Entrevista a Shinichi Watanabe (Nabeshin), director de ‘Excel Saga’

Charlamos con él en Getxo

Durante el pasado Salón del Manga de Getxo tuvimos la oportunidad de entrevistar a Shinichi Watanabe, más conocido por el nombre y figura de Nabeshin. El pintoresco director japonés, encargado de dar vida en 1999 al anime de Excel Saga, nos habló de sus inicios en el mundo de la animación japonesa, en un amplio recorrido que le ha llevado a aparecer en multitud de series y que a día de hoy le plantea la idea de abrir su propio estudio de animación.

¿Cómo fueron sus inicios en el mundo de la dirección de anime?

Empecé realizando tareas de un asistente, tareas casi de principiante. Es decir, yo me encargaba de llevarle algunos trabajos a los directores o asistirles en otro tipo de gestiones. Llegué a ser ayudante de dirección cuando en cierto momento, en uno de estos proyectos, el director de animación que estaba al cargo de la obra no era especialmente bueno y realicé una pequeña travesura, dibujando encima de sus originales. Lo vio el director, al que le gustó el resultado, y me pidió que le ayudara en la tarea de dirección. Así acabé siendo asistente de dirección.

Su debut como director jefe fue en 1997 con la adaptación de Hare Tokidoki Buta. ¿Cuáles son los nuevos retos a los que te enfrentaste en este cargo?

Cuando empecé con Hare Tokidoki Buta, era una obra que estaba planificada para un público infantil. Mi tarea fue crear una obra que no fuese apta solo para niños sino para todo el público en general, desde jóvenes hasta ancianos, con la dificultad de que libro original es una obra infantil y había que hacerla disfrutable para todo el mundo.

¿Cuáles son las principales diferencias a la hora de dirigir un episodio tal y como se hace hoy en día y hace 25 años?

Una de las principales diferencias es que cuando yo empecé a trabajar como director dibujábamos sobre los cells, sobre las láminas transparentes, y ahora toda esa tarea se hace digitalmente.

Eso en cuanto al aspecto técnico. Hablando de los contenidos en sí, últimamente predominan aquellas obras que son “fácilmente vendibles”, por lo que acabamos viendo argumentos similares en obras muy dispares de autores diferentes. Quizás ese sea un aspecto característico del anime en la actualidad.

Quiere decir que hoy día predomina lo comercial sobre las obras de autor.

Quizás sea una forma de producción un poco conservadora, ya que como muchos anime acaban vendiéndose en DVD, hay una tendencia mayoritaria hacia lo comercial en detrimento de otros tipos de aspectos.

nabeshin-foto-2

El trabajo por el que es más conocido internacionalmente es el de la adaptación al anime de Excel Saga, el manga de Koshi Rikudo. ¿Cómo llegó hasta el proyecto?

A la hora de realizar el anime de Hare Tokidoki Buta, la forma de trabajar era un poco experimental, habíamos realizado cosas que no se habían hecho antes. El equipo de producción de Excel Saga se fijó en la película y decidieron que ellos también querían realizar algo así para su serie. Por eso me llamaron para trabajar en el proyecto.

De hecho, cuando una obra se convierte en anime, siempre hay una relación de amor-odio entre el creador del anime y el autor original, hay peleas y debates de todo tipo. Un aspecto “muy experimental” en Excel Saga es que desde el primer episodio matamos al autor original.

¿Fue conflictiva la adaptación o se trató simplemente de una broma de cara a la audiencia?

(Se ríe). Evidentemente si mato al autor en el mundo real sería un crimen, por lo que se trata algo a nivel del anime, en la historia. Con el autor original nos llevamos muy bien, y aunque yo lo mate en el primer episodio, creo que en el último soy yo quien muero.

Cuando empieza Excel Saga, en la primera escena Koshi Rikdo firma diciendo que da derecho al director a hacer lo que quiera con la obra. ¿Es algo verídico?

Tuvimos conversaciones al respecto con el autor original, pero solo de cara a la primera historieta. Me dijo el tipo de anime que quería hacer y hablamos sobre las partes que no se podrían emitir.

En sus trabajos habitualmente se rompe la cuarta barrera con su presencia no solo como director del anime, sino como personaje de la propia serie. ¿De dónde nace la idea de crear entorno a la figura de Shinichi Watanabe un personaje de ficción, llamado Nabeshin, e introducirlo en sus trabajos?

Creo que es algo que llevo realizando desde mi trabajo en Mister Ajikko, me dibujaba en una esquina, me autorretrataba. Es algo que nació en aquella época porque me gusta hacerme notar en cualquier parte y quería reflejar esa faceta mía dentro del anime.

El personaje esta inspirado en Lupin III, ¿no es así?

Yo creo que es al revés, Lupin III se inspiro en mi.

Nabeshin ha trascendido más allá de personaje original en Excel Saga, y ha aparecido en otras series como Eyeshield 21Nurse Witch Komugi-chan. ¿Cómo surgió la idea de incorporarlo a obras tan dispares? De hecho en Komugi-chan realiza un cameo como director del propio anime, pero dice que todos sus asistentes son unos incompetentes y se va.

El director de Komugi-chan es amigo mio. Quería que actores de voz para los personajes que trabajaran gratis , y como era mi amigo acabé participando en la historia.

Respecto a Eyeshield 21, seguramente en mi labor de dirección ayudé en algunas escenas y me dibujé en alguna parte. Pero la cosa va más allá; autores más jóvenes que yo, vieron mi obra y me pidieron expresamente incluirme en sus series de anime.

¿Qué es lo mas divertido de vestirte en el mundo real como tu propio personaje de ficción?

