Análisis: ‘Sayonara Umihara Kawase’

Encanto rudimentario

Umihara Kawase es considerado entre los jugones de SNES como uno de los clásicos japoneses de nicho. Un plataformas con un sistema de físicas bastante complejo de dominar que muchos desconocen debido a que no llegó a salir de Japón y que allí fue publicado en diciembre de 1994. El juego nos pone en la piel de una adolescente que, con su caña de pescar, se adentra en un mundo surrealista llenos de animales marinos y peces con patas. Sin historia alguna que presentarse, debíamos usar la caña para balancearnos, escalar y alcanzar diversas plataformas hasta llegar a una de las puertas del mapa que nos llevaba a un nuevo nivel.

En 1997 le siguió una secuela para PlayStation y, tras varias ediciones menores, la tercera entrega principal de la franquicia, que es la que actualmente nos ocupa y se titula Sayonara Umihara Kawase (さよなら海腹川背), aterrizaba en verano de 2013 en Japón, en exclusiva para Nintendo 3DS. Gran sorpresa fue conocer que el juego llegaría a occidente (con su nombre original para Europa y rebautizado como Yumi’s Odd Odyssey para Norteamérica), aunque tan solo en formato digital a través de la eShop, puesto que anteriormente no se localizó ningún título o revisión anterior, y no se esperaba que este fuera a ser la excepción. Pero, ironías de la vida, finalmente se nos brinda la oportunidad de conocer la franquicia con un título que suena a despedida.

Sayonara-Umihara-Kawase-gameplay

No nos vamos a engañar, el Sayonara Umihara Kawase que Agatsuma Entertainment ha traído a Europa es un título destinado a un público que guste de los retos, que cuente con la paciencia que antaño tenían los jugadores con esas aventuras basadas en el ensayo y el error. Sin embargo, el equipo de desarrollo se ha tomado la molestia de introducir algunos niveles a modo de tutorial que son algo más benévolos con el jugador para, poco a poco, dar paso a niveles más desafiantes donde será vital dominar a la perfección las físicas de balanceo e impulso de la caña de pescar, que será nuestra única herramienta para defendernos en psicodélicos mundos repletos de material escolar, señales de tráfico y hostiles animales marinos con piernas.

En esta aventura sin historia alguna se mantiene la fórmula tradicional de los anteriores títulos. Como ya he comentado, nuestra única misión es la de ir en busca de puertas que nos lleven al próximo nivel. Si bien el juego puede ser completado en minutos, la gracia de este reside en rejugarlo y poder localizar las puertas de acceso más complicado para así tomar diferentes rutas aún más complicadas. Al final de cada una de las rutas nos espera un enemigo que, cómo no, es uno de los extraños animales marinos que forman parte de esta peculiar franquicia.

En esencia, Sayonara Umihara Kawase es idéntico a la versión original para SNES y su secuela para PlayStation, heredando más lo malo de la segunda que lo bueno de la primera, y aportanto estructuras de nivel algo distintas, lo cual aporta cierta frescura para quienes ya hayan jugado a los anteriores mediante emulador o importando el juego.

Sayonara-Umihara-Kawase-enemigos

Sayonara UmiKawa también cuenta con cambios de diseño en el desarrollo de la aventura. Antes uno tenía que jugar al juego de principio a fin, no había puntos de guardado ni tampoco opciones para continuar, mientras que ahora uno puede avanzar más cómodamente a través de un menú de niveles en forma de esquema que nos permitirá elegir aquellos que hayamos desbloqueado hasta dar con los seis finales distintos. Esto no solo será de agrado para quienes recién se estrenan en la franquicia y no están acostumbrados a sus mecánicas, sino que también viene bien a la hora de echar partidas rápidas.

Si bien hasta ahora Kawase libraba sus aventuras en solitario, en esta ocasión nuestra protagonista ha pescado a varias compañeras: su “yo” más joven, una policía que viaja a través del tiempo y una chiquilla rubia de origen noruego. Aunque hay poca diferencia entre ellas, cada protagonista cuenta con sus propias habilidades, como por ejemplo crear puntos de guardado temporales a lo largo del nivel o ralentizar el tiempo, que harán algo más llevaderas las travesías a lo largo de cada pantalla. Además, el juego se centra en el plataformeo y se resta protagonismo a los enfrentamientos con las extrañas criaturas marinas enemigas. Criaturas que, por cierto, siguen acaparando el punto más flojo de la franquicia y que en esta ocasión no serán tan frecuentes de ver como en otras entregas. Eso sí, que no os engañe el hecho de que su accesibilidad sea mayor con respecto a anteriores entradas de la franquicia, pues sigue siendo un título exigente, especialmente para aquellos que buscan explotar el cien por cien del juego. Prueba de ello son la cantidad de pinchos, saltos medidos al milímetro y enemigos de gran tamaño que cuentan con pequeños cambios en sus patrones de ataque.

La ausencia de contrarreloj en el modo de juego principal permite que el jugador pueda entretenerse a explorar el escenario e intentar explotar y dominar las partes más complejas, así como intentar alcanzar puertas secretas. Aquellos que gusten de las partidas contrarreloj tendrán a su disposición tablas de clasificación online que dan un toque más competitivo al juego.

En un mundo donde el género de las plataformas ya no es el rey, Sayonara Umihara Kawase se hace un hueco y logra ser llamativo por sus peculiaridades: diseño de niveles nada convencionales y surrealistas, mecánicas basadas en el ensayo y error hasta que se domine la técnica del lanzado de caña, agarre, impulso, y salto… Y por extraño que pueda parecer, sus puntos negativos también le dan un toque característico y único a una franquicia que no oculta sus imperfecciones: apartado gráfico poligonal que ha perdido el relativo encanto de los característicos sprites de anteriores entregas, una interfaz poco agraciada, menús poco claros… Es la prueba de que un juego que queda muy lejos de ser perfecto puede gustar a cierto tipo de jugador, ese que detesta sentirse un dios invencible mientras juega y prefiere tener que apañárselas aunque tenga con ello que lidiar con la desesperación a la hora de no lograr alcanzar un acceso, puerta u objeto determinado. Al fin y al cabo no es necesario que un juego tenga que ser perfecto para que nos atraiga, sin perder por supuesto la crítica que siempre ha de acompañarnos.

5.5
Sayonara Umihara Kawase (3DS, PS Vita, PC)
Lo mejor
  • Un plataformas diferente y rejugable.
  • Que una rareza así llegue a Europa.
  • Se hace un pelín más accesible al público sin perder su dificultad.
Lo peor
  • La sustitución de los sprites por modelos poligonales mediocres.
  • Interfaz horrible y menús confusos.
  • Pocas diferencias entre los personajes.



  • Vhsephi Kamiya

    y la puntuación?

    • chibisake

      5,5

      • Vhsephi Kamiya

        ahora si que la veo que antes no taba XD