Boyhood y los videojuegos

Momentos de una vida de consolas

Esta noche Boyhood se disputa el Oscar frente a otras grandes películas en una gala precedida por el éxito del largometraje en los Globos de Oro como mejor película dramática y mejor director, además de otros tantos premios que reconocen la enorme producción de Richard Linklater. Un rodaje de 12 años —de 2002 a 2013— que sigue la vida de Mason, un chico interpretado por Ellar Coltrane que a grandes rasgos se dedica a mostrar al espectador su crecimiento a través de la pantalla. Boyhood narra desde la niñez a la adolescencia de Mason, y lo hace a través de sus momentos de alegría, pero también de sus no pocas dificultades.

Un film representativo —quizás con un poco más de carga dramática por la parte parental— en mayor o menor medida de la vida de cualquier chico nacido en la primera mitad de los 90. Por pequeño que sea ese cachito de Boyhood con el que sentirnos identificados, ahí está. Y lo que es mejor, está porque mientras se rodaba la película en esos días puntuales escogidos entre todos estos años, nosotros también estábamos creciendo y tratando de llegar a convertirnos en lo que hoy somos.

boyhood-mac-oregon

Pero si hay algo que me gusta de Boyhood es como lleva ese crecimiento y desarrollo de los personajes a todos los niveles. No se trata de mostrar cómo los protagonistas de la historia han crecido en un medio que a fin de cuentas, no ha cambiado tanto. Sí lo ha hecho la tecnología, la música, la forma de vivir. El paisaje puede ser el mismo, pero no sus elementos. Boyhood, además de acompañar el metraje con una selección estupenda de canciones acorde con el momento temporal de la historia, lo hace dándole la oportunidad a los videojuegos de tomar parte en ese crecimiento de Mason. Sería absurdo eludir los videojuegos en la vida de un chico de los 90, pero es que además Boyhood los introduce en su historia de la mejor forma posible. No creo, eso sí, que sean un elemento fundamental o que Linklater los haya usado de alguna forma en especial. Simplemente están ahí, como un elemento más de las distintas etapas de crecimiento de Mason, y están tan bien, encajan tan bien, que la jugada es digna de total reconocimiento.

La primera aparición de los videojuegos en Boyhood se hace con el iMac original de 1998, tan característico por su carcasa azul transparente. Aparece jugando en el colegio —y siendo regañado por una profesora para que deje de jugar y haga los deberes— a la que parece ser la tercera edición de The Oregon Trail, un juego educativo de simulación ambientado en el oeste muy popular que llegó a España por primera vez en 2011 con una versión free to play para móviles al estilo Farmville. Para que veáis las vueltas que damos.

boyhood-tamagotchi

Muy poco después, Mason aparece tirado en un sillón jugando a la Gameboy Advance, la consola portátil de Nintendo nacida en 2001. Concretamente juega a la SP, el modelo aparecido en 2003 que mejoraba la iluminación y la batería. Es bastante representativo, porque la edad que debe tener Mason en esta escena roza los 7 u 8 años, y yo recuerdo, algo antes, que mi primera consola portátil fue una Gameboy Advance (aunque mi primer juego fuera Pokémon Amarillo). Un par de años después me compraron la SP. La luz era bastante pobre y me pasaba el día jugando, así que no me extraña que me compraran el modelo iluminado de muy buena gana.

Pero bueno, volvamos a Boyhood. Lo siguiente que vemos es una especie de Tamagotchi, en unos años en los que estos aparatos se pusieron bastante de moda. Mínimamente representativo en comparación a la siguiente consola en hacer acto de aparición. Mason juega con su hermanastro a la Xbox, la primera consola de sobremesa de Microsoft, muy próxima a esa Gameboy Advance. La Xbox llegaba a Estados Unidos en 2001. Y los chicos de Boyhood juegan precisamente a uno de sus grandes éxitos, Halo 2.

xbox

Tirados en la cama, jugando a videojuegos. No sé, parece lo más normal del mundo. Y es un poco como Boyhood, una película en la que pasa poco más que la vida, los amigos y las aficiones de un chico a lo largo de los años. La película ofrece varias formas de encontrarnos a nosotros mismos, y creo que la opción de los videojuegos podría ser la mejor. ¿A qué jugabas hace quince años? ¿Y hace diez años? ¿Y hace cinco? ¿Qué recuerdos te traen esos juegos? A mí muy buenos, desde luego. Puedo decir orgulloso, como tantas personas, que los videojuegos forman parte de esa educación que la cultura popular me ha dado. No sólo como mera diversión, sino como escenario de amistad y de todo tipo de emociones que esos juegos aportaban a mi día a día.

Y hablando de emociones, en Boyhood también hay rabia. A los palos de la vida, al carácter egoísta de las personas. Me gusta mucho cómo tras uno de los momentos más duros de la película, casi la siguiente escena es la de Mason jugando al juego de boxeo de Wii Sport. Se trata de Wii, la revolucionaria consola de sobremesa que Nintendo lanzaba en 2006. Mason ya está más crecidito, y la “consola del movimiento” evoca otro momento destacado de esa evolución paralela de los videojuegos.

boyhood-wii

La Wii es la última consola que aparece en Boyhood. Joder, como la vida misma. Lo siguiente que vemos, en las casi dos horas restantes de película, es la sumisión pura y dura hacia los teléfonos móviles. La rompedora aparición de los smartphones en el terreno diario y el uso globalizado de estos aparatos que empiezan a sustituir no sólo a los videojuegos, sino a las propias personas.

Boyhood, como comentaba al principio, es la gran favorita para los Oscar. Se lo lleve o no, merece ser tratada como una pieza de arte dentro del cine, como un reflejo de una sociedad que ha evolucionado a unos niveles, y que sigue estancada en otros. Es un visionado totalmente recomendable, y si bien los videojuegos no son más que un elemento conductor para disfrutar de ella, forman parte de lo que en conjunto es lo que comentan sus propios detractores, un reflejo sin más de la vida. Poner la cámara a grabar y mostrar como a un niño le crecen pelos en los huevos. ¡Y hasta ahora a nadie se le había ocurrido hacer una película sobre eso!




  • Vsando

    ¿Entonces qué es lo que la diferencia de un documental?