI, con apenas animaciones debido a las limitaciones de la consola.

  • Jimmy!

    Pero las voces de los personajes no son las de los actores originales, no? Estoy casi seguro.

    • chibisake

      Claro que son las voces originales. Puede que alguna varíe, no lo he comprobado al 100% pero hay algunas claramente reconocibles.

      • Jimmy!

        Juraría que la de Seiya no es la voz de Toru Furuya… Bueno, no tiene portancia. :)