amiibo de Mario dorado: somos gilipollas

La volatilidad del criterio a la hora de adquirir una figura

Amiibo Mario gold

Me considero coleccionista de figuras amiibo, o cazador de amiibo, o aventurero en busca de una plasticosa y maldita reliquia de la cual solo se sabe de ella debido a rumores y leyendas porque muchos no han logrado ver una sola en tiendas. Una de esas personas que, sin buscar hacerse con el 100% de las figuras que edita la compañía del fontanero, se ve obligada a pegar telefonazos, tener contactos y caminar más que un pollo sin madre cada vez que sale una nueva tirada de estas figuras. Puedo asegurar que, a mis cerca de treinta años, he pasado más tiempo en un Toys R Us en estos últimos meses que durante toda mi vida. El stock incierto y a cuentagotas que ofrece la compañía nos obliga, a quienes gustamos de coleccionar estas figuras, de seguir este ritual. Es un precio agotador a pagar que, por otra parte, da una pequeña recompensa personal si logras hacerte con esa figura que deseas y que luego resulta ser de las más buscadas.

Ser parte de la comunidad coleccionista no me impide contar con autocrítica. Es jodido estar así cuando ya tienes una edad y otras cosas de las que también preocuparte, y jode más al ser productos inesperadamente limitados que son producidos por una compañía destinada a las masas, porque a la mínima que bajas la guardia ya ha llegado alguien con intención de hacer dinero y te quita la última unidad de ese modelo que quedaba en tu ciudad. Ese alguien muchas veces no persigue vender a un precio superior a su PVP para luego hacerse con un par de amiibo que le puedan faltar, qué va, esta gente que aprovecha un producto muy popular, que no debería ser limitado, con la única finalidad de hacer dinero. Me pasa constantemente ahora que ando a la búsqueda de una amiibo de Estela (Rosalina en inglés). Ni aún ofreciendo dos figuras de valor especulativo superior al de Estela (50-70€ en España) aceptan la proposición de cambio. “Tan solo quiero venderla, y cuesta menos vender una unidad que dos aunque pueda sacar más dinero con ellas“, suelen decirme pese a que las figuras ofrecidas están a la par en rareza que esa Estela. Es una pista sobre la situación en nuestro país con respecto a las amiibo, además de los cazadores por afición, están los cazadores que tan solo persiguen el dinero, pero que se encuentran con una realidad no tan fructífera como ellos esperaban: que no logran vender ni por asomo esa figura que les coge polvo. Para hacer más ridícula la situación, los precios especulativos de amiibo en nuestro país superan con creces los de otros países con un poder adquisitivo muy superior al nuestro.

Amiibo-mario-dorado-especulacion

¡Me lo quitan de las manos, oiga! (en realidad no)

Sí, somos todos gilipollas, unos por perder el tiempo con un cacho de plástico que tan solo lleva la marca Nintendo, y otros por pensar que una mierda de figura les va a solucionar la vida. Pero es que hay gente aún peor que fomenta la actividad de estos últimos. Y es por esa gente que escribo este artículo que tan solo busca reflejar una parte de lo peor del mercado de las amiibo, propiciada tanto por Nintendo como por las tiendas que permiten a algunos llevarse cestos llenos del oro de plástico. ¿Quiénes son? Aquellos que se interesan por una amiibo únicamente cuando esta escasea.

Ha pasado con Zelda, que estuvo un tiempo pudriéndose en las estanterías de las tiendas y ahora comienza a entrar en el selecto club de las amiibo más cotizadas; ha pasado con Sheik, una montaña rusa que pasó del desinterés al deseo tras su breve momento de escasez (brevísimo diría yo), pero que ahora ya no interesa tanto porque vuelve a haber stock; ocurre ahora mismo con Meta Knight, que pasó bastante desapercibida y ahora todos parecen querer porque no se encuentran ni en los libros de historia; pasó con Little Mac, del cual solo se despertaron ansias cuando se supo de su rareza; y acaba de pasar ahora mismo en Norteamérica con la amiibo de Mario dorado. Tras ver lo poco que han durado en stock (entre un cuarto y media hora), gente que no la quería ahora la desea con fervor. Por una horrible figura que, en lugar de ser pintada con sus colores tradicionales, tan solo tiene la peculiaridad y poca originalidad de estar pintada en su totalidad por una capa de pintura dorada. Que sacan a reservar 3 amiibo con forma de mierda pintada del color del arcoíris y ocurre lo mismo.

