El manga ‘The Legend of Zelda: A Link to the Past’ de Shotaro Ishinomori, reimpreso en inglés

La reinterpretación de un gran juego por parte de todo un referente

Zelda-a-link-to-the-past-manga-shotaro-ishinomori-01

Soplan vientos desde Hyrule que apaciguan el alma con sus buenas nuevas. Viz Media se ha animado a reeditar el manga clásico de The Legend of Zelda: A Link to the Past, el realizado por el maestro Shotaro Ishinomori (Cyborg 009), quien se atrevió a hacer algunos cambios a la historia original y presentarnos a nuevos personajes.

No hay que confundir esta entrega con la versión del dúo de artistas femeninas Akira Himekawa (2005), que actualmente publica Norma Editorial en castellano, ni tampoco con el de Ataru Cagiva (1995). Estamos ante una historia de un solo volumen que se aproxima a las 200 páginas y que volverá a ver la luz en las tiendas físicas y online de habla inglesa el 5 de mayo de 2015. Una oportunidad idónea para disfrutar de una historia de leyenda desde el punto de vista y el estilo gráfico de todo un maestro del anime, el manga y el tokusatsu.

Por el momento no hay noticias sobre la llegada a España de esta adaptación manga.

Zelda-a-link-to-the-past-manga-shotaro-ishinomori-02

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




  • _-H-_

    Qué pasada. ¿Se sabe el precio?

  • Dragoonglue

    Espero que esté mejor que el de Akira Himekawa. Por lo pronto con el dibujo viejuno ya me llama la atención.

  • Manu-G

    Me huele que esto va a caer.

  • hyoga33

    Quiero comentar una cosa que no tiene nada que ver con el asunto. Chibisake, sabes que ha pasado con el concurso de reyes??

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.