Haruhi Suzumiya colabora con la Cruz Roja

La Cruz Roja japonesa se alía con los personajes femeninos de la Brigada SOS (Haruhi Suzumiya, Yuki y Mikuru) para animar a los jóvenes a donar sangre.

Haruhi Suzumiya Cruz Roja

El uso de los iconos de la cultura popular japonesa siempre ha venido bien para ciertas campañas, independientemente de que estas figuras sean o no reales. El ejemplo de esto último lo tenemos en la Cruz Roja de Japón, quien se ha servido de la popularidad con la que en Japón cuenta Haruhi Suzumiya para animar a los ciudadanos del país a que donen sangre.

La campaña comenzará el día 8 de marzo, y quienes se hagan donantes recibirán un póster promocional con Haruhi, Yuki y Mikuru de la Brigada SOS reunidas junto a Kenketsu-chan, la mascota de la Cruz Roja japonesa.

Con esta campaña, el movimiento solidario pretende combatir a uno de los males, por ahora menores, a los que se enfrenta el país: el descenso del número de donantes de sangre desde hace varios años, especialmente entre los jóvenes.

La campaña durará una semana. Si visitáis Japón en esas fechas y queréis contribuir a la causa (así como llevaros un grato recuerdo), podéis visitar los siguientes lugares que forman parte de la promoción:

  • Centro de donación de sangre Mint Kobe 15
  • Sala de donación de sangre en Sangu Center Plaza
  • Sala de donación de sangre en Shin-Nagata, cerca de la estatua de Tetsujin 28
  • Sala de donación de sangre en el Centro de exámenes para el permiso de conducir Akashi
  • Sala de donación de sangre en Nishikita
  • Sala de donación de sangre en Tsukaguchi Sun Sun Town
  • Sala de donación de sangre en Himeji Miyuki

Fuente: ANN

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.