Tan absurdas son las ansias por la amiibo de Mario dorado que esta estatuilla del Club Nintendo, y de mayor calidad, se puede encontrar más barata

Tan absurdas son las ansias por la amiibo de Mario dorado que esta estatuilla del Club Nintendo, de mayor calidad, se puede encontrar más barata

Personalmente esta figura la considero tan o más horrible que las versiones de “cristal” de Disney Infinity, donde parece haber algo más de criterio entre sus fans puesto que en ocasiones son de las figuras que nadie quiere, porque son estéticamente horribles. Pero el chip del fanático nintendero no funciona así. solo haz que un producto escasee para que inunde las redes sociales de sus ansias por adquirirla, de sus buenas palabras para ella, o de su rabia al no poder hacerse en tienda con aquello que unas horas atrás ni siquiera le importaba. Una fiebre pasajera, pues a menos que sufra un arrebato consumista no la comprará. Nada de tener criterio a la hora de decidir montarse una colección con las amiibo ¿Para qué, si ya nos dicen lo que tenemos que querer en función de la escasez de las figuras? Da igual que no hayan tocado en la vida un Punch Out!, que echen bilis de los que usan al boxeador en Smash Bros. o que el diseño del personaje nunca les haya llamado la atención ¡Necesitan esa figura a toda costa porque todos la quieren y es limitadísima! Esta gente es la esperanza de los especuladores, que no han tardado en poner las amiibo de Mario dorado a precios desorbitados cuando aún queda bastante para que salga a la venta en Norteamérica y en el aire queda la duda de posible reabastecimiento de unidades. Y al final, entre todos, formamos una especie de pez mutante con varias cabezas que se muerde a la vez la cola, el ojete y las entrañas.

Somos gilipollas, y las amiibo solo ayudan a sacar este innato don que como seres humanos siempre tratamos de ocultar.




  • Vhsephi Kamiya

    bueno… yo tras ver como la peña ha pagado por figuras de amiibo con fallos de fabricación tampoco veo nada raro en eso XD

  • RockStar360

    La culpa es de todo el mundo, de los fanboys y de los especuladores, menos de Nintendo que usa la táctica más rastrera para vender, la falta de stock. Lo hace muchísimo con juegos de 3DS.

    • chibisake

      Desde el primer párrafo tienes mencionado el origen del problema, que es la falta de stock por parte de Nintendo, que se supone ofrece productos para las masas. Pero ello no quita que a raíz de un problema surjan otros, o que la forma de ser de algunos fomente estos problemas.

      De juegos de NIntendo 3DS distribuidos por la compañía no suele faltar stock salvo algunos títulos concretos. Juegos como Fire Emblem Awakening y Bravely Default sigues encontrándolo en tiendas.

      Aquí tienes más de mi opinión al respecto: http://www.deculture.es/2015/01/sakurai-problemas-encontrar-amiibo/

      Y en “noticias relacionadas” la versión de Nintendo sobre la falta de stock y aviso de nuevas tiradas en los próximos meses.

      • RockStar360

        Si se comenta el tema del stock, pero Nintendo necesita que se le meta más caña en este aspecto. Esto de la especulación pasa con todo, hasta los propios FANS de Nintendo vendían las New3DS embajador edition a 300€ y no ví muchas quejas de eso. Pero ahora que los FANS no tienen lo que quieren a poner el grito…cada uno que haga lo que quiera con su dinero, pero esto pasa cuando sale un juego nuevo, una figura, un móvil, un ipad o lo que sea. No es nuevo lo de la especulación. El ansia viva es lo que mueve el tema de los videojuegos. Ahora claro que ves el Bravely, y el Fire, pero cuando sale a la venta que es cuando lo quieren la gente, hay 4 contados, quizás es porque “interesa promover la venta digital” de juegos de 3DS, un tema que dar para muchísimo. Nitendo id es el cáncer del contenido digital.

