En ‘Tomodachi Life’ el amor no entiende de edad

En Tomodachi Life se pueden formar parejas, casarse y tener hijos. No sé si la que voy a pasar a contaros funcionará, pero me ha resultado muy curiosa.

HNI_0065_JPG

En Tomodachi Life se pueden formar parejas. De hecho, pueden casarse y tener hijos. No sé si la que voy a pasar a contaros acabará formando una familia, pero me ha resultado cuando menos curiosa. Para que la entendáis desde el principio, primero os voy a dejar las fichas de ambos personajes del juego de Nintendo 3DS. Se trata de mi partida, con Miis de todo tipo; a estos en concreto los cogí por código QR y personalicé en cuanto a fecha de nacimiento.

HNI_0075_JPG HNI_0076_JPG

Como podéis ver, son personajes con una diferencia de edad de 35 años. Nada importante. Hasta que surge el amor, el Mii de Iwata se declara y atención, porque todo sale a pedir de boca y la chica acepta. Sí, las relaciones abuelete-adolescente han llegado a los videojuegos — sin ser Iwata un abuelo, ojo, que sólo tiene 54 años el hombre.

HNI_0062_JPG

Iwata declarándose

Es una chorradita, pero me ha llamado la atención que el juego no tenga en cuenta la diferencia de edad de los personajes y que, aún siendo en última instancia el jugador el que permite que se declaren o no, la cosa salga adelante. En contraposición tenemos el caso de las parejas homosexuales en el juego. Y bueno, para qué negarlo, esta es una buena forma de meter el dedo en la llaga.

HNI_0063_JPG

A la chica le van maduritos

Ahora queda lo más difícil. A por todas Iwata.

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.