Si ‘Sailor Moon’ fuese una serie americana de hoy en día

Reimaginando el arte de Sailor Moon bajo los trazos de la artista Ann Marcelino uno puede llegar a imaginar cómo sería la serie si fuera americana.

Sailor Moon Ann Marcellino 01

El célebre manga de Naoko Takeuchi, Sailor Moon, y su adaptación homónima al anime, cuentan con varias generaciones de seguidores en todos los rincones del planeta. Cuando un trabajo revolucionario, como lo fue esta serie, alcanza niveles de popularidad tan grandes es normal ver gran cantidad de homenajes artísticos realizados por fans.

La artista Ann Marcelino es devota de la serie, y a través de su cuenta de DeviantArt nos muestra, con su hermoso estilo de dibujo, cómo serían las guerreras del amor y la justicia si pertenecieran a una serie de dibujos animados producida hoy en día en los Estados Unidos.

Sailor Moon Ann Marcellino 08

Sailor Moon Ann Marcellino 07

Sailor Moon Ann Marcellino 06

Sailor Moon Ann Marcellino 05

Sailor Moon Ann Marcellino 04

Sailor Moon Ann Marcellino 03

Sailor Moon Ann Marcellino 02

Las ilustraciones son realmente hermosas. Creo que si aprovecharan estos diseños para hacer algún capítulo especial a modo de spinoff no me importaría lo más mínimo, ya que por suerte no tienen nada que ver con aquel horrible proyecto, por suerte cancelado, que Toon Maker tenía pensado para el mercado norteamericano allá por los años 90.

Via: Kotaku

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




  • @misterarrowkey

    Ojalá lo fuese, me atrae mucho más esa estética para ser sinceros. No digo que la otra sea mala pero… se me entiende.

  • menos mal que fue solo un proyecto xD

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.