        • chibisake

          Caña se da cuando hace falta, de hecho te he pasado otro artículo que parece que no has leído donde me centro más en Nintendo y las amiibo. Quizás por lo general en los otros medios se toquen muy levemente estos problemas, pero eso ya no es culpa nuestra. Sí he leído a muchos fans tratar este problema de manera crítica, por lo que quejas las hay.

          El tema de las New 3DS embajadoras es un caso distinto. Las amiibo no se suponen artículos de coleccionista, mientras que las New 3DS embajadoras sí, y fueron muy limitadas y selectas. Por otra parte considero absurda la reventa de dichas embajadoras, y por ello no le di la más mínima importancia, porque de exclusiva tiene una carcasa y poco más. Ya antes de su salida podías encontrar, y más baratas, New 3DS región PAL.

          Tema juegos 3DS. Stock ha habido siempre de la gran mayoría de los juegos de Nintendo. Otra cosa es que haya más demanda de la prevista y se agote la tirada antes de que de tiempo a reponer, que me da que, si ha ocurrido, lo ha hecho con un par de juegos contados. Si esa fuera de verdad su estrategia… ¿Por qué no lo han hecho con Majora’s Mask y las últimas novedades de 3DS? Yo personalmente no he visto que falten estos juegos. No obstante el tema juegos dejémoslo porque es un tema aparte.

  • Howl pendrive

    El problema es de los compradores que deciden pagar cantidades increibles de dinero (comparadas con el precio real) por plasticos que todos coinciden en que están mal hechos por ser creersd guays y exclusivos. Hay os pudráis, hardcore-nintendo-games (luego os quejáis de la gente que paga por oir reggaeton, que en calidad es comparable con las amiibos). Cuandk Nintendo quiera, os troleara vendiendoos una caca con forma de M de Mario. Y si solo ppne 3 en stock, la gente pagará el triple, en fin.

  • Craker

    Los japoneses teniendo el detalle de que en su producto nuevo utilizar un término de nuestro idioma como es “amigo” (al igual que utilizaron la palabra “We” en su día para lo de Wii) para que luego el autor esté todo el rato “las Amiibo”, arrgh.

    El problema creo que radica en la gente en sí, y si nos remontamos, a ese afán que tienen muchos desde hace una década o menos de autoproclamarse “coleccionistas” a la misma, cuando luego es un afán de comprar unas cuantas cosas, desvirtuando el término en sí, haciendo que carezca de sentido para la gente que va a hacer una colección completa con todos sus componentes.

    Así como también, el hecho de fomentar la especulación, de que sirve quejarse de que tienen a Estela y Destello a 70€ si luego ofrecemos para cambio dos amiibo que consideramos que tienen igual valor especulativo, no tiene puto sentido.

    Por otro lado eso de patearse y patearse, ya son ganas de perder tiempo, personalmente tengo actualmente todos los amiibo que han salido en nuestro territorio hasta la fecha y la única tienda que pisé fué casualmente un Alcampo en el que iba a comprar otras cosas y compré ahí también, pero ya, el resto online y sin perder mucho tiempo, con un buen retailer y pillar sets enteros uno se evita de estos problemas.

    En cuanto a lo de la dorada, pues es culpa de Nintendo américa, ahora está todo el mundo con que “si ha salido sólo en 3000 tiendas Wallmart en EEUU”, están que no cagan, pero y? no recuerdan que las anunciaron para el 20 del mes que viene? no recuerdan que también se dijo de una figura plateada? La gente se desespera a la mínima y luego ragean de esta manera.

    • chibisake

      Cada uno tenemos nuestras manías, como por ejemplo hay quien escribe amiibo con la “a” en mayúsculas, siendo en realidad una “a” minúscula (lo digo sin maldad :p )

      Del mismo modo que decimos que vamos a jugar a “la Wii U” y a “la Súper Nintendo” en lugar de “el Wii U / el Super Nintendo” porque son consolas, veo más coherente referirme a la marca amiibo como las (figuras) amiibo :p

      Solo quería matizar ese par de detalles sin importancia y decir por qué he optado por referirme a estas figuras en femenino. :)