Más que ser divertido, es la única forma que tengo de vestirme y salir, al ser este pelo y esta ropa algo que solo tengo yo.

Volviendo a Excel Saga. La historia satiriza bastante sobre la sociedad japonesa, ¿crees que logró calar bien cuando se estrenó en 1999?

La verdad es que no estaba pensando en nada en concreto ni en criticar a la sociedad, sino simplemente inspirarme en el mundo real para transmitir una idea: “Esta es la sociedad actual, este es el Japón actual”.

¿Fue complicado dirigir un proyecto de humor tan disparatado y experimental?

Técnicamente no era nada difícil. Estaba muy presente el hecho de intentar hacer algo diferente a lo que hacían otros directores. Estaba un poco nervioso, pero a nivel personal. Nadie había hecho humor de este tipo, y me preocupaba el hecho de hacer una parodia de tal o cual productor, por si luego me criticaban a mí o se quejaban de estas parodias.

nabeshin-foto

Poco después estrenaste Puni Puni Poemi, un spin-off de Excel Saga. Se dice incluso que está basado en una broma interna del equipo de producción que decidisteis convertir en anime.

Es una obra que contiene las cosas que no pudimos hacer en Excel Saga. Así que, con esa misma energía, tras terminarla nos pusimos con Puni Puni Poemi.

Tu último trabajo como director jefe fue con la adaptación de Yamato Nadeshiko Shichi Henge en 2006 y desde entonces te has dedicado principalmente a la realización de storyboards. ¿Planeas volver a dirigir alguna otra obra pronto?

Como serie destinada a televisión, esa fue la última, aunque luego he estado también metido en obras más pequeñas. Efectivamente, ahora me encargo de los storyboards y acepto trabajo para otros directores, con mucho gusto además.

Desde luego si se presentara la ocasión, volvería a dirigir alguna obra de animación, pero dependerá de cada caso. Además debería estudiar si realmente soy la persona más adecuada para llevar a cabo ese proyecto.

Muchos estudios están pasando por dificultades económicas últimamente. La noticia más reciente es el cese de actividad de Studio Ghibli. ¿Es difícil esta situación para los creativos de la industria?

Yo creo que todo depende un poco de la forma de trabajar de cada estudio, al final todo puede salir adelante. De hecho hay quien incluso crea una productora para una obra en concreto y luego la cierra.

Si se quiere gestionar un estudio de animación que produzca obras a largo plazo, al igual que los gustos del público en relación al anime van cambiando, el estudio tiene la obligación de adaptarse a esas nuevas circunstancias. Si no logran llevar a cabo esa adaptación, puede volverse un poco complicado mantener el estudio.

Últimamente muchos directores están recurriendo al crowdfunding para financiar sus obras. ¿Cree que este nuevo método de financiación por parte de la comunidad es una alternativa a la producción tradicional por inversores?

Yo creo que dependiendo solo del crowdfunding es muy difícil gestionar un estudio de animación. Además, para conseguir la cantidad necesaria el estudio tiene que mostrar que es una obra que tiene el tirón necesario para captar aficionados. Si previamente no han realizado ese trabajo, si no han mostrado al público que tienen los recursos y el equipo personal y técnico necesario para llevar a cabo la obra, es muy difícil que puedan, aunque sea por crowdfunding, recaudar tal cantidad de presupuesto.

En cualquier caso, es un modo de financiación que establece un sistema de comunicación entre los fans que reclaman una obra y el feedback que recibe la productora para llevarla a cabo. Creo que a este nivel es una muy buena forma de trabajar para ver realmente qué quiere el público, y que en consecuencia el estudio pueda hacerse una idea de qué es lo que debe producir. En ese sentido sí me parece idea a la hora de crear nuevas obras.

Díganos, para terminar, ¿qué planes tiene de cara al futuro?

Nabeshin se hace viejo, así que me gustaría montar un estudio en el que pudiese crear todo el anime que yo quiera, de forma que poco a poco todo el mundo sienta gusto por mi figura y mi obra en todo el mundo. De esta forma, aunque me haga mayor, podré descansar en paz en el futuro rodeado por fans que disfruten de mi obra.

Agradecimientos a Hajime Kishi por la traducción y a Usagitxo, que posó junto a Nabeshin cosplayeada de Excel y que encabeza la portada de la entrevista.




  • Nyoru

    Este hombre es grandioso.
    La verdad es que en el ámbito del storyboard no me gusta para nada, me parece que hace unos planos muy mareantes y tan psicodélicos como las obras que dirigía (recuerdo claramente unos capítulos de Zettai Karen Children, la original, que cada vez que salían planos extraños él era el que se encargaba del story y de la dirección xDDDDDDD). Bien es cierto también que hay veces que es demasiado exagerado en obras que no deberían de serlo dado el camino de otros episodios (remito el caso de Zettai Karen y añado un poco a Hayate no Gotoku) ¿pero como director de obras de locura? Grandísimo. Lo que me he reído con Excel Saga y con Puni puni Poemi… No tiene nombre, creo que para humor absurdo es insuperable.

    Pero… Lo que más me gusta de él, sin duda, es cruzármele en series así, de repente, jajajaja. Creo que es algo único y a mí personalmente me hace muchísima gracia y hasta ilusión. xD Debería de salir más a menudo haciendo cameos xD

    Es una persona muy variopinta que me hubiese encantado tener el placer de conocer… Pero las circunstancias lo impidieron u.u ojalá vuelva más veces porque me parece un tipo increíble xD

  • Muy buena entrevista ;)

    PD: Parece un pelocho, madre mía xD

  • Yuri-Meza

    Vaya risas con su personaje en Excel Saga, y la serie en general. x’D

    Gran tipo, sí.