‘Day of the Tentacle Special Edition’ regresa a PC, PS4 y PS Vita

Una de las joyas de la aventura gráfica se actualiza

day of the tentacle special edition

Una de las aventuras gráficas más queridas por los jugadores del género es sin duda El día del tentáculo. Pues estáis (estamos) de enhorabuena, puesto que en la PlayStation Experience se ha anunciado el resurgir de la aventura para PC (Windows, MAC, Linux), PlayStation 4 y PS Vita.

Se trata de una nueva versión que será conocida como Day of the Tentacle Special Edition, y nos llegará de la mano de Double Fine, quienes también anunciaron Grim Fandango Remastered.

El día del tentáculo empieza un tiempo después de los eventos transcurridos en Maniac Mansion. De los seis personajes posibles en el primer juego, sólo Bernard Bernoulli, un típico nerd, vuelve. Esta vez, Bernard tiene un importante rol, ya que lleva a sus dos amigos, Hoagie y Laverne, otra vez a la mansión. Una de las dos creaciones del Dr. Fred Edison, el Tentáculo Púrpura, toma un residuo radioactivo de la Mansión, creciéndole dos cortos y tiesos apéndices de brazos y un apetito de conquistar el mundo. Bernard y sus amigos planean volver en el tiempo, usando las Cron-O-Letrinas (o en inglés, “Chron-O-John”s) del Dr. Fred, para detener al Tentáculo Púrpura y no pueda así beber esos residuos radioactivos.

Por desgracia, al usar un diamante de imitación la máquina del tiempo del Dr. Fred falla, llevando a Hoagie doscientos años al pasado y a Laverne doscientos años al futuro (un futuro dominado por tentáculos) y a Bernard en el presente. Bernard, con la ayuda del tentáculo verde, un fraude del rock, tiene que encontrar un diamante para que la máquina funcione, y Hoagie y Laverne deben volver a sus Cron-O-Letrinas y conectarlas a una fuente de energía, para volver y vencer al tentáculo púrpura.

Los tres colegas deben ayudarse estando uno de ellos en el pasado, otro en el presente y el otro en el futuro, debiendo ingeniárselas para “comunicarse” con los otros, ya sea cambiando ciertas circunstancias para que en el futuro no se produzcan, ya sea haciendo traspasos de objetos de las formas más sorprendentes y cómicas que pueden darse en una aventura gráfica.