Análisis: ‘DanganRonpa 2: Goodbye Despair’

La isla de los desesperados
DanganRonpa 2 Goodbye Despair

DanganRonpa 2: Goodbye Despair es una de las mejores segundas partes videojueguiles que te vas a poder encontrar en una consola portátil. Mantiene la esencia del primer Danganronpa y corrige algunos de sus errores, como que una vez lo terminas, te deja con la sensación de saciedad que al anterior le faltó. Además, al tratarse de una versión mejorada a la de PSP, la experiencia es aún más plena.

El juego deja a un lado el instituto y tiene lugar en un archipiélago. Aunque comienzas como estudiante de la Hope Peak’s Academy (emplazamiento del primer Danganronpa), pronto te das cuenta de que en realidad estás en un viaje estudiantil en unas islas paradisíacas… antes incluso de comenzar el curso. Como en el primer juego te encontrarás con una serie de compañeros a cada cual más extravagante que el anterior (incluso un viejo conocido), cuya progresión será pasmosa, en una historia llena de giros argumentales y con un final que supera con creces al desenlace del original.

La acción ocurre en primera persona, donde tú, Hajime Hinata, intentar encontrar una vía de escape a la situación actual con la ayuda del resto de estudiantes. Al comienzo todo es de color de rosa, y tu profesora, Usami, un conejo de peluche gigante, sólo quiere que te lo pases bien en tu viaje de estudios. Pero estamos hablando de Danganronpa, un videojuego que tiene la palabra “desesperación” inscrita en su código.

Te sientes vigilado y en hay monitores de televisión por todas partes, una extraña silueta aparece en uno de ellos y te dice que vayas al parque de la isla central. Es en ese momento cuando el juego realmente comienza. Nuestro oso “favorito”, Monokuma, transforma a nuestra adorable profesora Usami, en Monomi, que resulta ser su hermana pequeña. Y como en el primer juego, Monokuma intentará dar a los estudiantes un motivo para matar a sus compañeros (sin tele y sin cerveza, pierdo la cabeza). Así que no te encariñes con muchos de ellos, ya que verás sus cadáveres cuando menos lo esperas.

dangan2_04

Esta segunda parte introduce algunos cambios con respecto al original. Todas las islas del archipiélago están conectadas a la central y te irás moviendo entre los distintos sectores de forma lateral. En Danganronpa conseguías monedas al interactuar con el entorno (como en la saga Layton), pero aquí irás subiendo de nivel según vas caminando de un lugar a otro (el teletransporte te hará todo más rápido, pero no subirás niveles). Esto de los pasos también servirá para una mascota electrónica (rollo Tamagotchi) que tendrás en tu agenda electrónica y que te dará premios según vaya creciendo. La agenda también sirve para editar las opciones, guardar y cargar partida, y para ver tu relación con los demás alumnos. Según pases tiempo con ellos, te darán fragmentos de esperanza que te servirán para ir desbloqueando habilidades para los juicios.

En cada capítulo habrá una muerte, y por tanto, un juicio. Aquí no hay muchos cambios respecto al primero, ya que deberás encontrar al verdadero asesino y conseguir que los compañeros voten en mayoría contra él, ya que si no se iría de rositas y escaparía de la isla. Los cambios más importantes son dos nuevas mecánicas de juego que se añaden a las anteriormente conocidas. En el Rebuttal showdown, nos encontraremos cara a cara con un compañero y usaremos la pantalla táctil para “cortar”, literalmente, sus argumentos (aunque cuesta hacerse a ello). Al final del encuentro, usaremos la espada de la verdad para rebanar en dos sus contradicciones. En Logic dive surfearemos con una tabla a lo largo de un tubo e iremos contestando a las tres preguntas según nos movamos en una dirección u otra, algo que veo bastante innecesario. Una vez termina el capítulo, desbloquearemos otra isla, pero no te olvides encontrar los peluches de Monokuma escondidos, ya que te darán premios por ellos, como monedas para comprar presentes que regalar a tus compañeros.

dangan2_05

Esta segunda entrega sigue teniendo el mismo genial humor que caracterizaba al original, y la traducción (al inglés) está a la altura… la mayoría de veces. Hay referencias a casi todo lo habido y por haber del mundillo geek, pero algunos diálogos chirrían demasiado. Al menos los que sepan japonés tienen la opción de oír el doblaje original.

Visualmente es un remozado del original de PSP, y como ocurría en Trigger Happy Havoc, había cosas que se podían mejorar, pero que llegados a este punto cumplen de sobra, ya que la parte de los diálogos, la predominante sin lugar a dudas, luce espectacular. La banda sonora de Masafumi Takada es un mundo aparte, tan impresionante como la de la primera entrega, incluyendo además, algunos de sus temas. Tras completar el juego desbloquearás el modo Isla (parecido al modo Escuela del primero) y la novela Danganronpa IF, una historia alternativa del juego original en la que Makoto, puntos suspensivos.

dangan2_01

Conclusión

Danganronpa 2: Goodbye Despair es un juego imprescindible para los amantes de las novelas visuales, o directamente aquellos que disfrutan con una buena historia. Visualmente sigue la estela de su antecesor, pero con algunas nuevas mecánicas que le dan vidilla. Además, gracias a su trama y a esa grandísima parte final del juego, hará que no pares hasta llegar a la palabra FIN. Sobra decir que es preferible haberte pasado primero el original, o los spoilers que te puedes comer van a ser antológicos. Puedes disfrutar de esta joya para PS VITA en formato físico y digital desde el pasado 3 de septiembre.

9.2
DanganRonpa 2: Goodbye Despair (PS Vita)
Lo mejor
  • Una gran historia con un final impresionante.
  • Nuevos personajes, nuevos juicios y nuevas coñas de osos.
  • Muy buena banda sonora.
Lo peor
  • Algunas mecánicas de juego sobran.
  • Cuesta hacerse con el Rebuttal showdown.
  • La traducción (al inglés) a veces flojea.

NISA


NISA es una subsidiaria de Nippon Ichi Software que brinda a occidente numerosos videojuegos RPG, como Disgaea o la franquicia Atelier.





“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.