‘Hyrule Warriors’: diseños de la Princesa Ruto y Darunia

Desvelados los diseños de la Princesa Ruto y Darunia para Hyrule Warriors (Wii U), así como una imagen a mejor resolución que muestra a Sheik.

Princesa-Ruto-Hyrule-Warriors-scan

Recientemente salía a la luz la confirmación de Sheik, la Princesa Ruto y Darunia como personajes jugables en Hyrule Warriors, título en desarrollo para Wii U. En aquel momento tan solo pudimos ver el diseño de Sheik en miniatura, pero ahora, gracias a los scans filtrados del último número de la revista Famitsu, puedo haceros llegar los diseños de los tres futuros héroes a una resolución más que decente.

Arriba tenéis a la Princesa Ruto, y a continuación podéis ver a Darunia y a Sheik:


Darunia-Hyrule-Warriors-Scan
Sheik-Hyrule-Warriors-Scan
Sheik-Hyrule-Warriors-Scan-02

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.

Koei Tecmo


Noticias sobre Tecmo Koei Europe y los videojuegos que desarrolla: Dynasty Warriors, Samurai Warriors…





  • Vhsephi Kamiya

    desde cuando la princesa Ruto cubre sus peras?

    • xipibug

      Desde majora’s mask

  • Namikaze Seiryu

    OMG OMG OMG Me encantan!!

    Repito, quiero a Saria T_T

    Y no sé para qué queréis que se le vean las tetas a Ruto, si es un pez

    • Vhsephi Kamiya

      porque si no las escondía antes, no hay motivo para esconderlas ahora

      • chibisake

        Léete la respuesta de xipibug.

        Siempre fijándote en lo más insignificante macho. Ya ni hablar de que mostrando realmente las tetas (algo cuestionable ya que ni siquiera en el arte original se podía intuir algo así) el juego se convertiría en un PEGi +18

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.