Análisis: ‘Senran Kagura: Bon Appétit’

Cocina shinobi con cierto regusto amargo

Tan solo un mes después del lanzamiento de Senran Kagura Shinovi Versus en Europa, las kunoichi más controvertidas de las consolas se atreven con el género musical en unas batallas culinarias donde importa más superar a tu oponente y disfrutar del espectáculo que la puntuación final.

Senran Kagura: Bon Appétit (o Dekamori Senran Kagura [ でかもり 閃乱カグラ ] en Japón) nos llega a PS Vita únicamente en formato digital y partido en dos partes que, a diferencia de la edición japonesa, no se pueden jugar de manera independiente. El juego principal nos trae a las 10 chicas de la Academia Hanzo y del Escuadrón Homura que protagonizaron los juegos de 3DS, mientras que las chicas de Gessen y Hebijo, las nuevas incorporaciones de Shinovi Versus, vienen en un DLC adicional de menor precio que además se acompaña de una aplicación para instalar la banda sonora del juego en la consola.

Se dice que existe en el mundo un pergamino ninja supersecreto con el poder de conceder cualquier deseo, y que se dará como premio a quien gane el Gran Torneo de Supercocina… o eso parece, pero en realidad Hanzo solo quiere hartarse a comer y ver chicas guapas. Este juego deja la historia a un lado y se centra en el humor, con conversaciones hilarantes y unos personajes con motivaciones tan absurdas como crear un harén de tetas o hacer que todo el mundo adore la comida “larga y gorda”. El modo Historia es individual para cada chica, aunque solo interactúan con las de su mismo equipo o del equipo rival (Hanzo/Homura y Gessen/Hebijo).

Senran Kagura Bon Appetit gameplay 01

El juego está estructurado en torno a batallas individuales. La canción y el menú a cocinar dependen de tu oponente, por lo que el personaje que escojas para jugar solo influye en el modo historia. Cada batalla está compuesta por 3 partes, siendo la tercera la parte más larga y la que decide la victoria final. La barra de la parte superior indica qué personaje lleva la ventaja, que se gana manteniendo un combo alto de notas y usando la técnica shinobi de tu personaje para aumentar la ventaja más rápido (aunque la pierdes al fallar una nota). La partida no se acaba por muchas notas que falles, y el juego es bastante permisivo con el timing, pero la dificultad es algo dispar entre cada personaje. El juego premia al jugador hábil, y si lográis mantener una ventaja completa en las 3 partes, Hanzo dedicará unos minutos a cantar alabanzas de vuestro plato antes de dejar a tu rival desnuda y lista para el postre.

Aparte del modo Historia, el juego también tiene un modo Arcade en el que te enfrentas a 6 rivales al azar para subir la puntuación a los marcadores online y un modo Libre para practicar cada tema, pero se echa en falta un modo Multijugador. Si os aburrís de tanta canción podéis pasaros por el Vestidor, que cuenta con opciones nuevas para juguetear con las chicas. Esta vez no hay una tienda como en los otros juegos, aquí el vestuario se desbloquea jugando al modo historia (salvo la ropa interior, que se consigue jugando en cualquier modo), y aunque es algo más escaso que en los anteriores juegos, tiene la ventaja de que Senran Kagura: Bon Appétit es compatible con todo el DLC de Shinovi Versus, así que desde el principio podréis disfrutar de todas las prendas y accesorios que hayáis adquirido. Esto se aplica también al personaje de Daidouji, pero no al de Rin, ya que al formar parte del grupo Hebijo solo podréis jugar con ella si compráis el pack Gessen X Hebijo.

En el aspecto técnico el juego no hace grandes alardes. Los modelos de los personajes vienen casi tal cual desde Shinovi Versus, y aunque hay varios escenarios, a la hora de jugar solo veréis a las chicas y las mesas de cocina, así que lo que más destaca son los geniales comentarios de Hanzo y las escenas del “postre”, en las que la cámara queda semifija pero nos permite hacer zoom y girar alrededor.
La selección musical cuenta con temas de la banda sonora de la saga para las conversaciones del modo historia, y con temas completamente nuevos para las batallas. Sin embargo, solo las cuatro capitanas de los equipos y los dos personajes de DLC tienen temas vocales, mientras que el resto de las chicas se deben conformar con temas instrumentales con poco gancho.

En  conclusión, Senran Kagura: Bon Appétit es un juego entretenido pero con carencias, enfocado principalmente a los fans de la franquicia Senran Kagura, que serán los que puedan disfrutar de verdad con el humor de los personajes, pero también puede complacer a los fans de los juegos musicales. Juego y DLC, con doblaje japonés y textos en inglés, ya estás a la venta en la PS Store de SONY.

7.5
Senran Kagura: Bon Appétit (PS Vita)
Lo mejor
  • Jugabilidad simple y directa
  • Argumento cargado de humor
  • Precio reducido
Lo peor
  • Mayoría de temas musicales instrumentales
  • Sin multijugador online
  • La implementación de la mitad de los personajes como DLC



  • Guimu

    ¿Cuánto ocupa el DLC?
    En cuanto al análisis, nada que objetar, habéis dicho todo lo que opino de él. Solo me quedan 4 modos historia pero me da pereza jugar porque las canciones, como decís, no tienen gancho y la verdad… Que te toque Hibari como “jefe final” cuando antes has tenido que ganar a Daidoji no tiene mucho sentido en cuanto a jugabilidad (en la historia, por simple que sea, sí).
    Supongo que cuando me quede sin modos historia que pasarme me pillaré la otra mitad del juego, que tengo ganas de conseguir el postre de Ryona.

    • Luffink

      La Store dice que el DLC son 745 megas, no sé si incluyen la app aparte con la OST