Reseña: ‘Crows’ #1

Crows tiene un aire simpático e irreverente que se ha ido dejando de lado con el paso de los años en el manga.

crows-resena-portada

Hoy en día es difícil sorprender al lector de manga. Con internet, acceder a todo tipo de historias y contenidos está al alcance de todos, y lo mismo pasa con el formato físico, ya sea a través de historias convencionales o más intimistas, más o menos sabemos con qué nos vamos a encontrar en cada caso. Pero hay un tipo de historia que no está tan extendida, al menos, en España.

Se trata, como seguramente a algunos le gustaría llamarlo, el “manga vintage”, manga ochentero y noventero que goza de ese estilo ahora perdido en el manga. Y no se trata sólo de su dibujo, grueso y tosco y que sirve de mero enlace entre los dibujos y la historia que el autor quiere contarnos. Series como Crows tienen un aire simpático e irreverente que se ha ido dejando de lado con el paso de los años.

Es más. Ese dibujo, ese estilo, te encanta. Quizás no le sepas ni te hayas dado cuenta, igual eres de los que piensa que el autor simplemente no sabe dibujar mejor. Pero tiene solución.

crows

Hiroshi Takahashi nos lleva de cabeza hacia ese querido mundo de instituto problemático, de alumnos pandilleros y de pelea constante. Crows llega para recordarnos que el género de la delincuencia juvenil cuenta con un buen nicho en Japón, aunque en España apenas lo oliéramos con Great Teacher Onizuka.

El instituto Suzuran es un caos. Sus alumnos, que parecen estar allí por el simple placer de liarla y hacer el loco, se han organizado en grupos que pelean los unos contra los otros en busca del control de la zona. Por haber, hay hasta líos con la yakuza y un ambiente muy chungo que promete acabar con más de una víctima, precisamente ahora que vuelve uno de los cabecillas de esos grupos.

Pero como en toda buena historia de delincuentes juveniles que se precie, hay un factor sorpresa que es el del personaje que nadie esperaba y que mágicamente, aparece para ponerlo todo aún más patas arriba.

En este caso es Bouya Harumichi, un tío indestructible que pasa de todo y que está dispuesto a darle una buena a todo aquel que se le ponga en medio. Pero es distinto al resto. No tiene ese mal carácter y prepotencia del resto, le da igual hacerse con el control del instituto y en especial, le da igual lo que piensen o quieran los demás. Ha llegado nuevo al instituto y poco le importa quién sea el matón de turno que intente joderlo, porque él lo va a joder aún más.

crows-2

Harumichi se diferencia precisamente por su buen carácter. “¿Y esos ojos de cabrón cansado de la vida?”, le dice a uno. Es un payaso, sí, pero aún con las palizas que da durante el primer tomo, es uno de esos personajes que cae bien desde el principio.

Por su parte, Crows también abre la puerta al compañerismo y buena fe entre los integrantes de cada uno de los grupos, que a buen seguro nos harán decantarnos por unos o por otros en su lucha por la supervivencia en ese infierno de patadas y puñetazos sin ton ni son.

Que ECC Ediciones haya apostado por Crows es una gran noticia, porque no solo nos ofrece una historia de mucha acción y buen humor, sino un tipo de historia que resulta completamente nueva —o casi— para el aficionado español. Además, lo hace a un precio muy competitivo que vuelve a poner de manifiesto que el negocio del manga puede mirarse desde varios prismas, y no todos esos prismas responden a precios caros y estrategias de diferenciación entre un público inexistente. El público manga está ahí, y ganárselo es el trabajo de cada editorial. En ECC han empezado muy bien, desde luego.

Crows #1

Manga
Edita: ECC Ediciones
Autor: Hiroshi Takahashi
Género: Acción, Instituto
Edición: Rústica, 200 págs.
Fecha de salida: 2014
PVP: 6,95€
Web oficial
Lo bueno:

– Si te gusta la línea que sigue Great Teacher Onizuka (GTO), Crows te va a encantar.
– Precio muy muy bueno para una serie de tantos tomos (26 + 3 volúmenes extra) que cuenta con gran trabajo de edición.
– Algo de variedad en el mercado español con una serie no poco conocida. Se agradece.

Lo malo:

– Poca profundidad en la historia y en lo que ocurre en torno a esta serie. Es así, no tiene mayor pretensión que la de ofrecer un manga de acción de instituto y entretener.
– Que haya tenido que venir una editorial nueva a descubrirnos esta serie.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.